Pasado, presente, futuro.

Seguí leyendo...

BIEN AL SUR HISTORIA DEL BLUES EN LA ARGENTINA por GRATZER, GABRIEL, SASSONE, MARTIN. Editorial Gourmet Musical.
Litto Nebbia, León Gieco, Salta la Banca, Boom Boon Kid, Catupecu Machu y más
Crónicas | Vapors Of Morphine
Pasado, presente, futuro.
Texto: Carlos Noro | Fotos: Gimena Cuenca
Nd Teatro ?

Un ND Teatro agotado recibió a los a tres cuartos de los inclasiflicables Morphine. Lo bueno es que siguen siendo inclasificables.

Lo de Vapors Of Morphine es claramente una interesante forma de retomar el legado del fallecido bajista y cantante Mark Sandman (recordemos que murió en 1999 mientras daba un concierto con Morphine en Italia), confirmar el presente y vislumbrar el futuro.En este sentido el trío que incluyó al saxofonista Dana Colley,  al baterista Jerome Deupree junto al aporte de Jeremy Lyons en voz, guitarra y bajo entienden que pueden vivir del pasado pero también es un deber reinterpretarlo. De esta manera, el comienzo mostró algo de la nueva etapa en donde la cadencia blusera y pantanosa de Lyons tomó fuerza por sobre la atmósfera onírica que proponían los Morphine originales.

Lo curioso es que por momentos uno podía imaginar dos agrupaciones en el escenario. Una que ejecutaba las canciones de Morphine como por ejemplo las que circularon en la primer parte del show (“Claire”,  “Have a Lucky Day”, “Other Side” entre otras) en las que Lyons respetó el legendario bajo de dos cuerdas y el tono de voz de Sandman siempre sostenida  por la increíble pericia y onda que propagó el saxo barítono de Colley en claro maridaje con la percusión precisa y sutil de Dupree. Esa banda fue la que vino a ver la gente que llenó el ND Teatro y que festejó efusivamente canciones como “Sheila”, “Yes”, “A Head With Wings” y “Let's Take a Trip Together” casi como una victoria o una deuda saldada.

La otra banda en donde no desaparecía la simpatía y cercanía que especialmente Colley propagó durante el show se sostenía en Lyons un músico decididamente más cercano al blues oscuro y lisérgico que a la propuesta inclasificable del trío, lo que en ocasiones transformaba a la agrupación en un conjunto de zapadas muy bien dirigidas pero sin el efecto de exaltación de las muy esperadas canciones de Morphine.

El final con la curiosidad de incluir el saxo de Sergio Dawi como invitado mostró a la banda ejecutando geniales y sensuales versiones de  “Cure for Pain”, “Buena” y “You Look Like Rain”  dando la pauta del recorrido musical y el peso del ex Redondos. Un post bises con “French fries with pepper” cerró dos horas de show en donde el homenaje al pasado, se mezcló con el presente y empezó a plantear el futuro. Para todos los gustos.