Batalla ganada.

Crónicas | Stoned Jesus
Batalla ganada.
Texto: Carlos Noro | Fotos: Silvina Morsenti

Casi desconocidos los Stoned Jesus cantaron victoria en Palermo. Vean por qué.

Es claro que el stoner o stoner doom si somos más específicos y ya linkeamos rápidamente con la presentación de Stoned Jesus, es uno de los géneros más abiertos a escuchar y ver cosas nuevas. Si no afirmáramos esto,  costaría mucho explicar que de repente una banda ucraniana (según ellos la primera en pisar argentina) llene un lugar con The Roxy Live que otras bandas no pudieron colmar aun teniendo la historia a su favor.

También es claro y sorprenderte que desde el inicio con “Ritual Of The Sun” hasta el final con “Here come the robots” la mayoría de las canciones y los riffs sean cantados, coreados o cabeceados. En este punto se refuerza lo que afirmábamos anteriormente. Poco importa si los que pagaron la entrada empezaron a escuchar la banda cuando lanzaron la fecha o si lo vienen haciendo desde hace tiempo. En un caso o en el otro, lo nuevo se hace presente, sorprende y a la vez reconforta. En una escena de música pesada que por momentos es demasiado tradicional y ortodoxa, este signo de nuevos tiempos puede ser el reflejo de un futuro promisorio.

Lo cierto que el trío ucraniano fue capaz de responder a las expectativas. Con un gran sonido fruto del crédito local Ramiro Nogueiras, su propuesta transitó las cuestiones que son necesarias transitar para hacer este tipo de música. En ningún momento se los vio dubitativos a la hora de recorrer las canciones que sin inventar nada, dieron una interesante vuelta de tuerca a las influencias Sabbathicas y al rock psicodélico de los setentas. De esta manera cuando se pusieron el traje del doom más rústico en canciones como “Black Woods” o “Stormy Day” supieron marcar con las bases densas y oscuras con precisión, mientras que en canciones como “Bright Like the Mountain” se dejaron llevar por lo atmosférico y orgánico sin problemas, siendo lo suficientemente pacientes para ir construyendo ladrillo a ladrillo la pared psicodélica del tema.

Con canciones extensas pero bien balanceadas (es clara la diferencia entre lo que proponen en los discos y lo que sucede en vivo) la sensación fue que la primer visita del trío no será la última, al punto que “I´m the mountain” con una hermosa introducción utilizando la canción Incaica “El Condor pasa” (que pasó para la mayoría de largo) puede ser el hit coreable en futuras presentaciones principalmente porque condensa gancho, cuelgue y explosión en partes iguales. Volverán. A juzgar por lo visto en The Roxy, se lo ganaron

, , , , ,