Más allá del blues

Crónicas | The Flying Eyes
Más allá del blues
Texto: Carlos Noro | Fotos: Sebastián DelaCruz

Linda sorpresa fue ver una banda desconocida para nosotros. A abrir los ojos a nuevas propuestas.

Cuando uno ve a The Flying Eyes y hace cuentas sobre la distancia que los separa de Lowlands, su tercer disco editado en 2013, rápidamente entiende que ese año y medio en la carretera a aceitado y engrasado la propuesta de Adam Bufano (guitarra, sierra sonora, efectos) Will Kelly (guitarra y voz principal), Elias Mays Schutzman (batería) y Mac Hewitt (bajo) al máximo. Poco queda, para bien,  de ese grupo que tímidamente propone un blues pesado con algunos pasajes psicodélicos desde la grabación. En vivo, el efecto es otro.

Sostenidos en alianzas rítmicas que podrían tranquilamente dar cuenta de todas las combinaciones posibles entre los integrantes, fue sorprendente encontrarse con un grupo en el que la prolijidad de la propuesta (excelentemente ejecutada, con buenas voces y con conocimiento de las necesidades de cada canción) ayudó a construir un set contundente y principalmente entretenido en donde el blues fue mutando en distintas formas de expresión.

Precisamente resultaron atrayentes aquellas canciones donde el cuelgue psicodélico fue amalgamado con la intensidad del blues-rock y la explosión sonora. En ese punto, sin ser algo cien por cien originales, los muchachos encontraron la vuelta a su propuesta principalmente porque la interacción y los pasajes logrados construyeron un color sonoro que descomprimió  la repetición en que varios grupos similares suelen incurrir casi sin darse cuenta.

Con una interesante mezcla de canciones de cada uno de los discos (que como dijimos han tomado nueva forme) fue destacable la intensidad lograda en “Heavy Fate”, “Under Iron Feet” o “Rolling thunder” aunque la sensación fue que todo el set transitó por carriles interesantes. Esperemos nuevo disco y alguna posibilidad de vuelta. A seguirlos.

, , ,