Pez: "Cuando tomás una posición, siempre va a haber gente a favor o en contra"

Entrevistas
Pez: "Cuando tomás una posición, siempre va a haber gente a favor o en contra"
Texto: Carlos Noro y Ale Do Carmo | Fotos: Seba Delacruz

Entre humo, risas y Miguel Mateos (¡!); Pez (encarnados en Ariel “Minimal” Sanzo, Fósforo García, Juan Ravioli y el sonidista Mauro Taranto) nos dio la bienvenida a su sala de ensayo en el barrio de Flores para charlar sobre el flamante Pelea al Horror, la realidad social, la escena rockera y el próximo show del 11/11 en Vorterix.

¿En qué momento se sacaron el chip de Rock Nacional y se pusieron el de Pelea al Horror con ese concepto tan concreto?

Ariel Minimal: Nos sacamos el chip de Rock Nacional al toque. No sé si hubo un momento puntual donde empezamos a armar el disco. Pelea Al Horror, si bien para nosotros quedó bastante redondo, no deja de ser un rejunte de canciones. Los discos tienen su propia historia. Se van agrupando de modo azaroso a las canciones y terminan quedando en cada disco, pero no deja de ser “la colección de canciones del 2017” de Pez. Lo mismo que viene pasando hace 25 años . Lo que divide a cada grupo de canciones es la edición de un disco a otro

Pero el disco tiene un concepto muy preciso, con una tapa muy elocuente…

AM: Ya desde la tapa, Rock Nacional hablaba también sobre la situación que se avizoraba. Las canciones que salieron después ya salieron con esas letras. Parece una estupidez pero es real: yo no pienso de que voy a hablar cuando empiezo una letra. Me pongo a escribir de repente. No es que craneo y digo: “el próximo disco va a ser más de protesta, después voy a hacer uno místico, me hago el loco” Hago lo que pinta, lo que me sale.

El título “Pelea al Horror” es bastante contundente y el tema del título dice “no podemos entregarnos sin bancar la posición, es difícil se hace duro, pero impera darle pelea al horror”. ¿Cuál sería ese horror y esa posición que ustedes toman?

AM: el tema es amplio y hablo siempre de horrores diversos e incluso horrores propios. La canción tiene mil lecturas como cualquier canción y cierra en el que lo escucha. Tranquilamente podría estar hablando sobre los derechos adquiridos durante la década pasada que están siendo avasallados. También me hago cargo de esa acepción. Pero puede ser mucho más amplio. No soy Copani como para escribir algo puntual (Risas) El “bancar la posición” es decir: “Loco, estábamos acá, ¿por qué ahora estamos acá? ¿Qué pasó?” Si se lee así, me hago cargo de eso .

Pensando también en la tapa de Rock Nacional que mencionabas, ahí estaba esa idea de protesta reprimiéndose, y como eso se transformó en el horror. Y ahora la pregunta parece ser como salir del horror…

AM: ¡Ese es el próximo disco! “Saliendo del horror”

Fósforo García: Se podría llamar “Aun más inmersos en la mierda”. Un disco industrial (Risas) Pasa en todos los discos, que son como documentales de los distintos momentos que pasaron. Pero para el próximo disco no te sabría decir cómo vamos a estar

AM: Nosotros ya estamos laburando en canciones, pero no hay letras todavía. La letra es algo que pasa en un lapso corto de tiempo antes de grabar un disco y que termina definiendo lo que vos vas diciendo. Nos lleva mucho más tiempo el laburo musical que hacemos sobre la canción, que la letra en sí que es como más vomitiva …

Una escritura más automática, no hay un proceso de trabajar la letra hasta encontrar la versión definitiva

AM: No la reveo, no hay tachaduras, porque nunca me terminé de hacer cargo de la situación de escritor. Me interesa siempre el primer intento. Ya después si empezás a corregir terminás censurándote o pensando demasiado lo que estás diciendo. Me interesa más decir.

Tenemos acá la tapa del disco que es elocuente: un corazón lleno de golpes y cicatrices pero sin embargo desafiante. Y esa actitud tiene consecuencias. ¿Les pasó que cierta parte de su público no estuviese de acuerdo con ese mensaje?

FG: Nunca tuvimos demasiado en cuenta al público. Más bien somos medio garcas con eso. (Risas) Nunca pensamos en el otro para hacer lo que estamos haciendo. Esa es una consecuencia más de la forma de manejarnos que tuvimos siempre. Si hay alguno que se raya, es un problema que no es nuestro.

