A viajar con el rock pesado chileno

Reseñas
A viajar con el rock pesado chileno
Texto: Carlos Noro | Fotos: Cecilia Dalla Cia

Cruzando la cordillera hay una muy interesante escena que va desde el rock pesado, hasta la psicodelia pasando por el stoner más rockero, la música instrumental y algunas propuestas que recuerdan a los momentos más ácidos de los noventas. Acá estan alguna de ellas para empezar el viaje. ¡A escuchar!

Dejalo sangrar “Vol. 1 Habach / Polanco / Robles”. Edición propia. 2014

Sensaciones de alto vuelo.

Con una edición impecable que incluye vinilo, flexi disc y cd el trío chileno da la sensación que lo suyo en construir un relato instrumental que se va escribiendo de distintas maneras a lo largo del disco. Entonces, poco importa, incluso para ellos los nombres de las canciones. El objetivo es generar sensaciones con la gran virtud de de llegar de manera contundente al oyente, haciéndolo viajar en el más amplio sentido de la palabra . Con una ejecución instrumental sólida, teniendo siempre en vista el respeto por lo que cada músico puede hacer con su instrumento más allá de los artilugios de estudio, los D.S parecen tener siempre en consideración el concepto general del la obra lo que permite que cada canción sea la parte que constribuya a construir un todo rockero, denso, riffero y pesado según sea el caso.

De esta manera y estructurado sobre un sonido acústico y orgánico en el que los silencios son parte de la propuesta general de las canciones, el resultado es un disco tan intenso que es difícil elegir alguna canción por sobre otra. Solo para guiar al lector nos quedamos con la canción #19 en el que la batería sostiene la marcha o elegimos la que cierra el disco #18 una interesantísima mezcla entre  stoner y el post rock con un aire épico que llega a los quince minutos.  La conclusión es que Dejalo Sangrar tiene en claro sus objetivos y se nota. Gran disco.

Vago Sagrado “Vago Sagrado”. Edición propia. 2015.

Viaje sideral.

Desde el arte de tapa,  una especie de emulación en joda de las tapas de los discos de la música clásicas y desde su nombre “mel kouzla se hnevem a zoufalství posvatné pobuda” algo así como “Tenía hechizos con la ira y la desesperación del vagabundo sagrado” el objetivo de los Vago Sagrado es romper en parte con los convencionalismos propios de la su música que va desde el post rock a la psicodelia sin escalas.  En este sentido uno puede escuchar canciones instrumentales “La alfombra debajo del océano”, “Mojo” en las que sobrevuela un aire épico y un notable buen gusto por generar climas a través del uso de pedales; mezcladas con algunas letras en castellano “Hermanos” (con una oscura lírica casi recitada)  y  otras en inglés como “Sacred Bum” o “Reprise” que conducen a la psicodelia sesentosa pero con tintes bien pesados. La sensación cuando uno recorre los dos lados del casete es la de haber realizado un viaje por distintos estados de conciencia en el contexto de un disco bien tocado y bien grabado, a pesar de haber sido concebido de manera casera. Bien por ellos si ese fue su objetivo. 

Bagual “II Viento Norte”. Tune Less Records. South American Sludge Records. 2015.

Stoner de viento y montaña.

La gran virtud que tiene este segundo disco de los trasandinos, el continuador de I Viento Norte es no solo transitar los sonidos propios del stoner sino también darle un color local  (afinaciones bajas, riffs recordables, voces melódicas y un clima de pesadez general) mezclados con lo que significa ser un bagual en el sentido estricto del término en los tiempos que vivimos. No por no nada el cuarteto Julian Inostroza (Bajo), Alejandro Clavijo (Batería), Felipe Machuca (Guitarra) y Francisco Yañez (Guitarra) ha elegido ese nombre que los relaciona con los equinos o vacunos que eligen vivir en libertad fuera de la mano del hombre. Si hay algo que trasmite este disco es un deseo de libertad que no solo se refleja en la individualidad de cada ser humano sino que también toma forma  tanto en la inmensidad de las montañas como en el soplo del viento que surca el espacio. Entonces cada canción se va construyendo conceptualmente paso a paso para lograr ese clima. De esta manera “Amanecer” con su sonido sucio es una intensa carta de presentación para el grupo, ligándolos en sonido a propuestas locales como Sick Porky o Buffalo. “Maeses” y “La Montaña” proponen construir un espacio donde lo místico y  la idea de una experiencia transformadora tienen un protagonismo crucial. Ligados a esto último “Kutral” y “Asamblea” son dos de los puntos más altos del disco principalmente porque la primera interactúa con el viento transformándolo casi en un elemento más de la música, mientras que la segunda propone una experiencia mística y paranormal que está lo suficientemente bien relatada como para causar incertidumbre e intriga. “Viento Norte” es una larga épica canción que cierra el disco y deja la sensación que los baguales han logrado su objetivo: transformar el desierto stoner en las montañas y el viento chileno. Para destacar la gráfica del disco con una serie de ilustraciones psicodélicas y contemporáneas, muy bien orientadas a lo que buscan contar las canciones. Buen logro 

Dixie Goat “Even the Demons have Demons”. Plexstudios.  

