Taura cierra Ascendentes del Plano Blanco: "No relegamos nuestro deseo ni nuestra dignidad".

Noticias | Taura
Taura cierra Ascendentes del Plano Blanco: "No relegamos nuestro deseo ni nuestra dignidad".
Texto: Carlos Noro
Sáb, 22/11/2014 - 21:00
El Quetzal ?

Uno de los gustos que nos dimos en este 2014 fue acompañar el excelente ciclo que fue Ascendentes del Plano Blanco, un espacio para la experimentación artística y musical que abrió las puertas a otra manera de encarar las propuestas estéticas que nos rodean. Este Sábado 22 en el Quetzal los Ascendentes cierran el año junto a otros amigos de la casa: los Taura. Aprovechamos la ocasión para que Gaby Raimondo nos haga un balance de un año muy positivo y lejano de los escenarios capitalinos para la banda.

Más info del show acá

Este año decidieron tocar poco en Capital ¿Por qué decidieron incorporar nuevos lugares?

La causa está relacionada con visitar aquellos lugares que por diversas razones, visitamos poco. Consideramos que debíamos administrar de otro modo las energías y sobre todo provocar que la gente tenga ganas de vernos. Es mejor tener deseos que hastío.

¿Hay alguna ventaja o desventaja?

Creo que en el interior la gente concurre con otra predisposición a partir de que la posibilidad de ver algunas bandas en vivo se remite a una visita de la banda con todo el sacrificio que eso implica. No veo desventajas. Tal vez alejarse de la familia o tocar a horarios a los que estamos menos acostumbrados, pero la felicidad de tocar nuestras canciones ante chicos que tal vez no nos vieron nunca, eclipsa cualquier cuestión

Fuiste Papá ¿Cuánto cambió tu manera de ver la música y la vida?

Mi forma de ver la música no cambió en nada. Tal vez a la mañana en lugar de poner Pig Destroyer o Unleashed, pongo Status Quo, UFO o Thin Lizzy, porque desayunamos juntos y hay que llevarlo de a poco, como a los jugadores de las inferiores (risas). Lo que cambió fue  mi forma de ver las actitudes de la gente. Partiendo desde la vida misma, pasando por el rock y/o la cotidianeidad. Si una banda prefiere no tocar por tener que pasar a buscar un equipo de bajo por su sala, como nos pasó; me preocuparía menos y lamentaría que no haya tenido, ese bajista, alguien en la vida que le enseñe como debe manejarse en la vida. Mi hijo me enseñó y me enseña día a día, que hay que ser cada vez mejor persona y dar el ejemplo. Eso sí, me voy a encargar de enseñarle que si quiere tener una banda de rock, confíe sólo en las personas que demostraron cariño y respeto. No hay que regalar buena onda a cualquiera, se la tienen que ganar.

¿Cómo preparan las canciones para reversionarlas? ¿Es algo que suelen hacer en los ensayos?

Ensayando mucho, porque no fueron compuestas para ese formato y porque precisamente no solemos hacerlas asiduamente. Entonces hay que pensar cuales son aquellas canciones que mejor se adaptan a al estilo y ensayarlas mucho. Se tocan diferente, suenan diferentes, se cantan diferentes y seguramente se reciben y se oyen diferentes. Cuando nos propusieron hacer algo distintos, a partir de la esencia del ciclo Ascendentes del Plano Blanco, ni lo dudamos, porque nos permitía mantener el espíritu de Taura sin agregados o aditivos. En este caso, a diferencia de cualquier show de Taura, vamos a realizar cuatro covers, dos para el público y dos para darnos un gusto. Así somos y seremos siempre. No relegamos nuestro deseo ni nuestra dignidad.

¿Cómo viene el futuro de Taura?

No lo sé. Lo que sé es que nada será igual de acá en más.

Cumplimos todos nuestros deseos de giras, lugares donde tocar y reacciones de la gente con nuestras canciones. No nos gusta la comodidad y en esa búsqueda, basamos nuestros deseos y objetivos. No relegaremos la felicidad de ser amigos. Ya no. El Fin del Color nos subió la vara en todos los sentidos y cumplimos cada uno de los objetivos que nos propusimos, tanto artísticos como de convocatoria y recepción. Preferimos ser una banda de culto respetada por emocionar y proponer algo diferente, que la mierda que escuchan los que no escuchan música. Si no somos dignos, no seremos nada.