Un viaje personal al pasado

Seguí leyendo...

Monsters Of Rock: Ozzy Osbourne, Judas Priest, Motorhead, Malon, Carajo, Plan4, El Buen Salvaja
Monsters Of Rock: Ozzy Osbourne, Judas Priest, Motorhead, Malon, Carajo, Plan4, El Buen Salvaja
Amethyst "Oraculo del Tiempo". Jedbagers. 2017
Crónicas | A.N.I.M.A.L.+ 30 años de la Rock and Pop
Un viaje personal al pasado
Texto: Sebastián Sánchez | Fotos: Gimena Cuenca
Jueves, 18 Junio, 2015
The Roxy Live ?

Nuestro cronista se pone melancólico y nos cuenta no solo de la vuelta de A.N.I.M.A.L. sino también del festejo por los treinta años de la rock and pop.

Quisiera comenzar esta crónica de una manera un tanto diferente a lo habitual, pero adelanto que no hago esto para tomar protagonismo sobre lo acontecido ni nada por el estilo, de hecho, es más un recurso estilístico que otra cosa, pero definitivamente me facilita el desarrollo de mi idea. A modo de introducción, voy a comenzar contando brevemente algo que sucedió hace mucho tiempo atrás, cuando aún estaba cursando el colegio secundario. En aquellos años de adolescencia, solía escuchar muchísima radio, y casi por costumbre, con mis hermanos mayores teníamos siempre el dial fijo en una radio en particular, la FM Rock&Pop. En este texto no me voy a extender sobre su historia, ni tampoco voy a hacer comparación entre aquellos años y la actualidad de la emisora. Sí creo que de todas formas que vale la pena celebrar los 30 años cumplidos de esa radio que tantas alegrías, entretenimiento e información supo brindar a los oyentes en tiempos en los que Internet era inexistente, y solamente tenías las ferias, los fanzines y algunas revistas nacionales e internacionales para enterarte de qué pasaba en el mundo rockero local y mundial.

¿Qué tiene esto que ver con lo que voy a contar a continuación? Prometo contarlo de forma simple. Mencioné que en aquellos años de secundario escuchaba la radio, pero no hice hincapié en que uno de mis programas favoritos era Tiempos Violentos, conducido por Alejandro Nagy y Gustavo Olmedo. Explicar la razón sería demasiado largo, así que me dispongo a desatar la bola gigante  de texto que armé y prometo que todo tendrá sentido.

Era una noche de verano extremadamente calurosa y los conductores habían organizado una fiesta para fans en un boliche motoquero que en ese entonces se llamaba Riders y que luego pasaría a llamarse a The Roxy (aquí va una primera coincidencia o no de esta historia). El programa había regresado al aire solo los domingos a la noche tras haber sido quitado del aire injustificadamente, y eso se había logrado en buena parte gracias a las sentadas organizadas por los oyentes fieles del programa, que sentían que hubieran perdido un espacio importante para ellos. A dicha celebración concurrí con un amigo, y allí estábamos con 16 años, 50 grados adentro del lugar, motoqueros calados en cuero en el patio, y cientos de oyentes que tenían ahí a sus ídolos. La excusa, un programa en vivo, y bandas tocando, por cuatro horas. Y que bandas, estuvo Jesus Martyr, Raíz (o sea, la banda anterior a Plan 4 para el que no tiene idea) y Natas (si, Natas sin el “Los” adelante y con Claudio “El Pastor” Filadoro en bajo). Para mí fue el principio de algo hermoso, y caigo recién ahora. Pero falta algo más, se repite la pregunta en tu cabeza, ¿Qué tiene que ver todo esto con lo que pasó ese martes 16 más reciente en el Roxy Live de Palermo? Pues simple, ahí estuvo A.N.I.M.A.L como banda sorpresa, casi con formación original (Andrés Giménez, Marcelo Corvalán y Andrés Vilanova). Se trató de un show extremadamente íntimo, despojado y lleno de buena onda por parte de una banda que estaba en su mejor momento. Nunca fui fan de ellos, mi escucha era casual, radial digamos, pero ese show lo recuerdo bastante bien.

Conté todo esto para tratar de hacer un puente lógico al presente, ni más ni menos. A.N.I.M.A.L regresó tras una pausa importante, y terminó tocando de manera íntima, otra vez, para seguidores que aún los recuerdan, y a pesar de todo creo que esa actitud requiere valor, ya que vuelven a una escena que ha cambiado muchísimo, y para bien, pero no parecen estar buscando ningún trono perdido. Así fue que, dentro de los 30 años de la Rock&Pop, entrevista con los ahora conductores César Fuentes Rodríguez y Nicolás “Harry” Salvarrey mediante, y otra vez con Tiempos Violentos como escenario, la banda formada por Andrés Giménez, Cristian Lapolla y Marcelo Castro dio un show cargado de humor, sentimentalismo, buena onda y poder en un recinto reducido. Hubo saltos, pogo, gente que se cantaba todas las canciones de memoria y más cosas que podrán imaginar, pero siempre hubo palabras de agradecimiento hacia los fans.

El show en sí duró una hora y media o más, y sonaron temas como “Revolución”, “Familia”, “Combativo”, “Gritemos para no olvidar”, “Sol”, “El Nuevo camino del Hombre”, “Loco Pro”, “Solo por ser Indios”, “Fin de un mundo Enfermo” y eligieron cerrar con su clásico cover de Body Count, “Copkiller”. Fue una buena prueba de vida, ya tendrán el desafío o no de acomodarse a una escena que ha crecido enormemente, y hasta Giménez tuvo el buen tino de agradecer a los músicos de otras bandas que se hallaban presentes. Sus canciones suenan definitivamente como pertenecientes a otro tiempo, y el componente nostálgico seguro que estará ahí para muchos de los que estuvieron ahí y seguirán viéndolos tocar en vivo.

Anclé este texto en el pasado para divagar un poco sobre aquello misterioso que nos une a todos, y esa extraña forma que tiene el pasado de mostrarnos como llegamos a donde sea que estemos ahora, un poco para que reflexionemos hacia donde estamos yendo y porque somos como somos. Es válido para la banda, y también para nosotros, recordar que todo camino tiene un recorrido y una historia, y que podemos aprender mucho de mirar hacia atrás, pero que lo único que nos queda es seguir siempre hacia adelante.

, , , , , ,