Humo del Cairo en el Teatro Vorterix: Aún queda fuego

Crónicas
Humo del Cairo en el Teatro Vorterix: Aún queda fuego
Texto: Sebastián Sánchez | Fotos: Jorge Sebastián Noro

Dicen que donde hubo fuego, cenizas quedan, pero en este caso, todavía estaban ardiendo. Si bien puede parecer que la separación tuvo lugar hace una eternidad, este trio levente reformado anunció su regreso de manera reciente, y finalmente, la espera se materializó tal y como se había anunciado. Señores, parece que todavía hay Humo del Cairo para rato.

 En principio, la fecha tuvo una modificación de banda soporte que no parece haber sido debidamente anunciada. En ningún lugar se había anticipado que habría acto soporte para el show, de modo que es imposible determinar exactamente que es lo que sucedió. Lo único cierto es que Gripe no tocó, pero si lo hizo Furgonautas, banda que lamentablemente no pudimos tampoco ver. En nuestro arribo a Vorterix, el lugar ya se estaba llenando de público, así que suponemos que el episodio pasará desapercibido. En fin, cosas raras del rock de cada día.

¿Vamos a lo concreto? Recinto lleno, cierto grado de expectativa que acompañaba la situación ante el regreso de la banda a los escenarios de Capital, y sobre todo por ver que tal funcionaba la banda con Franco Salvador tras los parches. Con eso basta para arañar la superficie, porque lo que siguió no tiene puntos en contra. Al correrse el telón a eso de las 21 horas, el publico dio expresó toda su expectativa con emoción pura, y tras la apertura con “Abedul”, se corrigió un leve tema de sonido que tenía a la voz de Juan Manuel Diaz un tanto abajo del resto de la banda. Secundado por el siempre efectivo Tano Bianchi en el bajo, faltaba ver que condimento agregaba Franco a la mezcla. A esta altura, hablar de su habilidad como baterista es casi un sinsentido, su labor en Pez es harto conocida, de modo que restaba ver cómo se acoplaba a un grupo y música relativamente diferentes. No es una sorpresa que lo haya hecho de maravilla, ya que debería estar acostumbrado a la variedad musical por la banda de origen, pero lo que si gustó es que le dio algo distinto a la banda que tal vez solo entiendan los que estuvieron ahí. ¿Esas cosas que no se pueden explicar bien con palabras? Algo así. Una sensación de que es la misma banda, pero que tiene algo nuevo en la estructura de los temas ya conocidos y escuchados muchas veces que no puede ser simplemente descripto.

Se sintió que la banda sonó ajustada, que estaban agradecidos por la presencia del público y respondieron ante la ansiedad con un constante fluir de canciones ya conocidas, como es el caso de “Los ojos”, “Sepia”, “Tierra del Rey”, entre otros. Esa habilidad que tiene la banda para fundir sus temas se volvió a notar ni bien “Panorama” pasa a “El Alba” en sus dos partes, todo en una consecución bien ejecutada. Tuvimos el estreno en vivo de “Torso”, la promesa de que estaban trabando el Epilogo, la parte final de su trilogía de EP’s, y un super medley hacia el final que parecía que no terminaba nunca porque al pasar “Tres”, “En Nubia”, “N. Telsa” y “Fe”, arrancaron con “A Tiempo” para luego mutar en “Indios” y “Cauce”. Ante la insistencia del público, que parecía querer que el show no terminara, redondearon casi hora media de show con “Parte del León”.

En fin, nada mal para un regreso con otro integrante, que tan solo deja abierta la puerta para pensar como sigue el futuro de la banda. Por el momento, hay que celebrar que el pasado quedó atrás, con la mirada firme hacia adelante, porque el camino de los tres hombres parece que todavía no terminó, y como dijimos antes, parece que hay Humo del Cairo para rato.

, , , ,