De Ucrania con amor

Crónicas | Stoned Jesus + Ambassador + Mambonegro + Soldati
De Ucrania con amor
Texto: Sebastián Sánchez | Fotos: Jorge Sebastián Noro.

Cuando salir de gira por el mundo es un vicio, que mejor que refrescarse con un show sudaca en la querida Buenos Aires. Así parece que lo entendieron estos tres jinetes de un renovado stoner ucraniano que vinieron por segunda vez a nuestro país, a casi un año de haberse presentado por estos lares. Repitieron lugar, pero se vinieron con otro enfoque bajo el brazo, de modo que he aquí, una pequeña muestra de lo que se vivió.

Si lo que pudimos alcanzar a ver sirve de caso testigo, pues, y sin doble sentido, podríamos llamarla la noche de los tríos. Digo esto porque si bien nos perdimos la presentación de Ambassador, que parece que se traen entre manos un blues pesado y psicodélico que lamentamos no haber podido atestiguar, pudimos estar ahí para todo lo que siguió. Esto incluye, según nuestra secuencia de eventos, al primer trio de esta reseña, encarnado por Mambonegro, seguido por Soldati, la más reciente criatura de Sergio Chotsourian. Bien a tono con la temática de la noche, estas bandas supieron brindar shows crudos y directos, y en el caso particular de la última, pues tiene el evidente sello musical de su líder. Tiene ese gustito que recuerda a los momentos en los que Los Natas dejaban de lado las zapadas interminables para pasar a ser una maquina demoledora, con esa cabalgata de bajo y batería imparable, cuasi-thrasher y visceral. Con poco más de media hora de presentación para cada uno, alcanza para entender porque sigue habiendo variantes de stoner rock en nuestras tierras, pero que de algún modo han sabido incorporar elementos autóctonos al cóctel.

A las 21.40 puntuales, tuvimos la oportunidad de comenzar a probar el plato fuerte de la noche. Ante una convocatoria bastante interesante, los muchachos de Stoned Jesus salieron a escena para dar el puntapié inicial a una velada que tenía como objetivo tocar su anterior Seven Thunders Roar en su totalidad a modo de quinto aniversario, inclusive respetando el orden de los temas. Si también hacen stoner y algo de doom, si ya estuvieron de visita hace relativamente poco, y si sabíamos la lista de temas de antemano, ¿Dónde estaba la sorpresa?

Es simple, estos tres tipos tienen onda y carisma de sobra arriba de las tablas. Algo esencial, la cosa no está en el qué, sino en el cómo. Si quieren una enumeración no taxativa de elementos, tuvimos un sonido perfecto, sentido del humor, karaoke stoner (si, leyeron bien, y hay explicación), cambios de ritmo bien llevados, algo de doom, risas, comicidad entre banda y público y varias cosas más. El arranque obvio fue con “Stormy Monday”, y luego pasaron a “Bright like the Morning”. Fue para “Electric Mistress” que se dio esa broma de parte de Igor (voz y guitarra) para que el público lo acompañase en el estribillo de esa canción, dando así eso de tratarse de un karaoke. El ritmo continuó con “Indian”, para dar conclusión obvia a la primera parte del show con una impecable presentación de “I am the Mountain”. El bajista y el baterista saben brillar con sus instrumentos, y parece que los cambios de integrante no han hecho mella en la solidez de la banda.

Un breve descanso dio respiro a los presentes, y al poco tiempo, Stoned Jesus comenzaba a dar cierre a su show con el más antiguo y sabbathescoBlack Woods”, justo para pasar a “Here Come the Robots”, lo que pondría el clavo final a una construcción magistral. No hay más que decir, ojalá vengan muchas veces más, larga vida a Ucrania y por mucho más fumatas con Jesús.

, , , , , ,