Christian Van Lacke: “Componer es visitar otras galaxias”

Entrevistas | B.A.Rock
Christian Van Lacke: “Componer es visitar otras galaxias”
Texto: Carlos Noro | Fotos: Seba Delacruz

El inminente B.A.Rock tiene algunas joyitas, entre ellas la presencia de Christian Van Lacke, un músico con una historia más que interesante. Casi un trotamundos o un juglar , vivió en Venezuela y en España además de desarrollar una interesante carrera en Perú, donde además de ser parte de los legendarios Tarkus (allí tocó originalmente su padre) armó su propio proyecto,el trío de rock pesado psicodélico Tlön (inspirado libremente en el mundo ficticio creado por Borges) con bastante reconocimiento dentro de la prensa especializada. Lo interesante es que la cosa nos termina aquí, actualmente viene llevando a adelante un trío de rock pesado llamado Comeflor además de una carrera solista que le ha permitido grabar ¡17! discos que incluyen alianzas con una lista de músicos interminable. De la acústica, a la eléctrica, de sudamérica a argentina, siempre en defensa del rock argentino. Aquí su historia.

Claramente, en tu música, hay una idea de reivindicar los setentas lo que es bastante interesante teniendo en cuenta que hoy por hoy la idea de lo valvular y de los sonidos que remiten a esa época parece estar más aceptada ¿Cómo era para uno músico como vos tratar de transitar esta propuesta hace unos años?

Cuando empezamos con Tlön había poco y nada similar en Sudamérica. Era un artefacto bastante difícil para que los reciba la gente. Toda esta movida de la que hablás era completamente incomprendida. Tal vez Los Natas hacían algo parecido pero no había una movida de re descubrir el rock argentino. en el estricto significado del término. En Perú había rock pesado local pero mi idea fue desde un principio fue hacer rock argentino con cierta estética musical y visual que acompañe y tenga que ver con eso. Eramos como unos nuevos hippies tratando de resucitar una época donde la música era mejor (risas). Lo loco es que sigo pensando lo mismo, que esa música era mejor aunque haya cambiado la manera de tocar o componer. De alguna manera nosotros siempre hicimos rock pesado en el caso de Tortuga, Tlön y Comeflor siguiendo esta lógica, luego en mi lado solista aparece una cosa más melódica pero siempre remitiendo a lo mismo.

Algo que seguramente remite al rock nacional de los setentas es la idea de armar colectivos musicales. ¿Cómo aparece esta idea?

Enriquece un montón mi música hacer combos musicales y humanos pero también permite que se conozcan entre sí, que toquen juntos y que acontezca más música. Siento que tengo buenos aliados. Me gusta convocar a gente de diferentes esferas y que sean muy musicales, lo loco es que en definitiva terminan siendo mis amigos. Eso me genera mucha satisfacción y mucha alegría tanto por mi como por los demás porque ellos también terminan tocando entre ellos. Al final la música gana porque son gente con la misma frecuencia de solidaridad. Tal vez me llamen hippie pero creo que en esos valores.

¿Qué importancia tiene para vos escuchar rock argentino?

Yo escucho noventa y cinco por ciento rock argentino y el cinco por ciento se lo dejo al resto quiero que mi música suene a rock argentino. Esto siempre me salió así. Alguno podrá decir que el origen es extranjero pero se equivocan, a esta altura la música está depurada, está pasada por gente que tiene una sensibilidad acá. Tal vez haber vivido tanto tiempo afuera me hizo exagerar esta defensa.

¿En este contexo que te genera tocar en el B.A Rock?

Como buen rockero nacional y por haber heredado los VHS del “B.A.Rock” y “Hasta que se ponga el sol!”, que vi un millón de veces porque además de encantarme era lo único que había, un poco esto es mi ADN. Siempre pensé en que la posibilidad de tocar en una nueva edición. Es más me pasa que por momentos pienso “hubiese matado por haber nacido veinte años antes” pero es mejor así. Está muy bueno ir a contracorriente ahora. Se suele decir que lo que antes generaba la buena música era el contexto social, el enfrentarse al sistema y eso se ha perdido. Eso no se perdió, es más ahora hay que luchar el doble en una marea gigantesca que es internet. El resultado es el facilismo, la inmediatez. Contra eso lucho musicalmente.

¿Qué aporta el festival a la escena actual?

Lo positivo es que casi todas son bandas argentinas. Tal vez me hubiera gustado que aparezcan bandas que vengan del under o que hayan salido del under porque ahí está lo más revolucionario e imaginativo como por ejemplo Los Espirítus u otras como Pasajero Luminoso, Gualicho Turbio, Ambassador, Las Sombras o Knei. Eso me hubiera gustado pero no depende de nosotros lamentablemente. Igualmente está bueno que esto suceda.

¿Cómo vas a encarar la presentación?

Un poco mi idea es respetar el formato de trío pesado porque me parece que eso es lo que falta en el festival.Va a haber varios invitados como Jorge Durietz (Pedro y Pablo) con el que vamos a hacer un tema de su banda histórica y Adrian Bar (Orions Bethoven,Orions), Zelmar Garin (Gualicho Turbio),Yumbel Marassi (Revolución Sinestesia de El Bolsón), Walo Andreo Carrillo (Baterista de Tlön) y Barbara Aguirre con los que vamos a hacer al final un tema nuevo mío solista. La base estable que me acompañará todo el set será Pepo Limeres (Pasajero Luminoso),Marcos Rocca y Dano Digon con quien haremos canciones de Comeflor.

Yendo un poco a tus canciones siempre parece que hay una tensión simbólica entre lo eléctrico y lo acústico ¿Cómo manejas eso?

Yo compongo todo con la guitarra de palo (sic). Es como la vieja guardia del rock, la idea es encontrar matices que sea como un paisaje. Me cansa un disco todo plano, pesado, siempre arriba. Me gusta que suba y que baje. Cuando compongo una canción, yo no me imagino tocando con una banda, es más en el momento de la creación me imagino flotando en el espacio. Ensamblarlo es más tierra, componer es visitar otras galaxias. La canción sale con una melodía y luego se transforma.

¿Y en vivo donde sentís esta libertad?

Por ejemplo la parte de los solos es libre. Jamás toco dos temas iguales. Sino me aburriría. Quiero crear en todo momento, lo que mas me gusta crear.

Estás por lanzar un disco denominado Comeflor encuentro ¿Qué tienen en común?

Musicalmente son mis temas. Más allá de las diferencias lógicas ya habíamos una fecha de Tlön y Comeflor en Perú, que estuvo buenísima que terminó con nuevos temas de Tlön. Ahí como me suele suceder los músicos se conocieron y se hicieron amigos. Entonces es una gran metáfora del encuentro.

 

, , , ,