Más sabe el diablo por viejo

Reseñas | Saxon. Battering Ram (UDR Music, 2015). Icarus 2016.
Más sabe el diablo por viejo
Texto: Sebastián Lanzillotta

En la vena de su predecesor Sacrifice, el vigésimo primer trabajo de estudio de los ingleses se posiciona como de lo mejorcito de sus filas en el nuevo milenio. Con una portada que hace referencia a una historia de Inglaterra que data de más de 200 años (la leyenda folclórica de Las Huellas del Diablo), Byford y los suyos están de vuelta para marcarnos el camino del metal.

Saxon son unos de los más aventajados e injustamente ¿subvalorados? hijos de la sublime NWOBHM. De ellos es uno de los mejores debuts que he tenido el honor de escuchar a mis escasos 11 años, su homónimo de 1979. Algunos creen que Wheels of steel es su obra magna y algunos tantos que Power & the glory fue algo más que el canto del cisne, pero la fama propiamente dicha se la llevaron otras agrupaciones.

   Escuchando Battering Ram es inevitable disfrutar como un pre-adolescente, porque han vuelto con toda la dignidad del planeta. No vamos a decir que la placa se aproxima a sus momentos más álgidos, pero si bien no llega al maravilloso nivel mostrado en sus años dorados, en cuanto a producción y sonido nos hace tomar un vuelo directo a la génesis de los 80.

   Acá todo es contundente y compacto. Para ostentar que siguen en forma ahí están el vigoroso “The devil’s footprint” y “Queen of hearts”, un temazo que bien podría haberse incluido en su primer larga duración. “Stand your ground” te abraza hasta que digas sí, te quiero más que a todas las otras. Es que el eje del álbum pertenece a una banda en su plenitud instrumental, pero sin lugar a dudas, lo más destacable es que, junto a esa base fenomenal a cargo de Nibbs Carter y Nigel Glockler, nos topamos con un dueto de violas extraordinario de la mano de Paul Quinn y Doug Scarratt. ¡Tremendos!

   Ahora sí, llegó el turno de él. Démosle bendiciones al gran Biff Byford por seguir al pie del cañón y ser el verdadero culpable de que sigamos disfrutando de los británicos. El veterano sigue impecable en su registro, manteniendo esa madera de líder que no precisa oír a los demás para saberse vencedor. Battering ram es el ejemplo ideal para demostrarle a los escépticos la grandeza que aún conserva el heavy metal en nuestros días. Estoy convencido.