The road to: ¿Cómo llegó Deftones a Ohmns? (Pt 1)

Crónicas | Análisis discográfico
The road to: ¿Cómo llegó Deftones a Ohmns? (Pt 1)
Texto: Ignacio Staropoli | Fotos: Jorge Sebastián Noro

Los caminos discográficos que una banda puede emprender no siempre resultan fáciles. A veces firmes, otras coherentes, algunas veces dubitativos, en ocasiones inciertos; permiten dimensionar los riesgos, los pasos en falso o las confirmaciones que de alguna manera dar cuenta de la identidad que refleja cada nueva obra. Esta vez analizamos la discografía de Deftones quienes marcaron una época dentro ¿Metal alternativo? ¿nu metal? y supieron seguir adelante con una personalidad indiscutible. Ohmns, su último disco lanzado este año es la oportunidad de reencontrarnos con su discografía.

Capítulo 1, 1995 – 2000
 
Adrenaline. 1 de octubre de 1995, Maverick Records/Warner Bros.
 
A la distancia, el primer álbum de Deftones hace dudar a cualquier oyente primerizo que este es un disco debut. La propuesta es sólida y la mixtura de estilos es tan improbable como irresistible. Melodías vocales con quiebres que aluden directamente al The Cure más border se construyen sobre una arquitectura de riffs minimalistas, grooveros y jodidamente pesados. Produce Terry Date, así que el sonido es recontra in your face, lo que está bueno a pesar de que uno no puede dejar de preguntarse si con un poco más de trabajo en los arreglos no habría sido un disco todavía mejor. Si bien es bastante áspero a las escuchas, tiene temas como "Bored”, “Minus Blindfold” o “7 Words” que son simplemente inmortales. En el primer pisotón de Deftones en la escena, el combo ya avisaba.

 
Around The Fur. 28 de octubre de 1997. Maverick Records/Warner Bros
 
El álbum que los catapultó en fama y ventas. En “Around The Fur” todo lo que funcionaba bien en Adrenaline, tiene más y mejor presencia. Hay una banda con una personalidad desarrollada a partir de una alquimia perfecta de estilos muy dispares, pero cuyas influencias en Deftones conviven armónicamente, como el hardcore, el metal y el pop. Chino Moreno sigue enriqueciendo su paleta de recursos y crece muchísimo en su performance vocal. La presencia del bajo de Chi Cheng está más al frente en la mezcla, dotando a los temas del peso ideal y de un Groove contagioso y agresivo. Repiten a Terry Date como productor, lo que es garantía de presencia de guitarras atronadoras que expide Stephen Carpenter con toda su magia, destacándose particularmente en los temas más brutales como “My Own Summer” “Lotion” o “Riquets” . Ante la imposibilidad de una mejor clasificación, la banda sufriría un efecto similar al de Stone Temple Pilots, a quienes la crítica los metió dentro de la bolsa de bandas grunge por el solo hecho de provenir de Seattle. En el caso de Moreno y Cía. Les fue endilgado el mote de “ñu Metal” tan solo por estar en el mismo momento y lugar en el que bandas como Korn o Limp Bizkit empezaban a escalar hacia la cima. Around… es, quizás, el disco más furioso y agresivo que la banda haya hecho.
 

White Pony 20 de junio de 2000. Maverick Records
 
El disco que pusó a Deftones como uno de los exponentes más relevantes del metal de su generación. White Pony probablemente se trate del mejor disco de metal alternativo de su época. Ya no se trata de pulir todos los elementos característicos, sino de elevarlos a un nuevo nivel artístico e incorporar nuevos elementos a la propuesta. Así, si bien el comienzo con “Feiticeira” hacía preveer cierto continuidad con lo anterior, es con “Digital Bath” un tema perturbador y maldito, donde nos encontramos una nueva dimensión de la banda, con más profundidad y matices. Si bien todo el álbum tiene un nivel superlativo, es en su último tercio donde el pináculo de esa alquimia tan tensa como sutil proveniente entre la tensión entre las personalidades musicales de Moreno y Carpenter dice presente; con joyas “Change (In The House Of Flies)” “Knife Party” o “Passenger”, una pieza bellísima, enmarcada dentro del trip-. Pero si es el momento para que cantante y violero se luzcan, es sólo porque el tándem Cheng-Cunningam es simplemente brillante. Contundentes, pesados, sin florituras pero sólidos como yunques. Un álbum inmortal y la pieza definitiva de una banda que en poco menos de cinco años había alcanzado cotas de éxito y madurez impensadas para cualquier artista. Por eso, Deftones no eran cualquier artista.