Con Pablo Blanco de Bratva: “Nos falta mucho como sociedad por aprender a valorar y hacer valorar el arte en general”

Entrevistas
Con Pablo Blanco de Bratva: “Nos falta mucho como sociedad por aprender a valorar y hacer valorar el arte en general”
Texto: Facu Llano | Fotos: Silvana Morsenti

Música instrumental, metal e independencia. Bratva es un buen ejemplo de tomar el camino más difícil y ver que también se puede llegar lejos. Oriundos de Villa Lugano, este viernes 8 presentan su segundo disco en el teatro El Vitral (Rodriguez Peña 344) y hablamos con ellos antes del show.

Si bien fueron sacando singles y splits, además de tocar constantemente, pasaron unos cuantos años para ver un nuevo LP ¿Cuesta más comprometerse con la idea de un larga duración en estos tiempos?

Claramente sí.  Por dos factores creemos; uno porque la música que contiene “Fin” ya tiene suficiente información. La mayoría de los temas tienen muchos arreglos y en este caso nos pareció bien que sean éstas 5 composiciones. El segundo factor es que creemos que la dinámica de consumo de contenido artístico pasa mucho por lo audiovisual en las redes sociales y desde ahí se lleva al show en vivo. Por eso estamos trabajando en videoclips que vamos a estrenar en vivo y a sumar a nuestras redes. Y con las composiciones que no entraron en “Fin” estamos encarando próximamente nuestro próximo disco.

No sé si ustedes lo notan, pero “Fin” tiene un sonido más duro, rozando el metal por momentos. ¿Fue algo que se fue dando o hubo una búsqueda concisa por encontrar ese sonido?

Se fue dando producto de la formación actual, una vorágine de composiciones y también retomamos músicas que ya habían sido pensadas para otros proyectos, como “Ahora después” y “Tulio”. Las retomamos, les dimos forma y éstos son los resultados.

Ese sonido, aunque hay momentos luminosos como “Ahora después”, y el título del disco remite a algo oscuro. Obviamente al ser la música instrumental, cada uno la puede tomar como quiere, pero para ustedes “Fin” tiene un significado. ¿Cuál sería ese?

La palabra “fin” subjetivamente nos puede remitir a un sin fin de posibilidades.  Y así queremos que sea. Porque para nosotros nació como homenaje, desde lo humorístico, para nuestro amigo Diego Almirón, con quién trabajamos toda la etapa de preproducción desde enero hasta mayo de este año. Él, en las charlas, cuando expone sus teorías o te explica algo suele rematar con un "Fin". Palabra y recurso que nos marcó al punto de elegirlo nombre del disco.

Con la experiencia de Antonio como cantante, ¿Puede existir en el futuro un Bratva con voces o creen que se comprometería la esencia del grupo?

Cuando Antonio ingresó a la banda, hablamos ese tema y le dimos la libertad para cantar siempre y cuando él sienta la necesidad de hacerlo, por el momento no se dio. Para él la banda, por así decirlo, ya estaba consolidada en formato instrumental. De todos modos, no descartamos la idea porque es un cantante que admiramos, así que dejamos abierta la posibilidad para un futuro.

La banda nació en Villa Lugano, pero suele moverse por el Oeste. El Oeste es reconocido por varios géneros musicales, pero siento que, en los últimos años, hay toda una camada de bandas muy obsesionadas por el audio y por empujar los limites sonoros, con propuestas muy fuertes (De personalidad y sonido); Bratva, Genova, Proyecto Quasar, Deformica, Hibrida, etc… ¿Qué nos pueden contar de lo que sienten que pasa por allá?

Creemos que estos últimos años el público se interesó más por esta movida. Cuando empezamos con Bratva siempre éramos la banda rara en los shows, todos nos decían que los temas eran muy largos o se sorprendían porque no teníamos cantante. Hoy la situación cambió y tenemos más lugar tanto en el oeste como en otros lugares y vamos por más.

El año pasado estuvieron de gira por Europa ¿Cómo se logra que una banda independiente como Bratva gire por allá? ¿Qué experiencias se llevaron de esas aventuras?

Hace unos años surgió la idea, lejana, pero bueno como toda idea grande al principio parece inalcanzable. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, empezamos a creer que podíamos hacerlo real. Mediante las redes sociales logramos contactar con una persona que nos armó una pequeña gira por Europa del este, pero luego este personaje desapareció dos semanas antes de irnos, por lo que tuvimos que dar por cancelada la gira y arrancar de cero. Todo un desafío. Facundo de Leticia Soma nos dio una mano enorme y pudimos contactar con gente que nos abrió las puertas. En pocos días pudimos armar una pequeña por Berlín. Marcelo correa (primer bajista de Bratva) vive allí y fue quién nos brindó estadía, y actuó como nexo entre nosotros y bandas con las cuales compartimos fechas. Las experiencias fueron increíbles, más de lo que esperábamos. Terminar de tocar y que todos estén gritando y aplaudiendo desaforados es algo que nunca nos vamos a olvidar. Se te pone la piel de gallina. Siempre vamos a estar agradecidos por lo que vivimos allá.

Al mismo tiempo ¿Les genera un poco de bronca las diferencias de oportunidades musicales que pueden tener entre lo que es el circuito local y el europeo?

Un poco sí. Como contamos anteriormente, poder armar una pequeña gira por Berlín dos semanas antes de irnos, habla muy bien de la buena atención que le brindan a la música y al músico. En la primera fecha que tuvimos, nos pagaron (una suma que se pactó antes de viajar y salió enteramente de ellos, primera vez que nos pasaba algo así) y nos dieron de comer y tomar, realmente nos sentimos muy bien atendidos. Ese trato es igual para con todas las bandas, seas local o extranjera. El circuito under de acá es inmenso y hay una gran cantidad de material como para poder crear algo más grande aún de lo que es. Nos falta mucho como sociedad por aprender a valorar y a hacer valorar el arte en general.

¿Qué nos pueden adelantar de la fecha del 8 de noviembre?

Es una apuesta grande que nos propusimos el llevar a cabo esta fecha. Pudimos armar un grupo de trabajo con gente comprometida con el proyecto (sonidista, visuales, iluminación, fotografía, productora) todo para que el show del 8 sea un viaje tanto para nosotros como para la gente que esté ahí observando y escuchándonos. También tenemos el agrado de tener como artista invitada a Samudra. Nosotros la conocimos bajo el nombre de Lucy en unas jams que organizaba un lugar llamado La Palta Records. Tiene una linda propuesta para ver y escuchar.

¿Qué es Bratva para ustedes?

Bratva es libertad. Libertad para componer, para hablar, para escuchar, para plantear cosas, siempre desde el respeto y el entendimiento hacia el otro. No es fácil llevar adelante un proyecto de cualquier índole. En nuestro caso, todo se da de una manera natural y genuina, y eso es algo muy valioso.