Vuelve el B.A. Rock: “Los espirítus y las miradas de Spinetta y Pappo estarán presentes”.

Güacho “Vol. III La Persistencia de la Memoria”. Tomas del Mar Muerto. 2017
Vintage Caravan + Audión + Picaporters
Entrevistas
Vuelve el B.A. Rock: “Los espirítus y las miradas de Spinetta y Pappo estarán presentes”.
Texto: Carlo Noro

Para muchos que nacimos en los últimos años de la dictadura o en los primeros años de la democracia el B.A.Rock fue una manera de ver en acción algunas de las bandas más identificables de los setentas y principios de los ochentas y además una especie de mito fundacional del rock argentino en su definición más amplia. Lo cierto es que el festival tuvo cuatro ediciones. Las dos primeras fueron en 1970 y 1971 en el Velódromo de la ciudad de Buenos Aires, situado en Palermo; un año más tarde, en lo que era el predio originario Malvinas Argentinas en La Paternal se llevó a cabo la tercera. La cuarta, tuvo lugar en las canchas de rugby del Club Obras Sanitarias en 1982. Por allí pasaron un abanico de artistas ecléctico y considerable: Almendra, Sui Generis, Manal, Vox Dei, Pappo's Blues, León Gieco, Alejandro Lerner, Riff, La Torre, Los Abuelos de la Nada, V8, Los encargados y muchos otros que mirándolos desde la actualidad son parte (a veces relevante y otras no tanto) de la historia de la música argentina. En este 2017, nuestro entrevistado Daniel Ripoll junto a un equipo de producción Sergio Saavedra, Fernando Vecchio, Ignacio Rodríguez y Alejandro Pont Lezica propone reeditar aquel festival con un espirítu contemporáneo, incluso abriendo el juego a que se sumen bandas de otros países “La propuesta de B.A.ROCK es el rock español como reafirmación e la identidad. Pero no somos sectarios. Es más nos gustan las músicas con espíritu de cambio y vanguardia de todas las latitudes sostenidas desde el rock, desde esta música planetaria. B.A.ROCK siempre tuvo artistas de otros países. Y probablemente volvamos a tenerlos. Habrá sorpresas”, se anima a afirmar enigmáticamente sobre el nivel de apertura que tendrá el festival.“Tanto El Flaco como Pappo siempre tocaron en B.A.ROCK. Creyeron en nuestra propuesta de arte sostenible. Ambos espíritus, ambas miradas de la música estarán presentes. Y ellos también, no lo dudo” continúa al mencionar dos de aquellos que varios extrañamos. En concreto el Festival se hará (aunque todo está por confirmarse) a lo largo de cuatro días durante el mes de Octubre en el Estadio cubierto Malvinas Argentinas y en escenarios que rodean al Estadio al aire libre. No hay una grilla oficial confirmada pero se sabe que participarán bandas y solistas argentinos de los años fundacionales, de la generación presente y de las nuevas camadas. La idea es integrar a todos.

La vanguardia, por lo general, es la bandera de los jóvenes. De los que circunstancialmente son jóvenes. En los setenta, los más jóvenes, los Spinetta, los Charly, los Gieco, tenían menos de 25 años. Eran vanguardia por eso pero además fueron vanguardia porque crearon con lo nuevo, construyeron futuro en su momento e instalaron una cultura que persistió por generaciones” son las palabras que elige Ripoll a la hora de pensar qué era lo que congregaba simbólicamente a los que participaron de las cuatro ediciones anteriores de un festival que siempre tuvo lugar en contextos políticos dictatoriales, por lo que esta será la primera vez que un conjunto de artistas muestren lo suyo en democracia. “Que sea el primer B.A.ROCK en democracia habla de los buenos tiempos que vive la república. Será bueno también ver cuáles son las propuestas de pensamiento y vanguardia que surgirán de las ideas, de las músicas y de las líricas. Eso es apasionante”, dice frente a esto Ripoll, empezando a plantear una posible relación directa entre las anteriores ediciones y la que se viene, mientras abre el juego a recordar la historia con un ojo en el presente.

La última edición del B.A.Rock en 1982 no puede pensarse sin el contexto histórico que la rodeaba. Por un lado el final y las esquirlas la horrenda guerra de Malvinas, por el otro una dictadura que ya empezaba a mostrar en vano los últimos esfuerzos por continuar en el poder. En ese contexto ya la música argentina comenzaba a recibir la influencia novedosa de ciertas tendencias musicales extranjeras, lo que en muchos casos no era bien recibido por un público acostumbrados a propuestas más folk, acústicas y como mucho sinfónicas. En aquella edición la propuesta tecno de Los Encargados (banda liderada por Daniel Melero) y el proto thrash de V8 con Iorio, Zamarbide, Civile y Rowek sufrieron los embates de un público excesivamente intolerante con los distinto y seguramente educado en un contexto represivo que daba herramientas para ser hostil con las nuevas tendencias. “Siempre hay tendencias. Aún en las propuestas revolucionarias. El público de B.A.ROCK ha sido siempre eso: público, con gustos y pero también con opiniones. No somos ni son complacientes. A diferencia de otros festivales sólo con un concepto promocional y con un público que juega el rol de cliente”, se juega a afirmar Ripoll cuando le preguntamos si podría haber una reacción así hacia alguna banda de las que va a participar de esta edición. En este sentido se anima a mencionar que al menos desde los papeles la propuesta es abrir la posibilidad a que los participantes puedan aportar ideas nuevas y originales, más allá de subirse al escenario “Los músicos tienen libertad creativa. Por una simple razón: este es un festival que respeta a los músicos, a los creadores. La producción es secundaria. Los artistas son ellos. De ellos depende. Nosotros tenemos que hacer buenas propuestas y buenas plataformas para que las naves de la creatividad partan hacia el universo de la imaginación” define poéticamente algo que se complementa concretamente con lo que se espera desde el punto de vista técnico. “Por un lado estamos proyectando la EXPERIENCIA B.A.ROCK, una serie de actividades que incluye seminarios, propuestas académicas modernas, galería de arte y actividades relacionadas con las artes visuales” y por el otro seguramente habrá un registro fílmico del festival, algo que seguramente quedará en la historia repitiendo algo de aquellas ediciones anteriores “Aún no sabemos si será una película en si formato habitual, una serie capitulada o varias programaciones para ser sostenidas en los nuevos soportes. Lo primero que haremos es un registro fílmico. Y de allí partirán los diversos mix. En esto también queremos estar a la vanguardia” cuenta Daniel. Habrá que ver qué sucede.