El territorio del amor

Reseñas | Martin Kohan. Ojos brujos. Fábulas de amor en la cultura de masas. Ediciones Godot. 2015
El territorio del amor
Texto: Carlos Noro

Lo divertido de este libro y el porqué está en WishYouWereHere tiene que ver con lo su objetivo principal: romper mitos que tienen que ver con lo musical.  En este sentido, es justo decir que Martin Kohan se enfrenta con un monstruo bastante difícil de combatir: los tangos y boleros que están encastrados en la historia de la música popular argentina

Incluso para alguien que nunca consumió con determinación esos estilos de música, varias de sus características sobrevuelan.  Siendo chicos o más grandes hemos escuchado esas canciones que hablan del amor o de la falta de él y siendo justos no podemos negar que gran parte del hard rock de los ochentas comió de esa temática en que el hombre sufre por aquella mujer que ya no está.  Kohan no le da bola al hard rock pero podría haberlo hecho. De la misma manera en que utiliza los boleros, el tango y similares para explicar cómo en Latinoamérica se dio origen al melodrama (si traducimos la clásica novela que reunía a la familia frente al televisor), tal vez podría haber alguna contrapartida en el rock aunque sería tema de otro libro.

La gran virtud del autor es no subestimar al género y meterse dentro de su lógica. Casi como una especie de diseccionador capaz de desarmar todas las partes y volver a construirlas, va recorriendo cada canción con un ritmo atrapante y atrayente. Nos cuenta como el que canta es capaz de decirle al otro que está olvidado, que es abandonado, que no puede vivir con o sin él y que en definitiva no hay solución. Como diría Pappo Algo ha cambiado y en esa contradicción de avisarle al otro lo que no puede está el punto fuerte de la cuestión aunque resulte contradictorio.

Siguiendo con esta lógica Kohan transita lo que da a entender que es el territorio del amor. Ese territorio va teniendo distintas formas o distintas maneras de ser recorrido. Ese amor no siempre es tranquilo y apasible, es más, generalmente no lo es lo que lo lleva a un terreno cercano a la locura y a querer que el otro pierda la razón, la memoria o recuerde para siempre. Allí también está otro de los grandes descubrimientos del autor. El resto, vale la pena leerlo para saber de qué se trata.