Blues Local

Reseñas | BIEN AL SUR HISTORIA DEL BLUES EN LA ARGENTINA por GRATZER, GABRIEL, SASSONE, MARTIN. Editorial Gourmet Musical.
Blues Local
Texto: Carlos Noro

A simple vista, imaginar la posibilidad de historiar cualquier género musical, parece ser una tarea tan difícil como apasionante principalmente porque delimitar el objeto de estudio en sí, exige una ardua tarea de selección. La gran pregunta es qué incluir y qué dejar afuera de todo lo que ha sucedido. En ese espacio de decisión parece estar instalado este Bien al Sur: Historia del Blues en Argentina, una obra con un título y una gráfica de tapa que se destacan por su honestidad: efectivamente lo que uno lee a lo largo de las páginas es una historia pormenorizada de lo que fue el blues en la argentina desde adentro principalmente porque los autores Gabriel Grätzer y Martín Sassone corren con la ventaja de ser participes activos del género desde el punto de vista musical (el primero) y periodístico (el segundo) lo que define con claridad el tono de cada capítulo, construyendo una narración donde los datos históricos bien concretos y anécdotas siempre precisas se entremezclan con las fuentes periodísticas con tanta fluidez que es difícil aburrirse con lo que se va relatando a lo largo de una obra que por sobre toda las cosas, elige mencionar una serie de datos que incluso para los fanáticos del estilo resultan sorpresivos.

La idea de transformación de un género con raíz y carácter folclórico es una de las cuestiones que atravieza con claridad cada una de las páginas del libro y en particular a la historia de la música negra en argentina. Entendiendo al blues como un género dinámico, con un cruce permanente con otras influencias y estilos los autores, sin dejar de mencionar ciertas ideas más puristas, se permiten mencionar cruces con otros géneros como el rock que han cimentado las estructuras de mucha de la música popular argentina que hoy escuchamos.

El recorrido va por décadas y también por personajes, desde los treinta donde se empezó a entender en que consistía el blues y como era su estructura, pasando por los setentas donde el blues luego de un largo proceso de influencias terminó por ser cantado en español y saludando al rock nacional, hasta los noventas donde el blues explota comercialmente, se multiplican las visitas internacionales y en palabras de los autores se descubre que hay muchas formas de tocar blues. Esta capacidad de detenerse en hechos y lugares de manera concreta y a la vez amena es el punto más alto y lo que atrapa del libro. Sin temor a exagerar, a lo largo de cada capítulo se respira un amor profundo por el género que contagia tanto que uno llegar al punto de querer incursionar en las escuchas y en las propuestas circulan: tal vez que el cierre de la obra sea una lista de los 50 discos esenciales del blues en argentina no es casual. Luego de haber recorrido sus páginas se torna imprescindible para seguir indagando y abriendo caminos.

En este sentido la obra se permite destacar sin temor a quienes construyeron la versión argentina de aquella música negra que tuvo su origen en los negro spirituals, las works songs y los hollers, que luego cruzó el océano para construir su versión inglesa y que finalmente recalo en argentina no sin antes saludar amistosamente al tango. Aquí también aparece la pequeña “polémica” sobre cual fue el primer blues argentino resultado de una terna entre “La estación”, primer canción que Pappo grabó en voces con Los Abuelos de la Nada, “No pibe” de Manal y “Necesito Saber” de Los Gatos Salvajes algo que no es casual si mensuramos la importancia que tendrían al menos los dos primeros a la hora de crear el primer blues hablado en castellano a nivel mundial.

Tal vez por eso es claro como a lo largo de los capítulos y también en la ilustración de la tapa la figura de Pappo toma particular fuerza principalemente por haber sido aquel que supo entender aquel rango dinámico del que hablabamos al principio, haciendo del blues su forma de vida. Uno no descubre nada al decir esto, pero sí se sorprende al leer su recorrido entremezclado con la história del género en argentina. Solo de esa manera se entiende la dimensión de un género crucial para entender la música popular y el rock en nuestro país. Una obra tanto para fanáticos como curiosos. Ambos saldrán satisfechos.