“Nos reencontramos con nuestros propios Black Sabbath”

Entrevistas | Humo del Cairo
“Nos reencontramos con nuestros propios Black Sabbath”
Texto: Carlos Noro | Fotos: Gimena Cuenca

Es un extraño día de calor en invierno. Casi treinta grados en Agosto nos dan la pauta de que la humanidad está haciendo todo lo posible para destruir lo que queda del planeta tierra. Juan Manuel Díaz voz y guitarra de los HdC no recibe sonriente en la sala de ensayo que el grupo tiene en Flores. Es un tipo agradable y simple. Se lo nota sincero y con ganas de contar de que se trata EP I: Preludio, el primero de los tres que el trío editará antes de fin de año. Contento con el resultado y con la idea de “reencontrarse con la independencia” menciona a Gustavo “Tano” Bianchi como el ladero que le permite dar rienda suelta al imaginario de la banda. El final de la nota los tendrá a los dos juntos riendo, contando, anécdotas y desasnando este presente en el que el objetivo pasa a ser “recuperar el tiempo perdido”.

¿Qué diferencias hay con respecto los discos anteriores?

J: No creo que haya mucha diferencia. Hay una especie de evolución lógica que tiene que ver con el paso del tiempo para la banda.  Uno no toca exactamente igual toda la vida. Creo que tocamos muy de corazón, es lo que nos sale. No nos proponemos hacer algo antes de crear algo. Es casi por impulso lo que surge. Después pulimos un poco y le damos forma de canción.

¿Qué explica el cambio en cuanto a sonido?

J: El primero es más setentas, el segundo es más noventas y con este siento que tuvimos una especie vuelta atrás desde lo musical. Nos reencontramos con nuestros propios Black Sabbath de la juventud. Esas bandas que nos nutrieron y nos influenciaron. Apareció de nuevo todo el hardcore de Washington, Fugazi, Minor Threat junto a un montón de cosas no hacíamos hace tiempo. De alguna manera le dimos rienda suelta a nuestra evolución interna sin prejuicios.

Eso tal vez explica la diferencia desde el lado del que escucha…

J: El disco anterior Volumen II fue un disco bien sucio. La idea fue la de llevar los tres instrumentos al máximo y explotarlos. Queríamos que suene todo saturado, reventado y grande. Queríamos el audio bien “explotado”. En cambio acá quisimos pulir el sonido un poco más. Decidimos bajar el gain de la distorsión, subir la voz para formar un triángulo y no una bola redonda que se expandía para todos lados.

¿Hoy te sentís más cómodo como cantante?

J: Me siento más cómodo con las cosas que tengo que decir y afrontar. Laburé mucho hasta la manera de tocar para lograr que hoy se divida cincuenta y cincuenta mi lugar como guitarrista y cantante. Tal vez eso se nota en el disco.

¿Cómo surgió la idea de editar este primer Ep y luego sumar dos más?

J: La primera vez que lo pensamos lo hicimos en forma de tríptico. Un poco nos imaginábamos una ópera o una obra de teatro con la idea de que cada una introduzca a la otra. Por otra parte queríamos recuperar el tiempo que pasó entre disco y disco que siempre nos jodió. Esto nos permite grabar más seguido. De esta manera es un proceso más corto, vertiginoso versátil y efectivo. Es lo que nos gusta del formato ep.

T: De alguna manera queremos empezar a sacar temas y editarlos. Queremos prescindir de lujos como el vinilo o instrumentos caros. Si salen, todo bien pero vamos por otro lado. Hoy por hoy necesitamos y queremos grabar.

¿Cómo explican esta dificultad para grabar de manera continua?

J: No nos sentíamos cómodos con los bateristas. Pasaron varios y siempre fue un puesto inestable. No se daba y los intentos fueron fallidos. Hoy estamos con muchas ganas y tenemos todas las canciones maquetadas de los tres Eps. Es un gran momento para nosotros.

A diferencia de los discos anteriores la gráfica propone un paisaje urbano. ¿Podrían explicar de qué se trata?

J: Es como vemos las cosas. El tema del cemento, de los edificios, las antenas, lo gris; son todas cosas que se relacionan. Es algo sólido con todo lo bueno y malo que eso implica. Estar encerrado, la vida de ciudad. Creemos que la gente tarda en despertarse y nosotros queremos empezar a mostrarle a la gente cómo abrir la cabeza.

T: Elegimos la palabra preludio porque simboliza algo que antecede a lo que va a venir. Es un momento de flotación. De alguna manera el edificio es la última cueva del hombre y nos preguntamos hacia dónde vamos a ir. Creemos que el viaje queda para adentro de uno. El afuera está todo conectado, previsible y es preferible dejar al mundo ser como es. El cambio debe empezar en cada uno. Si no, no hay salida. Debemos redescubrirnos.

¿Esto tiene que ver con la decisión de editar de manera independiente?

J: Queríamos que sean nuestras primeras ediciones de nuestro sello Errantes. La verdad el tiempo nos enseñó cómo hacer las cosas, como manejarnos y sentimos que podemos. Por otro lado esto ya lo hicimos hace veinte años ¿Por qué no hacerlo de nuevo ahora con todo lo que aprendimos? Somos los únicos responsables de todo el proceso y nos encanta eso. Hoy somos un equipo de trabajo en el que cada uno se encarga de lo que se tiene que encargar. Es seguir invirtiendo y generando cosas.

Hagamos un recorrido por cada uno de los temas del ep:

Es la primera grabación de Federico Castrogiovanni tras los parches ¿Cuál fue su aporte?

J: Él está comprometido con lo que hace tanto como nosotros. Eso es invalorable. Desde lo técnico aportó una serie de yeites a la hora de grabar con un profesionalismo que nos simplificó el proceso de grabación al máximo. Sumo un montón en la manera de ensayas e incluso grabó él mismo las maquetas. En definitiva nos ayudó a pulir esta idea y este concepto de audio del que te hablaba antes. Si a esto le sumamos que en vivo no se cae nunca, la cosa funciona.

¿Y desde lo compositivo?

J: Particularmente en este disco las cinco canciones las traje yo casi armadas. Incluso a pesar de no ser ni bajista ni batero me animé a tocar los instrumentos para darles una idea clara de cómo son las cosas. Estas canciones son bien concisas por lo que mucho más no se les podía agregar. Tal vez por eso crear estas cinco canciones fue un proceso más bien egoísta. Ya las tenía en la cabeza. El resto seguro funcionará distinto.

Desde afuera parece que HDC elige realizar su carrera por un carril propio ¿Es una decisión tomada de manera consciente por ustedes?

J: No sé a qué responde, pero siempre me manejé un poquito así. Nunca me gustó lo de las escenas. Me parece muy elitista. Nunca me sentí a gusto con eso, por lo que siempre tratamos de hacer nuestro camino. Tampoco me gusta tocar con bandas que son iguales porque en ese tipo de shows me aburro. Tocamos con bandas que son super diferentes para que el que va a ver se lleva otras impresiones. Queremos que la gente esté abierta a nuevas cosas.

¿Esto les permite llegar a más gente?

J: Si porque tal vez él mismo género que te hace conocido, que podríamos llamar stoner, te pone la tapa. Si sos más amplio y no te encasillas es posible que más gente te escuche.

 

, , , ,