Los ojos de la realidad.

Crónicas | Bandera de Niebla+MOFA
Los ojos de la realidad.
Texto: Germán Fernandez. Edición: Carlos Noro | Fotos: Seba Delacruz

Bandera de Niebla saldó su deuda con presentar oficialmente su primer larga duración “Panel Óptico” en Uniclub.

Pasadas las 20:30 hs. largaron  los chicos de MOFA, en principio ante un Uniclub con poca gente. Sus veinte años pisando escenarios les ha dado la experiencia necesaria para  sonar limpios y claros en el contexto de un estilo musical,  que mezcla el  Emo y  el rock alternativo. Cabe aclarar que cuando decimos Emo, nos referimos al sonido de bandas de comienzos de los '90  como Texas is the Reason, Samiam, Sunny Day Real Estate entre otras,  y no al término Emo usado peyorativamente desde hace varios años, para clasificar a los púberes vestidos de negro y  con flequillo tapando la cara. A medida que pasaban las canciones, el recinto comenzaba a llenarse y MOFA calentaba el ambiente con su repertorio de canciones muy aplaudidas. Algo llamativo de MOFA es que su cantante Sebastian Saire,  que canta en castellano y con letras que se entienden a la perfección, en contraste con la mayoría de bandas que tocan este tipo de música y que eligen cantar en inglés. Buen show y fundamentalmente, distinto. Un acierto haberlos invitado-

Si bien Bandera de Niebla viene cosechando cada vez más seguidores y  tocando más seguido en lo que va de este 2016 , quedaba pendiente la presentación oficial de Panel Óptico, lanzado este año con una muy buena recepción. Ya habían sacado dos EPs bien cortos y concisos para dejar a la gente ansiosa a la espera del larga duración.

Desde que apareció Bandera de Niebla en el circuito musical hubo mucha expectativa, porque venían apoyados por las mística  de las bandas en las que los integrantes habían tocado y tocan actualmente: Adrián Outeda (ex No Demuestra Interés, Satan Dealers) en voz,  Hernán Espejo (ex Vrede y Dragonaudta, ahora Compañero AsmaEl Siempreterno) en guitarras, Ignacio Brizuela (ex Catarsis y Fantasmagoria) en batería y  Martín Méndez, (Dragonauta) en bajo.

Hacia las 21:30 hs. con un UNICLUB completo y listo, Bandera de Niebla arrancó con los primeros cuatro temas del disco en cuestión para dejar sin respiro a la audiencia. Si bien el sonido de la banda  tiene tintes de crossover y cosas de heavy clásico, lo suyo es un hardcore rápido de palo y a la bolsa de bandas californianas de los '80,  como los Circle Jerks, Bad Brains  o el primer Black Flag.  Es muy destacable que nunca pierden la precisión musical,  a pesar del tempo acelerado en el que tocan. La batería de Ignacio Brizuela es el motor propulsor que no para, marcado por el bajo de Martín Méndez  mientras que la guitarra de Hernán Espejo es lo que termina de definir el sonido. La voz de Adrián Outeda  tiene distintos matices, que van desde los gritos agudos hasta algunos tonos más graves casi hablados.  Es esto lo que da un tinte  peculiar a todo el combo sonoro.

Más tarde mecharon  con canciones de ambos EPs y cuando llegó el turno de la canción  con  más reminiscencias a Hermética "El Trueno y el Relámpago", estalló el pogo.  Siguieron al hilo "El Filo", "El Terror en sus Ojos", "El Frío Camino del Rey" y el cover de Riff "Días Buenos y Malos". Ya hacia la mitad del show, Adrián comenzó a presentar algunos temas y a dejarnos entrever de qué van algunas de sus letras.

Entre bloques de canciones, Hernán Espejo alternaba entre sus guitarras. Esto sirvió para darnos un respiro y procesar lo que estábamos viendo. Le siguieron más canciones de toda la breve pero intensa discografía como "Limite", "Cosecha Cerebral" y "Capitán de mi Naufragio". Sin darnos cuenta llegamos al final del show en un frenesí sin anestesia. Adrián dijo que ya se habían acabaron las canciones por tocar y  nos  anunció el final con el cover de Barón Rojo "Resistiré".

 Se fueron, pero volvieron para repetir dos temas: "Circuito Eléctrico en la sien"  y "El Trueno y el Relámpago" que ya forman parte de los clásicos.

Bandera de Niebla no intenta seguir ni resurgir ninguna moda musical, como tal vez lo fue el Buenos Aires Hardcore hace más de veinte años atrás. Seguramente esto recién comienza y con la amplia gama de la paleta sonora con la que cuentan, habrá mucho más ruido para rato.

Saldada la deuda de la presentación del disco, ya estamos pidiendo el próximo prometido para dentro de un corto plazo.

, , , , , , ,