AM: Cuando tomas una posición siempre va a haber gente que va a estar en otra posición. Si estas en el aire y nunca decís nada, sos un gran misterio. Pero cuando te definís de algún modo va a haber gente que va a estar a favor o va a estar en contra. Es así

Pasando a lo musical, ¿que nos pueden contar del sonido que buscaron en el disco?

Juan Ravioli: Se fue dando naturalmente, por las circunstancias del estudio de grabación y las canciones que había, sin una búsqueda definida. Me parece que la música que estábamos escuchando nos hizo sugerir lo que nos salía hacer.

¿Y cuáles eran esos discos?

JR: Dream Police de Cheap Trick se lo hicimos escuchar al técnico. Y algo de Todd Rundgren

¿Y que encontraron desde el punto de vista sonoro en esa música?

AM: Siempre esta bueno escuchar música que no escuché antes para después incorporarla. Como Rundgren, que era alguien sobre el cual leía en la Pelo pero nunca le escuché una puta canción. Y de repente me di cuenta y que tiene como 30 discos y tenés toda una historia para escuchar.

JR: Por ejemplo en el disco, todo el arreglo coral tiene que ver con Rundgren y las guitarras con Dream Police, que se las mostré al técnico. Son indicadores, no es que vas a lograr un audio parecido.

FG: Es un sonido clásico. No hay nada en particular Es rock clásico

AM: Es como la banda suena en la sala. Siempre fuimos así. Lo que tratamos de perfeccionar es el modo de registrar y mostrar lo que hace la banda adentro de la sala. Nunca tuvimos otra búsqueda más que lograr que todo suene bien lo que nosotros tocamos acá en la sala. Es muy parecido a lo que tocamos nosotros en vivo. No tiene sobregrabaciones, ni 40 guitarras. Es muy parecido a lo que tocaríamos cualquier fin de semana en Avellaneda, por ejemplo.

Esa cosa directa se refleja en que el disco tiene 10 temas, dura 40 minutos. Es conciso …

AM: Es que también hay una cuestión estética en los discos de 10 canciones y 40 minutos que te entran en un vinilo y no te queda ningún tema afuera

Dream Police debe durar eso…

AM: Todos los discos de esa época te entraban en un solo vinilo. Podían durar 40 minutos, 42 con toda la furia, por lo que daba el formato. Y está bueno porque es una cantidad de tiempo en donde podes atraer la atención del que te está escuchando. ¡Esos discos que hacíamos nosotros en los 90’s que duraban los 70 y pico de minutos del CD ahora son un plomo! ¡Lo apagas y te pones a hacer otra cosa! 40 minutos es una buena cantidad de tiempo

Pensando sobres esto y retomando la idea de “toma de posición”: también se puede trasladar a una propuesta estética de rock clásico. ¿Sienten que la posición tiene que ver con una propuesta estética y musical? Pez hace ÉSTE tipo de rock

AM: ¿Y cuál es?

Todos: ¡Clásico! (Risas)

AM: Nos consideramos una banda de rock. Me gusta pensarme cabrón, como esos viejos tangueros. Nosotros somos los rockeros que dicen (con voz de anciano): “rockeros eran los de antes, ña, ña,ña). Hacemos rock. Cualquier otra subdivisión o cajoncito ya me parece medio berreta

Muchos agarran la bandera del rock…

AM: Es muy fácil ponerse en un cajoncito y decir: “yo soy de este club: Psychedelic rock o afro punk”. Nosotros hacemos rock…

Nacional…

AM: Rock nacional. ¡Totalmente!

Hablando del sonido: ¿por qué eligieron grabarlo en los Estudios Panda, y que les aporto eso?

AM: Teníamos tres opciones y al técnico le pareció que la mejor era Panda. Y nosotros nunca habíamos grabado ahí y nos pareció interesante ver como era grabar en un estudio nuevo para nosotros. Y la sala está re buena y me parece que hicimos un buen disco en Panda

En el disco hay varias autorreferencias, a momentos del pasado, a canciones de otras épocas. ¿Estuvieron re escuchando sus discos viejos?

AM: Es que esas canciones las tocamos todos los fines de semana en todos lados, no es que re escuchamos los discos. Para nosotros, que hace 25 años que estamos haciendo esto, es nuestro relato. Es el cuento que estamos contando. No es retomar una canción, sino que son citas. No creo que ninguno escuche demasiado los discos viejos.

