Con Sebastián Thomson de Baroness: “La música se trata totalmente de relaciones matemáticas”.

Las cosas que te digo, No repitas jamás La palabra de la mujer En el rock de EMILIANO SCARICACIOTTOLI y MAURO PETRILLO. Ediciones Disconario. 2018
Entrevistas
Con Sebastián Thomson de Baroness: “La música se trata totalmente de relaciones matemáticas”.
Texto: Carlos Noro

En Agosto de 2012 Baroness pasó por algo que ninguna banda quiere pasar pero es una posibilidad real cuando un grupo realiza largos tour por el mundo. Mientras recorrían el trayecto que los llevaba de un lugar a otro en Inglaterra su bus de gira se descarriló y cayó literalmente montaña abajo a más de ochenta kilómetros por ahora. Afortunadamente no hubo que lamentar ninguna muerte, pero las lesiones fueron de consideración y la recuperación lenta. Desde el principio John Baizley (al menos el líder conceptual de la banda) definió el accidente como una circunstancia que “había infringido una herida que había dejado marca en la banda: física, mental y espiritualmente”. Lo concreto es que la marca fue tan profunda que pronto tuvieron que barajar y dar de nuevo: el baterista Matt Maggioni y el batería Allen Blickle dejaron la banda y rápidamente fueron reemplazados por Nick Jost, y nuestro protagonista el baterista argentino Sebastián Thomson. El resultado fue el oscuro Purple que Sebastián define sin complejo. “Fue muy fácil hacernos amigos y la transición fue muy cómoda”, afirma en una historia que comenzó en aquel momento y hoy tiene forma de Gold and Grey (el primero con la guitarrista Gina Gleason en reemplazo del histórico Peter Adams y tal vez el último disco con nombre de colores rompiendo una tradición que acompaña a la banda desde el principio).
La historia de Thomson sin embargo no arranca con Baroness. De vivir en los ochentas en Buenos Aires. “¡Mi grupo favorito en los 80 fue Sumo!”, dice sin dudar, pasó de estudiar Física, a meterse en la movida hardcore de Washington DC, hasta llegar a formar la interesantísima banda Trans Am para muchos una de las iniciadoras en lo que respecta al sonido post rock mezclado con influencias de la electrónica. Sin embargo, su inquietud por la música electrónica no quedó allí. Actualmente lleva adelante Publicist un proyecto unipersonal con el que ya visitó la argentina, que lo tiene tocando la batería y experimentando con efectos en una perspectiva completamente distinta a la que podemos esperar de Baroness, una dimensión que lo llevó por ejemplo a iniciar un proyecto junto a Igor Cavalera, otro inquieto en mezclar la percusión y los ritmos electrónicos. Aquí algo de la historia de un argentino que logró encontrar su propia identidad sin perder nunca la inquietud por hacer nuevas cosas.

Te fuiste de la Argentina en la época de la dictadura militar, volviste para que tu viejo trabajara en la gestión Alfonsín y luego volviste que irte para estudiar ¿Qué recordás de esa época?

Empezar la secundaria en un otro país siempre es un poco difícil, pero la verdad es que cuarto y quinto año fueron muy divertidos. Me acuerdo  de ir a ver conciertos en Cemento, en Obras, en el Monumental. Unos de los mejore recuerdos que tengo es tocando con mis amigos, con mi primer grupo, haciendo covers de Soda Stereo y The Police ¡Muy de la época! (risas) Lo que pasó después es que mi familia pensó que tendríamos más oportunidades en los Estados Unidos y a eso se le sumó que mi hermano y yo ya éramos “medio” Norteamericanos. Entonces volvimos para estudiar, algo que en su momento fue bastante lógico para mí y para mi familia.

Terminaste graduándote en física pero dedicándose a la música ¿Qué relación hay entre los dos mundos?

La música se trata totalmente de relaciones matemáticas. Sin embargo, creo que la mayoría de los músicos no son consiente de eso. Creo que muchos de los mejores músicos tocan en forma instintiva. En mi caso suelo pensar la música en esos términos. Es algo que tengo presente y tal vez sea la relación entre los dos mundos.

Tanto en Trans am como en Publicist elegiste explorar la música electrónica. Como es generar sonidos para cada banda desde tu lugar como baterista? ¿Es complicado cambiar el "chip" para cada una de las bandas?

Creo que es bueno para un músico tener diferentes proyectos. No hay mucha relación entre The Publicist y Baroness y creo que eso es algo bueno para mí. Pero en Gold & Grey si metí unas influencias de Trans Am, ¡lo cual me pone muy contento!

En el sitio oficial de Publicist tenes publicado un manifiesto algo medio extraño teniendo en cuenta que no es frecuente en la música electrónica. Como surge esta idea de discutir el lugar del público como espectador?

A mí me gusta cuando artistas incluyen un concepto más allá de la estética. Por ejemplo en Washington DC The Nation of Ulysses siempre usaron un manifiesto. Creo que la música electrónica muchas veces puede ser un poco vacía intelectualmente y yo quiero darle otra perspectiva. Por eso está bueno haberlo hecho.

Entraste a Baroness después del accidente que casi les cuesta la vida. ¿Cómo fue transformar toda esa carga en Purple?

Purple fue casi como una resurrección para el grupo y aunque las letras son bastante oscuras, la música es una celebración. Yo quise ayudar en esa celebración y creo que logré ser parte de ella. Fue un gran proceso del que me sentí parte.

Me imagino que en este nuevo disco te sentís con más posibilidades de aportar tu propio estilo. ¿Cómo es interactuar a nivel compositivo con el resto de tus compañeros?

Muchos de los temas empiezan con una grabación mía tocando la batería. Siempre les mando archivos a John y por eso casi todos los temas tienen algo mío. Esta vez puse más cosas típicamente mías que por ejemplo podés escuchar en los cortes del disco.

Precisamente eligieron Borderlines, Throw Me an Anchor y Seasons para promocionar el disco. ¿Qué decirme de cada una?

¡Borderlines para mi es una combinación de un ritmo 6/8 africano con algo de Thin Lizzy! (risas)

Throw mi an Anchor empezó con un ritmo típicamente Trans Am

Seasons representa mucho el tipo de síntesis que estamos haciendo. ¡Tiene elementos de black metal, de krautrock, de jazz! ¡Una locura! (risas)

Finalmente: me imagino que vas a oficiar de guía turístico por Buenos Aires. ¿Qué les prometiste a tus compañeros que van a conocer sí o sí?

¡Desafortunadamente tenemos sólo una tarde y una noche en Bs As! Supongo que la mayoría del tiempo lo vamos a pasar haciendo la prueba de sonido en Almagro (risas). ¡Si tenemos tiempo los voy a llevar a San Telmo, la Boca, Recoleta, o Palermo! ¡Veremos!