Gene Simmons en Vivo: Amor Kissero

Crónicas
Gene Simmons en Vivo: Amor Kissero
Texto: Carlo Noro | Fotos: Jorge Sebastián Noro

Gene Simmons y su banda nos dejaron con ganas de más...

Las expectativas de la primer visita de Gene Simmons solista a la argentina fueron claramente de mayor a menor. Comenzaron altas (con la elección de un Estadio de Malvinas como escenario) y terminaron en un Groove bastante lleno pero no colmado. El momento económico del país, el precio de las entradas o simplemente la química irreproducible de todos los Kiss juntos; tal vez sean razones válidas para que esto haya sucedido; lo cierto es que la primer visita del lengua larga en solitario tuvo un escenario modesto sin toda la parafernalia a la que nos tiene acostumbrado. Solo él y su banda llamada “Thee Rock ‘N’ Roll Residence”(los guitarristas Phil Souse, Ryan Cook y Jeremy Asbrock junto al baterista Jarred Pope) que además de ser un grupo que realiza tributo al rock de los setentas, suele ser la local band de los cruceros más rockeros como el que organiza Kiss.

 

Con un público con un rango de edad pocas veces visto, pero típico de los recitales de Kiss (gente peinando canas, adolescentes y muchos niños) desde el principio el objetivo fue reproducir el slogan Kissero de “You Wanted the Best, You Got The Best”, lo que evidentemente para Gene es dedicar todo el show a realizar canciones de Kiss dejando de lado todos sus intentos solistas y algunas versiones de otros artistas que había hecho a lo largo de la gira. En este punto, el show no tuvo riesgos y se desarrolló en una zona de confort demasiado evidente. Seguramente el fan Kissero disfruta una versión de “Deuce” tan contundente como la que arrancó el show o grita como loco en “Shout it Out Loud”, pero internamente espera otras canciones del repertorio de los enmascarados que seguramente harían lagrimear a más de uno.

Dentro de esas canciones poco frecuente dentro de los set de Kiss pudieron ubicarse “Plaster Caster” (como olvidar el comienzo del glorioso Mtv Unplugged), la intensa “Domino” (del genial Revenge) o la genial “Charisma” del muy querido para los fans argentinos “Dynasty”. En esos momentos el show subió en intensidad y emotividad principalmente porque Gene se mostró cercano al público y de buen humor junto a una banda que supo como interpretar las canciones con maestría (repartiéndose punteos, solos y momentos de lucimiento).

La buena onda de Gene y su algo exagerada demagogia (hablando en español, diciendo que le gustaba la comida argentina, que somos los mejores, etc.) se convirtió en cercanía cuando en “Do You Love Me” (cantada por el resto de la banda) invitó a un grupo de chicas que pudieron bailar y sacarse fotos con él en un momento que podría tranquilamente no haber estado y ser reemplazado por versiones pesadas de canciones de Kiss como las logradas con “Parasite”, “War Machine” y “Watching You”, lo cierto es que esos momentos sirvieron para estirar un show que, cuando nos dimos cuenta, ya tenía a la gente de nuevo sobre el escenario con “Rock and Roll All Night” sonado. Sin bises, con una hora de show y sin saludar demasiado, Gene Simmons dejó el escenario. Miradas sorprendidas y la sensación show divertido pero con gusto a poco.

 

La primer visita de Gene Simmons a la argentina dejó un par de cosa claras. Por un lado para el bajista es imposible pensarse sin las canciones de Kiss, que en definitiva son suyas pero que suenan raras si pensamos la idea de hacer covers de uno mismo, por el otro verlo de cerca y en un escenario más chico es una oportunidad única. La gran noticia es que su voz y su labor como bajista lucieron en gran forma. Con cinco canciones más se hubiera ganado el aplauso unánime. Esta vez él mismo no quiso llevarse todas las palmas

, , , , ,