Bar, amigos y rock and roll

En las cuatro canciones que ocupan este discos los D.G. apuestan a transformarse en una banda de esas que podrían llegar a un bar, enchufar los equipos y simplemente tocar. Con todas las canciones cantadas en inglés y bien pronunciadas lo que instantáneamente los relaciona con propuestas internacionales, las referencias abundan. Mientras que “Stone Cold” tiene una voz rasposa y recuerda a los Truckfighters más cancioneros, “No Medication” tiene un aire a Zakk Wylde más que interesante. “Capricorn 28” cierra el disco con un audio de película de clase B y algún aire grunge. En definitiva aunque resulte raro escuchar a una banda chilena cantar en inglés, pueden competir con cualquier banda stoner en el más amplio sentido del género pero también con lo bueno y bueno que implica. Recomendamos abrirse unas cervezas con amigos mientras suenan. Serán un soundtrack excelente.

Demonauta “Tierra del Fuego”.  Planetario Recs. 2016.

El verdadero Fuzz chileno

Sostenida en una atractiva apuesta gráfica que los relaciona por partes al espacio exterior y a las culturas originarias, la propuesta de los Demonauta tranquilamente podría dividirse en tres maneras de encarar lo musical que conviven sin problemas, siempre dentro de un sonido general que recuerda mucho a los extintos suecos de Astroqueen  y que los emparenta a los también suecos Truckfighters. “Into the darkness” propone un riff bien gordo que se clava en el cerebro construyendo un muro de distorsión y acoples en donde los chilenos eligen cantar en inglés presumiblemente para expandir barreras idiomáticas. “Sahara Trip” también supone esto, pero aquí no hay voces. Un bajo trepidante e hiper distorsionado junto a una guitarra espesa que lo abarca todo, crean un clima más que interesante sostenido en la intensa marcha de la canción en uno de los puntos más altos del disco que  sin embargo, termina de ganar en atractivo  cuando el trío elige cantar su fuzz rock en castellano. En este contexto resaltan “Del vendaval” gracias a una letra mística – religiosa  que mantiene su intensidad gracias a un bajo que parece bucear por las profundidades del mar y fundamentalmente  “Venas de la tierra” que resulta  original y rockera por ser cantada en español. Hipnótica, mántrica y  épica por partes iguales da la pauta de que el camino relacionado a las tres  maneras con las que interactúa el trío (la de cantar en inglés, la instrumental y la de cantar en español) debe seguir la última de las rutas. El canto ancestral te puede llevar muy lejos de aquí se repite una y otra vez en la canción. Ojalá que ellos mismos sigan su mantra y se dejen llevar por canciones como estas. 

Jesusto “Little Jar Of Satisfactions”

En las alas de Alicia.

En las siete canciones de “Little Jar…” se nota la admiración por el grunge y en especial por Alice In Chains sin por eso caer en el robo descarado. Entonces aparecen todas las referencias que tan bien mezcló la banda de Cantrell en los noventas pero con un enfoque propio de lo contemporáneo. De esta manera “Blinding greys” propone mirar la vida en grises, “Ego trip” comienza con una percusión sutil y culmina con un viaje ganchero algo que se potencia en “Proto frog” una canción bien psicodélica donde la búsqueda percusiva tiene un rol fundamental para llevar la escucha hacia otra dimensión.  En este contexto mezclando las claras referencias al Alice in Chains más melódico con algún riff a lo QOTSA pero más gritado y desprolijo los Jesusto cierran un buen disco en el que todo están muy claro. Desde la ácida tapa hasta la melancólica versión de “When I die” del quilombreo GG Allin tienen sentido y dan la pauta de que la idea de emular las influencias al menos por ahora, tiene buen resultado. Veremos para donde deriva.

La Jack “Hombre de Fuego” Jack&Roll Records. 2015.

Una banda de rock

Lo de La Jack no es para nada complejo y eso es bueno. Su objetivo es tocar un Rock and Roll bien melódico y ganchero donde el objetivo principalmente es divertirse en el amplio sentido de la palabra. Bien amplios en cuanto a estilos,  los muchachos no le tienen miedo a hacer canciones que remitan al doom más sabbathico como “Neurosis”, sonar punks en otras y ser una banda de stoner rock en el resto. Mezclando referencias a la vida cotidiana en vena de sus compatriotas Hielo Negro, la gran virtud es que resultan honestos y creíbles en canciones como “Andar” en donde uno puede imaginarse a los muchachos recorriendo las calles donde nacieron. Son una banda de rock y se nota. Esa es su gran virtud.

Mandäla “Densa Espiral”. Edición propia. 2014.

Tomando riesgos

"Esta obra comprende el proceso de autoconocimiento a través de la densa espiral, que a su vez representa los condicionamientos y paradigmas que el sistema instauró en nuestras conciencias” dicen los muchacho de Mandäla en la versión digital del disco. Lo cierto es que a lo largo de las siete canciones, la propuesta que además en su versión física cita al I Ching, busca comunicar cierto encuentro espiritual que se va materializando de manera distintas maneras en las canciones. En este sentido un fraseo vocal bien particular, a veces bien melódico y a veces susurrado, abre la puerta a que las canciones vayan tomando distintas e interesantes formas sonoras. Para destacar “Negra” con una cita a Alice In Chains pero con identidad propia y “Vuelve” principalmente porque es capaz de construir un aire épico en medio de la cacofonía sonora. Buen disco para los que gustan de propuestas alternativas y arriesgadas.