FG: ¡Jamás!

JR: ¡Yo sí! ¡Tengo que aprenderlos! (Risas)

Precisamente Juan, siendo “el nuevo” de la banda. ¿Cómo te sentís ante ese repertorio inmenso de Pez

JR: Es una situación muy linda porque hay muchos temas que conozco de haber ido a verlos en vivo, pero otros no. ¡Son muchos! ¡Ni ellos saben todos sus temas! (Risas)

AM: A veces lo cargamos. Le decimos cualquier cosa, por ejemplo “hoy vamos a hacer La Princesa del Sótano” Y pregunta “¿en qué disco estaba ese?” (Risas)

¿Y cual fue el aporte de Juan, teniendo en cuenta que venían como trío y decidieron nuevamente ser cuarteto?

AM: Siempre prevaleció en la gente que vino a tocar en Pez, su personalidad como artista más que su metier como instrumentista: Juan, como (N: Pablo) Puntoriero, como Pepo (N: Limeres) y el resto de los que tocaron en Pez tienen algo para decir en lo que hacen. Cuando nosotros lo fuimos a buscar, sabíamos que podía tocar teclados, guitarra, que podía cantar, podía ayudarnos a arreglar y grabar. Y así fue como se sumó la gente a Pez. Es más importante la persona que el puesto que ocupa. Nunca en la historia de la banda buscamos a alguien que toque lo que tocaba otro

Incluso como trío tocaban temas que originalmente tenían teclados

AM: Claro, Nunca intentamos recrear algo viejo, salvo el toque del piano Rhodes que es algo que me gusta a mí ese tipo de sonido. Cada músico aporta a Pez su personalidad, su historia y Pez termina siendo la suma de todas esas historias.

En una entrevista anterior en la época de Rock Nacional, lo comparaste con The Game de Queen porque según vos era un disco “de todos los barrios”. ¿Cómo ven en ese aspecto a Pelea Al Horror?

AM: Me parece que es el mismo concepto. Lo hemos hablado y calificado del mismo modo

FG: Eso nos pasó después de que estuvieran todos los temas. La primera idea fue: “que salga lo que salga”. Después nos dimos cuenta que remitía a determinadas cosas

AM: Y eso no nos detuvo. (N: Mirando la lista de temas del CD) “Intro Horrible” se llama así porque me parece horrible. Fue como un ejercicio progresivo/pesado. Algo que podríamos haber hecho en Quemado por ejemplo. “Bettie 2” (N: “ La balada del niño mudo, el perro blanco y la señorita Bettie”) es la continuación de “Bettie 1”(N: “Bettie al Desierto”) de hace 11 años. Tiene la misma estética sonora. “Parte de la Solución”: podría haber estado en Frágilinvencible. Es un hard rock clásico. “Maestro Linya” es como esa música que hacíamos a principios de los 90s. A mí me hace acordar a Martes Menta (N: la banda que Minimal tuvo a comienzos de los 90s). “La Paciencia de la Piedra” es de la época de El Manto Eléctrico. Surge de una zapada que hicimos en un estudio en Calafate donde nos invitaron y aprovechamos para grabar. Por eso arranca con la voz de Franco diciendo “Hagamos una zapada”. Y la primera versión que subimos a internet fue eso, más unos sintetizadores que le agregamos que toque yo. Tres años después volvimos a ese estudio, abrimos los archivos y le sumamos la batería electrónica de Franco y los teclados de Juan (que en la grabación original no estaba todavía e la banda). Es otra forma de composición, otra forma de acercarse a la canción que es muy a las otras del disco. Es otra situación diferente a la habitual que somos nosotros tocando en la sala

Con respecto a “Bettie 2”;¿ por qué decidiste retomar esa historia y que es lo que pasa finalmente con Bettie?

AM: Tendríamos que hablar con Casas (N: Fabián, poeta y co autor del tema). Ya desde que salió se impuso como “Bettie2”. Todavía no tenía letra pero ya era pariente de la otra canción En otro disco quizás hubiésemos dicho: “esto ya lo hicimos” Pero en este disco decidimos hacerla. Pero la historia de Bettie no termina nunca

¿Qué diferencia tiene esa Bettie 1 con esta Bettie 2?

AM: Creo que la 1 sufría más. La 2 ya es un poco más grande y esta parada en otro lugar y maneja las cosas de un modo diferente. Pero creo que todavía le queda historia por escribirse a Bettie.

