V8 ¿No murió?

Crónicas | Alberto Zamarbide + Baron Rojo
V8 ¿No murió?
Texto: Carlos Noro
Miércoles, 19 Junio, 2013
Sáb, 15/06/2013 - 19:00
Groove ?

30 años depués de "Luchando por el Metal", disco icónico del heavy metal argentino, la consigna era realizar un homenaje. Esto fue lo que paso.

Aclaración: Las fotos de esta nota fueron removidas por una cuestión relacionada con los derechos de autor de las mismas. WishYouWereHere trabaja con fotos originales o con su debido crédito. Pedimos disculpas por lo ocurrido.

Como bien dijo Zamarbide promediando su set “hace treinta años, con V8, abrimos en Obras y hoy tuvieron la humildad de abrir esta fiesta” esta nueva visita encontró a los españoles funcionando de entretenido soporte del espectáculo que vendría a continuación. Sin embargo esto no impactó en su sonido (tuvo un nivel alto) ni en la duración de su lista de temas que superó largamente la hora y media reloj. A esta altura los Baron Rojo tienen una serie de clásicos inoxidables que pueden ejecutar con maestría, entonces si un set tiene canciones como “Concierto para ellos” (una suerte de réquiem a los muertos del rock en el que fue mencionado Pappo) o las inteligentes “Las Flores del Mal” e  “Hijos de Caín”.  Sumadada a las combativas “Resistire” y  "Breakthoven"  la cosa no puede fallar. Se fueron muy aplaudidos no sin antes hacer una curiosa versión en español de “Pinball Wizard” de The Who pertenciente a “Tommy Baron” (una versión curiosa versión de la ópera rock) y un emotivo medley que incluyó "Los Desertores del Rock", "Diosa Razón" y "Casi Me Mato".

Zamarbide y amigos

La gran incógnita de esta presentación consistía en saber que camino iba a transitar este inicio de proyecto solista de Alberto Zamarbide. Podríamos decir que el set se dividió claramente en dos etapas. La primera fue una especie de homenaje al inicio más ortodoxo del heavy metal argentino pero con un link directo a la historia de V8. Pasaron “Solución Suicida” y “Violados y Devorados” popularizados por Horcas pero en especial el primero, escrito por Ricardo Iorio, para luego transitar por tres canciones de Hermética “Craneo Candente”, “Desde el Oeste” ("un tema que Ricardo me mostró cuando estábamos en V8" aclaró Beto) y la icónica “Tu eres su seguridad”.

La pregunta que se desprende de esta descripción es la obvia referencia a la interpretación de Zamarbide de estos “clásicos”. Tal vez con una excesiva prolijidad se lo notó más seguro en las versiones dela H, pero en general la sorpresa de verlo cantando esos temas fue lo que primó en la sensación y la respuesta del público. Dos temas de su banda Logos “Marginado" y "No Te Rindas" en el contexto de un ir y venir de músicos entre los que podemos mencionar a Marcelo Ponce y Adrián Cenci, en batería; Beto Ceriotti y Walter Scasso en bajo, y una variedad impresionante de guitarristas que subían y bajaban, cerró esta primera parte con un buen nivel de intensidad.

La segunda etapa fue la más esperada por el público porque se centraba en un homenaje a V8 y en especial a su álbum “Luchando por el metal” que cumple en este año treinta años desde su aparición. El inicio fue para “Deseando Destruir y Matar” y “Tiempos Metálicos” con la frase “No existe paz” como una suerte de refuerzo del mensaje de la canción. “Angeles de la Tinieblas” fue introducida con un recuerdo a los ochentas “Acá hoy nadie protesta nada, que distintas eran aquellas épocas” y cobró fuerza con “Angeles de la Tinieblas” y “Momento de Luchar”.

Una particular versión de “Lanzando al Mundo de Hoy” (con la guitarra haciendo de teclado y dedicada especialmente a Osvaldo Civile) dio paso a “Tragico Siglo” del polémico disco “El Fin de los Inicuos”. Una versión Sabbathiana en términos de Zamarbide, de “Si puedes vencer el temor” con una extensa zapada culminó en “Torturador” y en “Hiena de Metal” “dedicada a los mártires del metal Ricardo “Chofa” Moreno y Ovaldo Civile” (NdeR. Fundadores de V8).  La anti hippie “Brigadas Metálicas” y “Parcas Sangrientas” fueron el cierre previo a lo que serían los últimos tres temas de la noche y para muchos la gran sorpresa.

Luego de una breve presentación dedicada para “aquellos que dijeron que no iba a venir” sucedería algo impensado, la aparición de Ricardo Iorio en el escenario con su a esta altura, compañero de vida Claudio Marciello. Pasarían versiones de "Muy Cansado Estoy", "Cautivos del Sistema" y “Destrucción” que más allá de la prolijidad y del sonido, tienen el valor histórico que las hace vigentes. Por primera vez en muchos años se juntaron dos que estuvieron en el inicio de la música pesada argentina. Una postal para el recuerdo y por sobre todo digna. La gente lo merecía y por lo que se vivió en esta noche de Palermo, eso es lo que importa.