Rock pesado para pocos

Crónicas | Mambonegro+Rey Reina
Rock pesado para pocos
Texto: Hernán Mazón | Fotos: Jorge Noro

Lo que de antemano parecía iba a ser un evento colmado de almas, fue todo lo contrario. Poca gente, muy…raro, ¿época del mes? no creo, ¿poca difusión? no creo, ¿más recitales en la ciudad el mismo día? puede ser. En definitiva ante una veintena de almas, el recital de Mambonegro y Rey o Reina junto a Expreso Calavera cubrió los espacios de un Uniclub vacío, pero que fue definitivamente rellenado con distorsión y algún que otro arengue de los presentes.

Sin poder presenciar Expreso Calavera por un tema de tiempos, nuestra primera impresión del show fueron los muchachos de Rey o Reina, este power trío rockero moderno compuesto por un Mastifal/La Bestia y dos ex Violadores, Matías Munighini en la viola, Sergio Vall en los parches y “El Niño” Khayatte en las cuatro cuerdas. Lindo combo y una propuesta distinta. Bastaron alrededor de cuarenta minutos para que la banda muestre un poco de sus composiciones propias y claro, algún que otro cover de la mítica banda precursora del género punk rock en nuestro país llamada Los Violadores. De hecho el show arrancó con “Aunque se resistan”, del clásico disco Y que dios nos perdone, como para ver si la situación podía cambiar un poco la cara ante el faltante de gente. Quizás al no haber gente también, que en cierta medida actúa como factor acústico, por momentos el show sonó raro, no mal, pero si distinto. “Primer round” fue la primera propia de la noche, a la que se acoplaron “Raza”, “La gran explosión” y alguna que otra intercalada con más covers de Los Violadores. Sonó muy piola el Medley que realizaron de estos últimos, ejecutando con toda onda “Más allá del bien” y “Represión”, dos clásicos infaltables de los punk rockers. Rescato la capacidad de El Niño para vocalizar las canciones con el dejo de las originales, la actitud de la banda y la destreza de Sergio y Matías. Presenciamos un trío polenta, de bases cojudas que en definitiva mantienen oculta su impronta neo punk rock, con una cuota moderna que no se encuentra para nada encasillada. Es rock que respira modernidad.   

Poco después de las 22.30 hs. se haría presente la banda principal, nos estamos refiriendo a los Santafesinos de Mambonegro. Banda de rock pesado, stoner pesado del bueno. Una buena definición sería pensarlos como una especie de Divididos, pero del stoner. No andan con muchas vueltas y son crudos, van a la tibia y peroné. En la hora y pico que estuvieron sonaron bárbaro. No quiero pecar de redundante, pero una pena no hayan tenido el apoyo que merecía la situación, más aún cuando hablamos de una banda que hizo una buena cantidad de kilómetros acompañados de cierta logística para poder ofrecer su producto musical. Más allá de esto, parece que esto poco importó. Y si tocaban para veinte o doscientos, el objetivo fue llenar los rincones con distorsión y eso se logró. El show fundamentalmente estuvo compuesto por canciones pertenecientes a su más reciente homónimo disco. Así es que este trío, compuesto por Alejandro Collados en batería y voz, Martín Zaragozi en bajo y voz y Leonardo Moscovich en guitarra y voz, tiene de distinto, disculpando la redundancia, la voz. Es una banda donde el liderazgo de las voces es al unísono y que bien queda. Todos cantan, todos hacen coros, a la vez o por separado y eso garpa. Respetan el eje de la banda, pero tras que suenan fuerte, las voces les dan un cuerpo mucho más sólido como banda. Son armoniosos y quizás los cánones que ejecutan entre coros y voces líderes repartidas van al frente como pocos. El trabajo de los tres músicos es parejo y cada uno a su manera deja en claro sus influencias, como por ejemplo las dejadas por Leonardo, quién aparte de portar una flamante SG, se remite por muchos momentos al viejo AC/DC del Bon Scott. Entretejidos bajo este contexto sonaron álgidamente todas sus canciones. Destaco la perfomance de la instrumental llamada “El jinete” como el cierre ejecutado con la clásica “Criminal”, pegadiza e interesante como pocas. También tuvimos la chance de escuchar “No hablés”, “Los tres elementos”, “Anzuelo”, “Un mambonegro”, “Faros de odio”, entre otras. Así, de esta manera se despidió una banda que pica en punta dentro del género Stoner, pero que si hacemos una proyección, parecería ser el Riff de 1980 pero en el 2014. Sobran melodías y sonidos conjugados con los riffs de guitarra que llevan y trasladan a momentos históricos de nuestro rock. Que quede claro, musicalmente no tienen ningún mambo, al contrario, más de una estocada que deje este power trío, dejará sorprendido a más de uno. 

, , , , , , , , ,