La muerte está al acecho

Crónicas | Banda de la Muerte + Niños Enfermos
La muerte está al acecho
Texto: Laura Castellví | Fotos: Jorge Sebastián Noro
Uniclub ?

El 2013 despidió al Club de la Muerte con una fecha de gran éxito. Está nueva edición no se quedó atrás. El evento que corta la semana logró reunir, por única vez, a Niños Enfermos y eso hizo de la cita una gran tentación. Una noche de rock, algún que otro trago y muchos buenos momentos.

Arrancó Marzo y con él volvieron los martes de la muerte. Tres bandas, un dj, mucha gente y la emoción de varios por ver nuevamente a Niños Enfermos en los escenarios porteños, fue la razón que convocó a la mayoría. Esa emoción se hizo piel cuando salieron a las tablas a hacer muchos de los temas de sus tres discos Adictos a la autodestrucción (2002), Esconder cicatrices (2003) y Matadiablos (2008). La gran mayoría de los presentes no pararon de cantar, saltar y vibrar con cada tema a lo largo del show. La separación de esta banda fue hace unos años atrás y este evento fue una excusa perfecta para revivir viejas canciones. En este sentido Eleazar, voz y guitarra fue un animador bien elocuente ya que no paraba de hacer comentarios sobre la cantidad de gente presente, sobre el hecho de volver a tocar y hasta de su frágil memoria para recordar algunas letras que fue transitando junto a una banda conformada por con Mow (bajista de Avernal y Los Antiguos), Leandro Salillas (baterista de Buffalo) y Ariel Stamille en la guitarra.  El show arrancó con “Demonio Humanizado”, le siguió “Historias para Olvidar”,  “Adictos a la autodestrucción”, “Matadiablos” y  “Sobrevivir”. Hasta acá se notaba que el disfrute era generalizado, tanto arriba como abajo del escenario y eso que aún faltaba una buena parte para terminar el set. Hubo cambio de bajista para “La ventaja de pensar” (entró Fernando) y también hizo “Suicida” y “Solo”. Tocaron más de 45 minutos, se despidieron con “Espejos” y los aplausos fueron abrumadores. Se cerró el telón y la música empezó a sonar, mientras, la barra era atacada por los sedientos concurrentes.

Lo último de la noche fueron los anfitriones del evento, Banda de la Muerte que arrancó con todo y no paró hasta el final. Cual patada ninja, directa y contundente, se sucedieron canciones de ambos discos “Pulso de una muerte maldita”, “Banda de la muerte” y no faltó “Abelardo el Pollo”, de lo último editado,  “Seis Canciones”.  La incorporación de Federico Ramos en la guitarra (también de Avernal y The Killing) hace del sonido de Banda de la Muerte algo mucho más crudo  y furioso junto a la base que completan Nicolas Foresi, en bajo, y Guillermo Lopez , en batería, y la voz, inconfundible, de Xon que también está a cargo de la viola. A esta altura su set  no tiene desperdicios, ni fisura. Suenan poderosos, se tocan todo y es inevitable no dejar de sacudir la cabeza. La cosa empezó con “Te estás dejando mentir” y eso marcó el inicio de una lista para romper todo. Entre otros temas dinamita estuvieron: “Espíritu en paz”, “Hombre muerto caminando”, “Madera Sagrada” y “Cuando no hay más que perder”, entre otros. Lo último que sonó fue “El Sol salió del Sur” y todos nos quedamos con ganas de más. Habrá que esperar al próximo mes.

El club de la muerte está en vías de transformarse en un clásico de los martes, un plan ideal para los amantes del rock pesado y demás estilos. Una interesante apuesta por bandas de calidad en la mitad de la semana. La excusa perfecta para salir los Martes. 

, , , , , , , ,