Cradle Of Filth en Vorterix: Dani y sus vampiros

Crónicas
Cradle Of Filth en Vorterix: Dani y sus vampiros
Texto: Carlos Noro | Fotos: José Becerra

Los ingleses trajeron su música extrema y gótica a Vorterix. La noticia es que saldaron una deuda.

La última referencia a Cradle Of Filth en argentina no había sido la mejor. Es casi unánime la opinión de que el show del 2013 los había mostrado con un sonido pésimo y cansados como banda. El resultado había sido decepcionante lo que habría una incógnita mayúscula a la hora de esta nueva presentación, esta vez en el Teatro Vorterix.

Lo cierto es que muchas cosas cambiaron en el medio para los ingleses, pero la noticia principal fue la incorporación de los guitarristas Richard Shaw y Marek Smerda quienes ya aportaron para que el último disco de los vampiros Cryptoriana recupere el terreno perdido y lo traiga a discutir de nuevo su lugar entre las referencias históricas a la música extrema.

En este contexto, desde el minuto cero con “Gilded Cunt” el primer punto en cuestión estuvo resuelto. El sonido fue óptimo, algo que se repetiría a lo largo de la noche, un dato no menor para una banda en la que la variedad de atmósferas, sonidos y arreglos es una marca registrada. Tal vez por eso a lo largo del set se percibió un grupo sólido y contundente en donde cada quién cumplió con contundencia su tarea en la propuesta total de la agrupación.

Si empezamos por Dani Filth, no sería descabellado decir que es uno de los cantantes con mejor técnica dentro de la música extrema. Con tres o cuatro voces en su haber (desde lo más gutural a lo más agudo) sorprende su capacidad de sostener el show sin problemas. Cada canción se sostiene en su interpretación sin por ello ser el centro de las mismas. En este sentido tanto su versión más aguerrida “Beneath the Howling Stars” como en la más gótica (la estupenda “The Death of Love”) reproduce e incluso supera lo logrado en el estudio, generando una atmósfera oscura, dramática y terrorífica digno de los mejores Lovecraft, Poe o similares. Como contrapunto aparece la voz de Lindsay Schoolcraft quien además de aportar una serie de arreglos de teclados que rompen, para bien, el clima opresivo y extremo que propone la banda; le da a la mayoría de las canciones un dramatismo trágico invaluable. Su presencia genera mucho de los momentos más interesantes de las noche, en especial cuando intercala sus voces operísticas con los chillidos de Dani. “The Promise of Fever”, “Dusk and Her Embrace” y en mayor medida “Nymphetamine (Fix)” fueron ejemplos concretos de este logro. La interacción fue sensualmente atrayente generando un clima más que interesante.

La ya mencionada dupla de guitarristas son los responsables de que el sonido del grupo logre el vuelo necesario y que incluso genere esos ambientes literarios - cinematográficos (siempre terrórificos y macabros) que tan bien saben reproducir los ingleses. Su protagonismo es tan alto que incluso permite que por un rato la figura de Dani se quede al fondo del escenario y descanse. Shaw es un personaje en sí mismo, ejecutando cada acorde con maestría e incluso haciendo el muerto mientras toca, Smerda aporta las melodías más filosas y aguerridas sosteniendo los momentos más extremos del grupo. Martin 'Marthus' Škaroupka desde la batería y Daniel Firth desde el bajo son dos piezas sólidas y monolíticas que sostienen todo el andamiaje sónico de los ingleses. Difícil imagina que todo pueda funcionar con tal nivel de variedad y perfección sin en el aporte de estas dos piezas. Todos, se ponen en la piel de sus personajes a la perfección, generando una credibilidad abrumadora.

De alguna manera tanto Bathory Aria: Benighted Like Usher / A Murder of Ravens in Fugue / Eyes That Witnessed Madness (de Cruelty and The Beast próximo a cumplir 20 años y por eso a reditarse) mezcladas con las nuevas, “You Will know the lion by his claw” y “Heartbreak and seance” tal vez sean la mejor muestra del pasado y el presente de la cuna de suciedad. La primera una intensa y macabra ópera que descubre la vida de la condesa Elizabeth Báthory, las otras dos con la variedad y la contundencia de esta nueva etapa de la banda que da la pauta que de esta manera, los vampiros de Dani están recuperando el tiempo perdido. Bien por ellos. Habrá mucha sed de sangre que saciar y ellos sabrán cómo.

 

 

, , , , , , , ,