Alain Johannes: “La música puede continuar para siempre”.

Entrevistas
Alain Johannes: “La música puede continuar para siempre”.
Texto: Carlos Noro
Jue, 22/06/2017 - 21:00
The Roxy Live ?

Queens of the Stone Age, Them Crooked Vultures, Chris Cornell, Arctic Monkeys, Mark Lanegan, the Desert Sessions e incluso los inicios de los Red Hot Chili Peppers tienen un nombre en común, la figura del chileno Alain Johannes quien tocó, cantó o produjo estos artista mientras construía una interesante carrera con su banda Eleven (contemporánea de la explosión del grunge a principios de los noventas). Bienvenidos a un recorrido por la intensa vida de un artista que tiene mucho para decir.

Sos músico y también productor, me imagino que debe ser difícil distanciarse de lo que cada músico crea para brindar tu visión profesional ¿Qué tan cercano o alejado de lo que produce un músico tenés que estar para que tanto tu labor como productor como el resultado final del proceso sea lo mejor posible?

- Para mi producir es como ingresar a una banda o al mundo de un artista. Intento dejar mi visión particular de las cosas para mi música, por lo que me esfuerzo por dejar afuera del ambiente todo lo que no esté relacionado con la música que surge en cada trabajo puntual. Obviamente llego con mi experiencia particular pero podría decir que me transformo en un miembro del proyecto pero con una distancia no influenciada por el ego artístico. Tengo la suerte de haber vivido bastante tiempo y también de haber estado en toda clase de proyectos y manera de hacer las cosas. Cada experiencia es diferente.

¿De qué depende cada ambiente o experiencia que surge? Me imagino que uno puede imaginar un montón de cosas antes de empezar a trabajar con un artista y el resultado puede ser completamente distinto a eso imaginado.

Depende del temperamento de los músicos, del artista. A veces todo lo que tengo que crear es un ambiente de buena onda sin presión y a veces tengo que meterme directamente en la onda que el artista tiene en relación con su musa y creatividad. No hay dos proyectos donde se usan los mismos músculos, micros, amplis porque siempre todo esto que te cuento es completamente distinto. Finalmente el resultado es siempre servir la canción y para eso todos tienen que estar presentes y enganchados con lo que sucede. Si el artista o banda se sienten apoyados el el proceso y felices con el resultado y yo también voy a estarlo. Ese es el enfoque que trato de darle a todo el proceso.

Participaste en un montón de discos lo que hace que apriori tengas un montón de material para tocar en vivo ¿Cómo recostás todo ese material para hacer un set que refleje tu carrera? ¿O preferis tocar las canciones según tu estado de ánimo?

Hay varios temas que siempre toco. Mucho de Spark varias de Fragments. Un par de Desert Sessions. Ahora con mi trió con Cote y Felo Foncea en formato estilo Eleven, puedo tocar temas de varios discos de Eleven que no he tocado desde los 90’s. Es posible también incluir algo de Ten Commandos. Estoy diseñando el set ahora en mi mente y seria posible tocar dos horas y mas (risas). Tengo que elegir bien.

¿Cómo surge esta alianza con estos dos músicos? ¿Por qué los elegiste?

Creo que Natasha (Ndr. Schneider ex esposa y compañera de Alain en Eleven y en varios proyectos y fallecida en 2008) y yo conocimos a Cote y Dracma en 2000. Cote y Felo son como hermanos y tienen una entrega, talento, y entendimiento visceral de la musica. Para ellos es una lengua natal. Lo sienten en el alma y es una bendición poder compartir el escenario con ellos.

A esta altura me imagino que podés hacer una retrospectiva de todo lo que has hecho ¿En qué momentos te sentiste con el nivel más alto de inspiración? Si tuvieras que elegir tres canciones que te definan hoy en día, ¿Cuáles serían? ¿Por qué?

Uff bueno me imagino hay dos faces de inspiración que puedo recordar y son totalmente diferentes. Una seria cuando Natasha y yo nos sentábamos en la mañana antes de ir al estudio (o en nuestro propio estudia 11AD una vez que lo teníamos) y con la presión del ultimo momento antes de grabar el tema lo escribíamos. La energía era mas potente de esa forma. La idea era no pensar demasiado sino que estaba relacionada más al sentir al escuchar lo que estaba en el silencio y darle forma. Casi todas las letras las cantábamos leyendo el papel porque ¡recién estaban escritas! (risas).