Con respecto a esa colaboración con Fabián, hay algún tipo de aprendizaje?

AM: Es que incluso cuando lo leo a Fabián, es como si estuviese escuchando estando ahí . Para mí no es algo literarios sino que es el Negro Casas. Lo que él tiene son historias maravillosas. Pero como soy un burro en la materia no puedo apreciar las formas. No sé si es un genio. Para mi es el Negro Casas y me vuelvo loco cuando me cuenta una historia. Sé cuándo me gusta algo, pero no entiendo de estilos de escritura.

En “1986” hablan sobre Cemento y el Parakultural ¿Qué era lo que tenía esa época que marcó tanto a tanta gente?

AM:Que nosotros teníamos 16 años y teníamos esa excitación de la primera vez que haces todo: salir a tocar. Esa era la magia. Después está el mito de Cemento, que en realidad era un lugar infecto lleno de ratas y espantoso (Risas) Pero pasaban cosas ahí. ¡Pasó nuestra vida! Muchas de nuestras letras son autorreferenciales, pero siempre fueron así. Desde el primer disco. No me considero escritor. En algunas canciones puedo buscar alguna figura o alguna historia, pero por lo general hablo desde mi. De lo que siento y lo que pienso

En “Parte de la Solución” retoman lo que hablaban sobre la marihuana en “Los caretas del reggae se lo quieren llevar pero el porro es del metal”, pero lo hacen desde un lugar más reflexivo. ¿Cuál sería su postura…?

AM: ¡Está bastante explícita en la letra! (Risas) ¿A quien le interesa que esté penalizado el consumo de sustancias? ¿Por qué es así? Esas son las preguntas que nos hacemos

FG: La respuesta es: a los narcos. Los tipos que hacen fortunas con eso. Y el autocultivo claramente lo combate. Sumado a que nos gusta fumar: 2+2 …

Cuando entramos a la sala sonaba Miguel Mateos, que debe tener que tocar en cada uno de sus shows “Tira para Arriba” desde hace 30 años. ¿Sienten que en algún momento les puede llegar a pasar ese tedio con algún tema?

FG: Si, a veces pasa. De hecho tenemos listas negras (Risas)

AM: Hubo momentos donde algunas canciones no se tocaban más. De hecho eran esas diez canciones que la gente quería escuchar . Debe ser un garrón para los Who tocar “My Generation” a los 73 años en cada puto show ¡Pero se llevan una torta de plata! Y a nosotros lo de la plata no nos pasa, entonces lo pensás un poco más si querés tocar “Fuerza” en todos los shows. No es que me cueste o que la pase mal, pero trato de mezclar en un show lo que me divierta a mí con lo que le divierta a la gente, para que todos estemos en un marco de buena energía y de disfrute. Eso lo aprendimos con el tiempo. Si vos tocas esa canción que la gente espera, es como tocar un botón y hacer que todo vibre. Y esta bueno, porque hace al momento.

¿Y cuáles serían esas canciones?

AM: Canciones que la gente considera singles, que es algo que nunca tuvimos. O alguna que volvemos a tocar después de algún tiempo. La que más piden son: “Fuerza” “Malambo”(N: “Introducción, declaración adivinanza”),”Ahogarme”, canciones que de tanto tocarlas funcionan como nuestra radio, y a la gente les gustan más que otras que por ahí no conocen tanto. Son las canciones que la gente considera favoritas.

En 2015 hicieron “Pez en el Opera” un show distinto. ¿Tienen pensado algo similar en el futuro?

AM: Nos escribió un pibe por Facebook que nos mandó una versión folclórica de un tema de Pez que grabo con un micrófono 57, tocando guitarra, bombo y diferentes tipos de flautas . Y lo invitamos a que la toque con nosotros en el próximo show en Vorterix. Y después veremos. Nosotros nos vamos moviendo todo el tiempo. En diciembre del año que viene la banda va a cumplir 25 años y quizás sea un buen momento para hacer algo diferente. Todo el tiempo estamos viendo que hacer

FG: Quizás consigamos unos bailarines (Risas)

Estuvieron tocando en el BA Rock junto a Litto Nebbia. El festival fue bastante controvertido. ¿Cuál fue su experiencia?

FG: Desde un principio tuvimos encontronazos. Cambió la productora dos días antes del festival. AM: La productora que estuvo antes hizo todo mal y la que se sumó decidió ponerle el pecho. Con algunos artistas se llegó a un arreglo y con otros no. De hecho íbamos a tocar también solos con Pez, pero no se dio. Pero finalmente el Festival se hizo. Y fue un buen marco para ese show de Nebbia/Pez. Estuvo bueno y me parece que la gente lo disfrutó

¿Cómo surgió la colaboración con Nebbia?

