La política del thrash

Crónicas | Violator
La política del thrash
Texto: Carlos Noro | Fotos: Sebastián DelaCruz
Jueves, 15 Agosto, 2013
Sáb, 10/08/2013 - 20:00
The Roxy Shows ?

Un grupo Brasilero que tienen cosas para decir. ¿Su herramienta? El vértigo y la velocidad. Violator en la Argentina o una clase de como ir rápido con un sentido definido.

Desde los afiches la llegada de Violator proponía el formato de festival, entonces no fue raro que hubiera  tres bandas soportes antes de los brasileros. La primera, The Conjuring, hizo su debut mostrando un thrash ortodoxo y prolijo en el que las melodías de violas, muy bien amalgamadas y siguiendo la regla no escrita del estilo, sostuvieron un set muy entretenido. Una breve referencia Slayer explicó claramente el origen y el sentido de su sonido. Desde Campana Tempestor continuó la propuesta pero le agregó cierta garra ligada al heavy metal argento. Con un sonido algo más opaco tuvieron la posibilidad de mostrarse con algo más de gente. Se fueron aplaudidos mayormente por un grupo que a esta altura, ya estaba ubicado adelante. Para la hora que arrancó Tungsteno The Roxy Shows ya estaba casi completo. Con una propuesta batalladora y más ligada a lo que proponen los brasileros sostuvieron su sonido en el trabajo de Mariano Lesta desde las violas (aunque algunas canciones pidieran la presencia de una segunda viola que hiciera de base) y en el permanente ir, venir y agitar de Gabriel “Gabo” García en las voces. La respuesta del público dio la pauta de que muchos fueron también por ellos. Batalla ganada.

Ya desde la entrevista que realizamos algunos días antes del show Poney, cantante de los brasileros, se había encargado de dejar algunas cosas claras: “Hablamos de la realidad en un país del tercer mundo como este (Brasil) en donde hay violencia, abusos, injusticias y otras cosas. Esto no se puede ignorar porque forma lo que somos” fue una de las tantas frases que mostró una banda con una postura política clara y combativa tanto desde su música como su discurso. Ver a Violator en vivo es encontrar esto multiplicado por mil. Desde el comienzo con la instrumental “Ordered to thrash” junto a “Atomic Nightmare” (una suerte de alegato distópico) casi todas las canciones tuvieron una introducción explicativa. “Deadly Sadistic Experiments” fue en contra de la vivisección animal, “Brainwash posession” en contra de la religión y específicamente del nuevo Papa argentino, “The Echoes Of Silence” trajo el doloroso tema de las dictaduras sudamericanas que a su vez engendró el grito icónico de “nunca más” no muy frecuente en la movida. Precisamente la presencia de  guitarrista original de la banda el argentino Juan Lerda para tocar “Thrash Maniacs” tuvo una relación directa con esta cuestión. “Los padres de Juan fueron exiliados, ahí nos conocimos” aclaro Poney antes de “Endless Tyrannies” dando más datos a su postura de por si clara con respecto a la reciente historia sangrienta de nuestro continente.

“un show de thrash debe ser corto e intenso”

Desde lo musical los brasileros (Pedro Augusto y Marcelo Cambito en guitarras, Pedro Arcanjo  en Bajo y David Araya en Batería completan la banda) son literalmente una precisa máquina de furia y velocidad. Caóticos por definición (más cercanos al crossover en cuanto a la movilidad y saltos en el escenario) canciones como “Waiting for Exhale”, “Addicted to Mosh” y la genial “Futurephobia” dan la pauta de su capacidad de sonar sucios y agresivos generano en la gente enormes circle pit en una muestra real de la entrega del público que llenó The Roxy Shows.

En este sentido la arenga permanente de Poney generó una verdadera explosión en cada canción, aunque no logró que el público aceptara la invitación de subir al escenario a hacer stage diving “No hay diferencia entre el nosotros y ustedes” dijo en repetidas ocasiones sin lograr que la gente de por sí muy metida en el show, se enganchara con este aspecto en particular. Claro que él mismo si lo hizo en repetidas ocasiones mostrando que sus palabras se transformaban rápidamente en gestos. “Destiny to die” “Esta es un canción para los chicos que mueren en las calles de Sudamérica” aclaró  Poney y “United for thrash” (la gran declaración de principios ideológicos de la banda) cerraron una noche perfecta tal como la definió Poney: “un show de thrash debe ser corto e intenso” comentó. A juzgar por la cara de los presentes, fue eso y mucho más. 

, , , , , , , , , , , ,