HIM y el sonido que no fue

Crónicas | Him
HIM y el sonido que no fue
Texto: Laura Castellví | Fotos: Seba Delacruz
Teatro Vorterix ?

En el último día del fin de semana largo, una noche lluviosa y calurosa se dio una nueva visita de HIM a Buenos Aires en el Teatro Vorterix

La banda finlandesa liderada por Villie Valo, completada Mikko Lindström en guitarra, Migé Paananen en bajo, Janne Puurtinen en teclado y Jukka Kröger en batería volvió a la Argentina con un show de más de una hora que haciendo un balance genera,l fue soso y aburrido. Luego de un año y medio de su última visita el quinteto presentó temas de su más reciente trabajo discográfico Tears On Tape” y algunos de sus clásicos.

Los encargados de abrir la noche fueron  Neuroina con un show prolijo y potente, hubo muchos temas de “Doble pensar” lo nuevo de la banda, cortito y sin muchas vueltas fueron una buena elección para talonear a His Infernal Majesty.

En el contexto de un Teatro Vorterix bastante lleno, en su gran mayoría de público femenino, el fervor   del ambiente fue unos de los ingredientes que más potencia le dio al show. Pasadas las 21 horas salió al escenario HIM y los gritos descontrolados no se hicieron esperar, fue realmente ensordecedor. Arrancaron con “Buried alive by love”, “Poison girl” y “The kiss of dawn”. Si tuviéramos que evaluar rápidamente la reacción de los presentes resultó ser positivo el inicio de los finlandeses. Según la ubicación en el espacio el sonido era diferente, adelante se escuchaba más a las chicas cantar que al propio frontman y atrás la voz era casi un murmullo. A decir verdad el sonido opacó todo el show, especialmente con problemas en el micrófono, donde la voz iba y venía. Por suerte casi para el final se había solucionado, pero gran parte de la noche fue una constante. La lista siguió con “The pretending” y los hits “Into the Night”, “Killing loneliness” y “Scared to death”, dando la pauta que a esta altura el fanatismo seguía siendo la estrella de la noche.

La perfomance de HIM fue moderada, Villie es sin dudas, una espacie de sex symbol, en impecable saco negro y con gorra de hilo, algún que otro movimiento se robó los gritos de las chicas en todo el tiempo. El resto de la banda también mantuvo un carácter similar, sin exabruptos hicieron lo suyo. Una lástima las luces que casi no dejaban ver a los músicos, se veían sus siluetas iluminados por tonos rojos, azules y una pantalla por detrás con imágenes referenciales a la banda.

La lista se completó con “Heartkiller”, “Wiked game” (cover de Chris Isaak), “Right here in my arms” y “The funeral of hearts”,  estos fueron los clásicos que los fans disfrutaron a los gritos. Lo que no se pude negar es que todos los temas que tocaron fueron muy bien recibidos a pesar del mal sonido y siempre hubo un buen aguante.

Lo último en sonar, a modo de bis, fue la versión de “Rebel Yell”, uno de los clásicos de Billy Idol, a contramano de los que fue toda la noche, sonó intenso, fuerte y  fue muy bien ejecutado. Un buen corolario para una noche fría y sin sorpresas pero que supo ser disfrutada por el público.

, , , , , , , , ,