De la Tierra, segunda oportunidad

Crónicas
De la Tierra, segunda oportunidad
Texto: Roma Marcaletti | Fotos: José Becerra

Viernes ocho de noviembre, De la Tierra, conformada por Andrés Giménez (voz y guitarra, de ANIMAL), Andreas Kisser (guitarra y voz, de SEPULTURA), Alex González (batería, de MANA) y Harold Hopkins (bajo, de PUYA), se presentaban en Vorterix para la presentación oficial de su segundo disco de estudio “II”.

La cita estuvo pactada a partir de las ocho y tuvo como invitadas tres bandas soportes. Abriendo la noche, NUM agrupación nacional de metal integrada por Nacho Álvarez (Voz) Gonzalo Varela (guitarra), Julián Iturrieta (Guitarra) Juan Ignacio de Abreu (Bajo) y Luciano Guglielmo (Batería). Ya con tres discos en su haber, Lo que sangra (2017), Desarreglados (2015), el ocho de dicmenbre van a estar relanzando su primero disco NUM (2014) en Club V.

No Guerra se instala en el escenario, dando el segundo marco a la velada. Eky Rodriguez (Bajo) Gustavo Campo (Guitarra) Jair Ramone (Guitarra y Voz) y Daniel Merlo (Batería), oriundos de un lugar lejano del sur de Bs As, repasan a grandes rasgos sus dos grandes discos Ahonikenk (2010) y Choiols (2012). El domingo diecinueve de noviembre tocan en Teatro Greison de MonteGrande, en el marco de El Charlatan Metal Fest.

Cerrando a las bandas que acompañaron el evento, aparece Armored Dawn, formada en 2014 en São Paulo, Brasil. Con una apuesta más épica que el resto de las otras bandas, sorprendieron con Barbarian in Black, su último album producido por Kato Khandwala (Pretty Reckless, Papa Roach) y Bruno Agra (We are Harlot). Eduardo Parras (voz), Timo Kaarkoski (Guitarra), Fernando Giovannetti (bajo), Tiago de Moura (guitarra), Rafael Agostino (teclados) y Rodrigo Oliveira (batería), movilizaron a la gente que de a poco se iba a cercando.

Finalmente, lo prometido. Los cuatro chamanes de lejanas tierras latinoamericanas suben a las tablas para agitar a sus seguidores en una noche extraña. En un arduo viaje que comenzó en Chile, prosiguió en el Consquín rock de Bolivia, y terminó el dos de noviembre en Brasil. De la tierra surge en el 2004 por Giménez y González, y fue hasta el 2012 que Cianciarulo y Kisser se unen al proyecto. En el 2017 por razones y compromisos personales Flavio Cianciarulo, bajista de los Fabulosos Cadillacs (con quien graban los dos discos) decide abandonar la banda. Quien toma su lugar en el bajo es Harold Hopkins de Puya, banda de metal puertorriqueña.

El show alterna temas de su primer disco homónimo, lanzado en 2014, con su reciente trabajo producido por Ross Robinson (productor estadounidense especializado en el nu metal, quien ha trabajado con grupos como KoЯn, Limp Bizkit, Deftones, Slipknot, Glassjaw, Sepultura, Cold, Vanilla Ice, The Cure y otros muchos), a través de Sony Music Latin. Con un total de quince canciones, entre las más aclamadas San Asesino, Somos Uno y Chaman de Manaus, todas del primer trabajo, porque si bien el segundo fue bien recibido, no llegó a tener la impronta que se esperaba. Un disco que suena bien pero que no desafía los límites ni las herramientas de explorar a fondo la descendencia fuerte de cada integrante, se queda vagando como un eco por lo ya conocido. Sin embargo la gente disfrutó la noche y las charlas de Gimenez, un poco demasiado largas para quien no está acostumbrado. Esperemos encontrarlos en un futuro con una jugada más provocativa y renovadora, para sentir el orgullo de nuestras raíces.  

, , ,