Presentamos a Santa Marosa: “Hacen falta más referentes que se la jueguen”.

Noticias | Brilla Diamante Loco. El espacio para las bandas que tienen algo para decir.
Presentamos a Santa Marosa: “Hacen falta más referentes que se la jueguen”.
Texto: Carlos Noro

Bienvenidos a nuestra sección en el que las bandas nos cuentan quiénes son, qué hacen y qué tienen para ofrecer. Hoy presentamos los Santa Marosa en la voz de Federico Zig su cantante.

 - Contanos quienes son, de donde vienen y que hacen

Somos Santa Marosa, un trío de indie Rock de Buenos Aires que tiene el oído puesto en la escena alternativa Argentina e internacional. Como grupo somos muy curiosos en buscar un sonido que creemos le hace falta al rock argentino. Nos despegamos del clásico rock "macho" o "barrial" y fluimos por ríos emocionales más afines al rock británico. Queremos hacer buenas canciones, darle los mejores arreglos y presentar la música de una manera diferente. Somos inquietos, bohemios y atrevidos a la hora de componer y esperamos que ello se note en el producto final.

- ¿Cómo podrías definir el estilo de la banda?

La banda tiene unos tres años y entrelaza varios géneros. Desde el post punk, pasando por la Psicodélia, el surf rock y las tonadas indie. Es difícil categorizarnos porque tenemos mil influencias y las mezclamos de manera caprichosa para crear nuestras composiciones. Aunque siempre prevalece un espíritu de oscuridad mezclado con el rugido de la fiesta y la decadencia. Somos melancólicos de naturaleza pero estamos siempre abiertos a festejar.

- ¿Por qué alguien que no conoce la banda debería escucharla?

La banda tiene un carácter particular desde las letras, en la que no abundan los típicos clichés, los ritmos cambiantes e hipnóticos y las melodías entradoras. Ahora en formato trío, la dupla bajo/batería me recuerda a lo mejor del rock inglés, a Manchester, y también al rock californiano. Para completar el triángulo estaría la oscuridad neoyorquina y lo arrabalero de Buenos Aires. Creemos en nuestra música, que está a la altura de cualquier banda "profesional" argentina, y que con las ideas que tenemos podemos dejar una huella en el camino del rock actual. A la Argentina le falta una banda de la calidad de Virus o Sumo. Hace mucho que no aparece un referente que se la juegue por la vanguardia, por presentar algo fuerte y con calidad artística.

- ¿Cuáles son los tres discos, bandas o canciones que hicieron que te convirtieras en músico?

Desde lo personal mis primeras influencias fueron del rock americano y luego tuve un viraje al inglés. Desde chico mis hermanos me hacían escuchar The Doors, The Velvet Underground. Luego descubrí el sonido de mi época de adolescente que iba desde Jane's Addiction a Nirvana. Ahí agarré la guitarra. Cuando conocí el Pink Floyd de Syd Barret, el Glam de Bowie, y la oscuridad beat de The Kinks o el desparpajo de The Who me identifiqué tanto que hasta en los sueños aparecía tocando con ellos. Tuve la suerte de saber desde muy chico lo que quería hacer.

- ¿Que sentiste la primera vez que te subiste a un escenario?

Mi primer show lo di en un barcito de Villa del Parque. En esa época tenía 13 años y había empezado la escuela con conservatorio. Tocamos cinco o seis temas de blues y pensé "ya está... Empecé mi camino y formó parte del rock nacional". Para un pibe de trece años era todo un logro.

- ¿Cómo ves la escena de música rockera en argentina?

Y... estamos en medio de un vacío. Las buenas bandas un poco que se perdieron en los 80's. Hacen falta más referentes que se la jueguen. Un recambio. La Argentina tiene mucho potencial para formar parte de la escena mundial. Y más en estos tiempos.

- ¿Qué crees que será del rock en 50 años?

El rock muta constantemente. Es la música contracultural por excelencia. Te permite decir lo que se te ocurra y ser quien quieras. La sociedad presiona cada vez más para que eso desaparezca. Las bandas se fueron poniendo panfletarias y obsecuentes. La sociedad ha condenado a muchos músicos porque está cambiando. Si el rock es cambio se debe aprovechar y reinventarse una y otra vez. Estamos en la post-modernidad. En este momento se mezclan todas las épocas. El tecno ya es antiguo. Lo futurista quedó y el rock se fue más atrás de vuelta a las fuentes. A los sesentas y setentas. Se irán incorporando nuevos elementos de nuevos géneros que vayan naciendo. Así como la cumbia se mezcló con el rock, en diez años el trap quizás sea lo mismo. En veinte años veo bandas grabando con dispositivos más pequeños del tamaño de celulares. Me imagino un futuro interconectado donde la gente pueda componer y ensayar sin salir de sus casas. Integrados a una gran nube con aplicaciones y aprendiendo a tocar instrumentos en segundos como en "The Matrix". Da un poco de miedo, pero es inevitablemente hacia donde nos dirigimos. Todo se hace cada vez más virtual y no veo porqué la tendencia vaya a cambiar.

- Siempre se habla de la hermandad en la música ¿Es verdaderamente tan cierto o casi un cliché?

Yo al ser humano lo veo egocéntrico por naturaleza. Siempre hubo diferencias de opinión y está bueno que eso pase. Pero al final del camino todos necesitamos unos de otros para interactuar y crear movidas. Cómo todos los hermanos podemos pelearnos o llevarnos mal pero la música nos une desde un nivel más visceral y auténtico. Están los músicos que ven esto como un negocio. Y están los que necesitan del arte un medio para sobrevivir emocionalmente. Me siento mucho más cerca al segundo grupo y creo en los lazos fuertes que se van dando entre músicos. Una banda es como una familia y a veces se crean amistades muy fuertes entre familias.

- ¿Dónde se puede escuchar material de la banda?

Está disponible en Spotify, YouTube y iTunes. Tenemos nuestro Facebook e Instagram para llevar contenidos sobre lo que hacemos. Basta con buscar "Santa Marosa" en Google y todo aparece.

- ¿Cuáles son los planes para este año / para el futuro?

Estamos presentando nuestro EP Reboot1 el 21 de junio en El Imaginario de Almagro, y pronto tendremos Reebot2.  Vamos a escribir nuevas canciones y trabajar en otras tantas para ir pensando en nuevas grabaciones. Estamos tocando en vivo y generando nuevo material audiovisual todo el tiempo. Queremos acercarnos a la gente para que conozca nuestro mundo. Un sueño sería viajar haciendo música. El músico tiene que estar tocando en vivo, componiendo, o grabando. De eso se trata estar en una banda. Y creo que lo estamos logrando. Luego esperar u desear que el fruto del trabajo deje una marca en la historia del rock argentino. Que Santa Marosa sea participe y ocupe un lugar en el mapa de la música contemporánea.