AM: Él nos llamó. Nosotros lo habíamos invitado a tocar un par de canciones el año pasado y se copó, y no ofreció grabar ese repertorio y hacer un par de shows. Y fue simpático y la pasamos bien grabando y después en los conciertos y seguramente seguiremos haciendo cosas.

¿Cómo fue ese desafío de ser la backing band de Litto?

AM: Hay que manejar un poco los volúmenes, es otro repertorio. Pero fue un placer más que un desafío. Nos gusta que sean canciones…

Vos Ariel tuviste que ponerte nada menos que en la piel de Pappo…

AM: Si, pero más allá de conocer las canciones por haberlas escuchado en su momento, cuando nos pusimos a hacer el proyecto no me puse a escuchar a ver que había hecho Pappo en el original, sino que me puse a tocar la canción tal como me la pasó Nebbia y como la recuerdo. ¡Sería ridículo tratar de tocar lo que tocó Pappo! Es imposible. Pero justamente fue fresco ese acercamiento que hicimos porque está a mitad de camino de lugares. Juan tocó un Farfisa, que fue el órgano que tocó Ciro Fogliatta en las versiones originales. Así que desde un lado hubo como deja vus sonoros que se acercan, pero desde otro la interpretación que hacemos fue distinta. Por ejemplo Fósforo toco el bajo afinado en Re, no tratamos de hacer la versión original, sino nuestra propia versión

Se ven como backing band de algún otro músico? Javier Martínez por ejemplo...

AM: Hace años hubo un proyecto de hacer algo con Ricardo Iorio pero fue difícil. ¡Quería hacer las canciones de Facundo Cabral, al estilo de Iron Maiden! (Risas) Y cuando lo terminábamos, lo teníamos que llamar a él para que viniera a cantar. ¡Era difícil! FG: Aparte lo que tenías de referencia era a Facundo Cabral acompañado solo con la guitarra y a veces cantaba, a veces recitaba, a veces paraba…

¿Pero intentaron hacerlo?

¡Hubo un intento! (Risas) Y se lo hicimos llegar a Ricardo. Fue más que nada un laburo de Franco que trajo un riff. Estuvo bueno, pero se lo mandamos y quedó en la nada

¿Y alguna idea de trabajar con otro músico?

AM: ¿Cómo fantasía? Me encantaría tocar con un montón de personas, pero nosotros sacamos discos por nosotros mismos. No es que somos “la backing band del rock nacional”. Tipo: (con voz de locutor) “Reviví tal banda que Pez te toca la canción” (Risas) Nunca nos pusimos en ese plan Danger Four (N: vieja banda local tributo a The Beatles), de jugar a ser algo de otra época.

Ariel, tenés puesta una remera de Científicos del Palo, ¿qué bandas ves que están en la misma sintonía ideológica o sonora que ustedes?

AM: Es un poco como les decía antes cuando dije que éramos rock. A mí lo que me interesa de una banda es algo muy intrínseco, algo de piel. Te gusta o no te gusta. Te llega o no te lega y va más allá de cómo suena

FG: Ni el estilo, ni la formación…

AM: ¡Claro! Me gusta ver que el que esta ahí arriba en el escenario, esté mostrando realmente mostrando y compartiendo algo para afuera. A mí me pasa eso.

Bueno, pensando en el FestiPez que han hecho, el criterio es bien amplio

FG: Y se puede ampliar más …

AM: Los cajoncitos me parecen malísimos. Lo divertido es no tener ningún tipo de limite estético. No decir: “Si no tenés Kickers no entrás”. Somos todos los que estamos acá, no importa quienes seamos. Los que estamos somos. Y mientras estemos vivos hagamos cosas

¿Con que nos vamos a encontrar el 11 de noviembre en Vorterix?

AM: Va a estar “DJ Viejo” pasando música (Risas) Voy a pasar música de mi discoteca personal dos horas antes del del concierto, y después salimos a tocar. Vamos a tocar solos, sin banda invitada. Vamos a hacer todas las canciones del disco, habrá algún cover, alguna canción que hace mucho que no tocamos. Va a ser un evento que va a empezar desde temprano y vamos a estar festejando la salida de “Pelea al Horror”

, ,