Con Christian Bertoncelli: “La magia de las canciones sigue ahí pero mejorada”

Entrevistas
Con Christian Bertoncelli: “La magia de las canciones sigue ahí pero mejorada”

20 años de Abismos en el Cielo es lo que origina la reunión de casi todos los integrantes originales de Imperio (Wan Lee - Guitarra, Juan Manuel Varela González - Guitarra, Willy Varela González - Batería, Javier Barrozo - Bajo y Voz y Christian Bertoncelli - Voz) con el objetivo de revisitar un disco que en su momento fue una referencia del metal argentino en la época de furor del power metal. De esto y de muchas cosas más hablamos en esta entrevista.

Hace 20 años el Power Metal tal vez tuvo su mejor momento en Argentina sostenido por el sello Nems y la revista epopeya entre otros, algo que coincidía con el mejor momento de bandas clásicas del estilo (Stratovarius, Blind Guardian, Angra, etc.) ¿qué sentías que Imperio podía aportarle a la escena y que finalmente le aportó?

Lo nuestro en ese momento fue algo que salió sin realmente planearlo. Queríamos hacer metal clásico. Éramos fanáticos de Rata Blanca y Jeriko por lo que queríamos hacer algo así. Obvio que no nos salió (risas) pero si empezamos a crear lo nuestro. Así fueron naciendo las canciones y de a poco yendo para el estilo  de las bandas que vos nombras. Creo que fue en el momento oportuno principalmente porque caímos en el auge del power metal que acá estaba en su punto justo. Nosotros sin querer aportamos un poco de aire nuevo a la escena nacional que venía por otro lado.

Por otro lado se suele decir que algunos discos envejecen mejor y otros peor ¿Cómo ves el caso de Abismos…?

“Abismos…” al igual que “Paz en la tormenta” tienen un tipo de mensaje que es atemporal, letras que cuentan historias reales. Son relatos del alma que toda persona vivió o vivirá en algún momento de la vida. Tal vez en lo musical no suene actual porque el estilo siguió mutando atravesando los años. Eso lo notamos ahora que después de tantos años volvemos a tocar esas canciones y la ejecución y el sonido están actualizados. La magia sigue ahí de las canciones sigue ahí pero mejorada.

El primer show de la banda fue como soporte de Gammaray más tarde Stratovarius y luego el Metal Rock Festival ¿cuál es el primer recuerdo que se te viene en mente? ¿Cómo fue la recepción dentro de una escena por un lado acostumbrada al porwer de afuera y luego a un metal más tradicional?

Tuvimos muchos show antes de llegar a nuestra primera participación con una banda internacional. Era una linda época donde a las bandas soporte o de apertura se las elegía según el estilo y la convocatoria y no porque solo pones la plata o vendes entradas. A su vez en ese momento a las bandas que hacíamos de soporte se nos trataba super bien y el público venía a los show temprano para ver a todas las bandas, cosa que hoy en día no pasa. Todas las participaciones que hicimos con bandas internacionales sumaron a nuestro favor haciendo crecer nuestro propio público.

Otro punto a destaca de la carrera es haber estado en el último recital de Civile. Teniendo en cuenta que estuviste un tiempo en horcas ¿qué significó para vos eso?

Esto siempre me lo marcan como algo relevante y en realidad para mi es algo triste porque fue su último show. Fue la última vez que lo vi y la última vez que me dio un abrazo y la última vez que charlamos.

Algunas letras de "Abismos..."  tienen un mensaje positivo y esperanzador en claro contraste con un heavy argentino sostenido en un mensaje de crítica y denuncia ¿cuáles fueron las influencias para crear el aspecto lírico?

Ese fue una de los puntos que marcaron la diferencia en aquel momento. Desde el primer momento esto fue pensado. Una de las primeras canciones que hicimos fue “El tiempo dirá”. Wan Lee trajo la música mientras que Jorge Perini y yo nos encargamos de la letra. Escribimos la historia de lo que Jorge estaba viviendo en ese momento y ahí nos dimos cuenta que estaba bueno plasmar nuestras vivencias en canciones. De ahí en más fuimos nuestros propios terapeutas largando todo lo que nos pasaba en las letras.

Luego de Paz en la tormenta y en lo que era un gran momento se separan ¿en qué puntos no se pusieron de acuerdo para continuar?

En ninguno. Pero no fue porque no lo intentamos. La banda explotó. Los discos se vendían a montones, los show se llenaban de gente la banda funcionaba con éxito. Pero no tenía un capitán que marcará el rumbo. Teníamos cinco marineros locos. Sin rumbo y dispuestos a hacer un motín sin problemas. Charlábamos, acordábamos pero al rato ya estábamos cada uno haciendo lo contrario. Hasta que decidí irme y armar otra banda.  Todo termino ahí.  Quedó incompleto y ahora vamos por esas deudas personales.

Llama la atención la presencia de Javier Barrozo en la formación tocando el bajo y habiendo sido en algún  momento tu reemplazante ¿Cómo decidieron convocarlo? ¿Van a realizar versiones a dos voces o cantadas por el en soledad?

Javier además de ser un amigo personal desde hace mucho tiempo, también estuvo con nosotros desde los inicios, siempre ayudando con el bajo en los ensayos y grabando coros en los discos. Además él también fue cantante de Imperio como bien decía. Fue por eso y porque es uno de los mejores cantores argentinos que queríamos que este en este proyecto. Vamos a cantar juntos y también hará algo el solo. Este show es para compartir y sumar.

Me imagino que ya hace un tiempo que están ensayando ¿qué es lo primero que dijeron cuando tocaron las primeras canciones?

¡La puta madre, todo está igual! (risas)  Fue como sacar el botón de pausa y seguir escuchando la canción, pero 20 años después. El fuego sigue ardiendo y todos lo vamos a poder juntos.