¿Cómo está ahí abajo?

Crónicas | Entombed A.D.
¿Cómo está ahí abajo?
Texto: Erica Ferreyra | Fotos: Sebastián DelaCruz
Uniclub ?

Los suecos por primera vez en Argentina: Entombed A.D. y su nuevo disco en Uniclub. Mientras vibró hasta el Abasto, Avernal rompió el hielo.

No sé si es el infierno pero hace mucho calor. Las luces rojas se filtran a través del humo. El telón en el escenario se abrirá dos veces hoy: Avernal y Entombed A.D. en Uniclub.

Empecemos. Después de una media hora de música funcional, guitarra y batería rompen el silencio. Avernal suena con “Catalepsia” de su primer disco  y el infierno sigue entrando en calor. La letra se pierde en la gutural (adjetivo casi exclusivo del Death metal) voz de Cristian Rodriguez. Banda con historia como para acompañar a una histórica banda del género. Jerga de barrio: “se la bancan”. Siguen temas como “Éxodo” en el que las guitarras se lucen y “Requiem para los rebeldes” deja el paño listo para lo que viene.

En el entretiempo van y vienen espaldas negras con leyendas, varias cubiertas (como es esperable) con telones de pelo largo: Sepultura, Hermética, Ramones, Suffocation, Krow, Iron Maiden, Metallica y Entombed. Y ahora si, Entombed prueba sonido y se dejan ver: Victor Brandt, Bajo; Olle Dahlstedt, Batería; Nico Elgstrand, Guitarra y L-G Petrov, Voz. Dedos en alto y coros extáticos  acompañan los primeros temas. Suena fuerte, suena brusco y el ambiente posibilita sacudones de sonido. La voz de Petrov es una arenga continua y desde lo más hondo del ruido se escuchan gritos que oscurecen la letra. En primer plano la guitarra se amontona con los golpes de batería. Hay una no sutil invitación a algo que no es sólo metal. Coexisten riffs de rock, solos de Elgstrand y Brandt con la voz implacable, casi rugido, de Petrov.

Hay una no sutil invitación a algo que no es sólo metal. Coexisten riffs de rock, solos de Elgstrand y Brandt con la voz implacable, casi rugido, de Petrov.

Suenan algunos que sepamos todos y nuevos temas que forman parte del último disco Back To The Front: “Pandemic Rage”, “Waiting for death” y “Second to none”. El despliegue de temas resulta una sucesión de ruidos administrados que se intercala con retazos de voz. “Wolverine blues” hace rugir a todos. El escenario es un espacio abierto, la línea que los separa es franqueable y los más osados alcanzan la altura, desde ahí, después de sacudir la cabeza con un Petrov sonriente y agradecido, se zambullen. Siguen las luces y el calor actuando de marco y cuando todo queda rojo simulan una despedida, amague necesario para enfervorizar y generar una revuelta de coros, gritos y “Entoooombed, Entoooombed” Un par de temas más y los sonidos del nuevo disco se acumulan en una reivindicación del death and roll donde la voz es el pilar fuerte y resistente del metal duro, la guitarra y el bajo de a ratos suelta rock y la batería le hace el aguante a Petrov. Se van haciendo las 12, si hay hechizo falta poco para que quiebre justo ahora con el infierno encantador de esta noche...

, , , , , , ,