Un segundo momento y con la misma onda fue lo que logramos Chris (Ndr. Cornell), Natasha y durante el registro de Euphoria Morning (Ndr. primer disco solista de CC). Ahora en vez de dualidad había una hidra con tres cabezas. Cada ángulo posible estaba presente.

 

Spark (Ndr. Primer disco solista de Alain) era un proceso totalmente diferente. Eso fue catártico, intenso. De alguna manera esta solo pero no totalmente porque sentía la presencia de Natasha en mi alma y en mi mente. No exagero si digo que casi escuchaba su voz como guía y que fue mi musa. Obviamente no estaba presente en los material pero si en otra forma. Sutilmente apareció en todo.

Elegiste ponerle al tour 111 ¿Qué significa para vos ese número?

1, 11, 111, 1111 son números que significan ser positivo para que los pensamientos se pueden convertir en realidad. Natasha y yo teníamos mucha conexión con esos números. Entoces dije 111 representa Felo, Cote y yo, tengo que usarlo.

Esta visita coincide con el estreno del documental Unfinished plan: the path of Alain Johannes” ¿Qué significa para vos que hayan hecho una película con tu vida?

Es una linda obra, difícil para mi. La vi una vez y llore bastante. Se siente el respeto y el amor que Fito entrego en la creación del documental. Me siento honorado obviamente y también al mismo tiempo me da energía para agregar capítulos y seguir lo que Natasha y yo empezamos. ¡A ver si logro la parte dos! (risas)

Chile siempre ha tenido un lugar importante en tu vida ¿Qué significa para vos volver cada tanto a tu país o visitar sudamérica?

Bueno desde 2010 cuando por fin regrese a Santiago teloneando a QOTSA y conocí por primera vez a mi papa Danny Chilean y mi familia Chilena (sic), gracias a Tío Peter (Ndr. Rock, cantante de origen austriaco pero virtualmente chileno), la parte fragmentada en mi alma por la ausencia y ese misterio empezó el proceso de sanación. Eso me ayudo a integrarme y a volver después de la muerte de Natasha. De verdad no puedo imaginar lo que hubiera pasado sin eso. Entonces tengo una gratitud infinita que el destino me haya regresado a donde empecé.

Para muchos músicos la música es una manera de sublimar aquello que les pasa ¿Qué ha sido la música para vos?

Para mi la música es el estado original. Mis primeras memorias son sonoras y cuando tío el Peter me puso la guitarra la sentí como una extensión de mi cuerpo que no sabías que me faltaba. Para Natasha era lo mismo, entonces cuando nos encontramos era como mirar en el espejo. Bueno de mi lado fui el que se encontró con la cara del espejo que contenía infinitamente más belleza (risas).

Siempre se te ve con un amuleto en el cuello ¿Qué significa para vos?

Ese me lo regalo mi mamá. Es una moneda o pieza bastante antigua que viene de Sicilia. Se supone que data del año 80 antes de cristo y sobrevive todavía. Para mi es el continuo del pasado al futuro. Creo firmemente que las imágenes en la moneda son míticas y me recuerdan que la música puede continuar para siempre. En definitiva es lo que intento lograr: una comunicación con el estado humano universal pero filtrado por mi experiencia individual. ¡Vamos que se puede! (risas).

Sabemos que tu relación con Chris Cornell era muy cercana ¿Qué fue lo más hermoso que aprendiste de él?

Todo lo que viví junto a él fue hermoso. Diría que aprender no es la palabra exacta, prefiero darle importancia al recordar y empezar a pensar en la inspiración que hoy me genera su presencia. La verdad no tengo palabras para describir lo que era. Lo considero un genio, un amigo con un alma pura y con una capacidad intelectual enorme. Era al mismo tiempo gracioso y humilde, geeneroso y travieso, misterioso y abierto. Todavía no lo puedo creer lo que sucedió, pero como Natasha ahora estará y seguirá muy adentro mío. Puedo cerrar mis ojos, respirar tranquilo y extender mi mano en la oscuridad.