Amigos haciendo música

Crónicas | Pulpo Negro presentó El Arte de Matar
Amigos haciendo música
Texto: Carlos Noro | Fotos: Sebastián DelaCruz
Club V ?

Cuando charlando informalmente con Pablo Krause, uno de los guitarristas, nos decía que el objetivo de Pulpo Negro pasaba por ser una banda que además de tocar música se divierta arriba del escenario enseguida pensamos en lo sucedido en la presentación del muy buen disco El Arte de Matar con un Club V colmado.

Luego de una interesante previa conducida por heavy rock pesado de Valle del Diablo en el que la atmósfera a Pappo y Vox Dei convivió sin problemas con vertientes más pesadas,  la idea de los Pulpo Negro ( Max Jones en voz, Pablo Krause y  Damian Masulli en guitarras, Sebastián Persec en bajo y Pablo Iacovone en batería) fue la de recorrer su primer disco sin perder la vista en lo que fue y en lo que vendrá para la banda.

Entonces en lo que respecta al pasado hubo espacio para que en la interesante “Cosechando Tormentas” participara el anterior cantante del grupo Mauro Campiño en un dueto más que interesante junto a Jones.  En cuanto al futuro “Toxicomanía”  y  “El Atlante” dieron la pauta de los que vendrá transitando algo de los caminos que propone el quinteto: canciones rifferas en las que las melodías aceleran y desaceleran orgánicamente en función de lo que pide imaginariamente cada composición.

En este sentido a lo largo del set fue muy interesante percibir cuales son los límites que propone Pulpo Negro. Canciones como “Pantano” propusieron un camino seguro y claro machacando y riffeando cuando fue preciso, entendiendo que la voz de Max Jones necesita de un acompañamiento no solo pesado  si no ganchero para brillar. “Nómade” fue otro de los extremos. Más cercana al stoner  fue una especie de medio tiempo en la que se resignó velocidad pero se ganó en densidad y pesadez rockera en un estado en el que la voz de Jones se oyó especialmente cómoda permitiendo que bajo y violas brillaran con especial intensidad y comunión.

Sin lugar a dudas las referencias a bandas como Down, o Crowbar se hacen presentes en la propuesta general de los muchachos pero a no confundirse: en ningún caso hay copia o afano, lo de Pulpo Negro está más cercano a la admiración y a una necesidad de borrar algo del caraculismo que muchas veces atraviesa la música pesada.  Hacer un cover de “Wolverine Blues” de Entombed es parte de su set porque tienen ganas, mezclar la intensa “Hordas” con “Orgamatron” transformándola en “Hordamatron” también lo es y suena genuina porque los muchachos ni son pretensiosos ni quieren vender ninguna postura.  Tal vez por eso el cierre con un improvisado cover de “Lifer” de Down con el escenario colmado de amigos, sirve de muestra perfecta para lo que quiere ser Pulpo Negro: un grupo de amigos haciendo música. Nada mal en tiempos donde cualquiera se cree una estrella de rock sin ni siquiera tener un puñado de canciones que funcionen. Pulpo las tiene. Queda en ellos aprovecharlas.

, , , , ,