Transpirar la camiseta

Crónicas | Truckfighters
Transpirar la camiseta
Texto: Carlos Noro | Fotos: Jorge Sebastián Noro
Uniclub ?

La banda más enérgica del stoner volvió a argentina.

Debe ser difícil seguirle en tranco a esa hermandad de años que a esta altura no necesita ser refrendada entre el el bajista - vocalista Ozo (Oskar Cedermalm) y  el guitarrista Dango (Niklas Källgren). Eso seguramente explique la diferencia sustancial con respecto a la primer visita del 2012. Hay otro baterista Enzo (Axel Larsson) y un muy buen disco nuevo llamado “Universe”. En este contexto la nueva visita de los muchachos tenía sentido. Algo nuevo para presentar genera incógnitas que buscan resolverse al ver como una banda es capaz de reproducir lo logrado en el estudio en vivo y en directo.

Los que habíamos estado en aquel Niceto colmado sabíamos qué nos íbamos a encontrar en este Uniclub. Truckfighters no es la típica banda stoner de fumones que se instalan en un espacio del escenario y casi a desgana ejecuta su set. Cuando la entrada en escena de los suecos es con Dango sacándose su remera y arrojándola al público, desde el vamos nos damos cuentas que la idea es transpirar la camiseta sin dar a lugar a ningún tipo de respiro.

Tal vez por eso el set que llega a la hora y pico no es para nada corto y genera en un Uniclub muy lleno la sensación de que lo sucedido es acorde con lo que se vino a buscar. A diferencia de lo que solemos ver en otros shows del estilo, aquí hay pogo y saltos tanto en el escenario como debajo de él. Hay un ida y vuelta energético que contagia porque ante todo resulta honesto y creíble.

Es claro que las canciones del trío son capaces de recorrer distintos estados pero siempre disponen de un algo estructural que las congrega. A pesar de que en los últimos discos los suecos intentaron transitar momentos más atmósfericos y climáticos, el uso del icónico pedal Fuzz y las afinaciones bajas sobre el escenario transforman todo lo que hacen en una pared densa pesada e infranqueable. En este contexto canciones como las rifferas “Mind Control” y “Manhattan Project” o “In search of (the)” (esta última una verdadera muestra de cómo el stoner puede ser rápido ganchero y pesado) salen ganando en la mezcla de saltos gestos y densidad, mientras que otras como “Monte Gargano” se pierden un poco en cierta desprolijidad y acelere en la ejecución de Dango, algo que a esta altura es parte del frenesí y la excitación que propone la banda en cada presentación.

En este contexto cuando el show culmina con la ya mencionada “In search…” mediada por una extensa y colgada versión de “The Chairman”, que deja el espacio propicio para que la genial “Desert Cruiser” entre a escena, la conclusión es que pudimos ver por segunda vez a una de las bandas más intensas y originales de la escena Fuzz, Stoner o como quieran llamarlo. Volverán y ahí estaremos. No fallan. 

, , , , , , , , , ,