Con Daniel Gildenlöw de Pain Of Salvation: “La música es un intento de expresar el alma”.

Entrevistas
Con Daniel Gildenlöw de Pain Of Salvation: “La música es un intento de expresar el alma”.
Texto: Carlos Noro

La historia de Daniel Gildenlöw sin lugar a dudas trasciende el aspecto estrictamente musical. Además de comandar una de los grupos más jugados del rock-metal progresivo contemporáneo y de haberse dado el lujo de ser parte de proyectos estelares como Trastlantic, 2014 tal vez sea el año en que la vida de este vocalista sueco dio un giro radical. Sin una explicación médica coherente, contrajo una fascitis necrotizante (en castellano una bacteria que come la carne y que para situar su peligrosidad fue lo mismo que afectó a Jeff Hanneman de Slayer) lo que lo obligó a una larga internación para curar su espalda, al punto de estar literalmente a un paso de la muerte. Con mucho esfuerzo logró curarse y volver a los escenarios no sin transformar todo este proceso en un gran álbum denominado "In The Passing Light of Day” que sirvió para que los suecos vuelvan a los primeros planos y seguramente para sublimar todo este proceso que afectó la vida de Daniel y de sus seres queridos. Aquí una historia apasionante que merece ser contada.

Pain Of Salvation se presenta este 1 de Mayo a las 19:00 en The Roxy La Viola Bar. Más info acá

Para la mayoría de las personas, el arte es una forma de mostrar todo lo que no se puede explicar con palabras. ¿Esta idea fue parte de "In The Passing Light of Day”?

Yo diría que el arte también también se refleja en las palabras, pero entiendo al punto al que querés llegar. La definición de arte para mí es bien amplia, se extiende a cualquier cosa que se puede expresar de manera diferente, original u ofrece una variedad de ángulos para cualquier tema. En definitiva es un intento de expresar el alma. La música siempre ha sido una forma de expresarme de una manera que encuentro medio complicada cuando estoy cara a cara frente a otras personas y esto tiene que ver mucho con mi propia historia. En primeros años de la escuela me resultaba difícil relajarme con mis compañeros. Siempre era, como lo expresé en “Full Throttle Tribe” una persona consideraba como extrema. Era demasiado o muy poco de algo. Demasiado salvaje o tímido, demasiado todo (Ndr. Enfatiza esta última palabra) . No podía decir lo que quería o no encontraba la manera. En la música encontré ese lugar. Pude abrirme mucho más y eso se hizo necesario en todas las canciones que fui escribiendo. Busco abrirme. Ese es mi objetivo. Sin embargo, en un álbum como este, donde profundizo en los pensamientos y dificultades de mis meses en el hospital y en eventos del pasado, me tuve que enfocar mucho en lo que realmente puede (Nrd. Enfatiza la expresión) explicarse y expresarse con palabras. Quería que las letras se conectaran con el oyente de la manera más directa posible. Entonces mi enfoque principal fue encontrar los denominadores comunes de los sentimientos humanos, tratando de reducir situaciones muy específicas a ciertos sentimientos fundamentales con los que cualquiera puede identificarse. De alguna manera quería generar un nivel alto de intimidad mostrando un sentido que viniera desde mis entrañas pero que pudiera ser comprendido.

La portada del album muestra tu espalda, con tu hijo señalando algo específico y con dos elementos bien diferenciados, por un lado la lluvia y por el otro la simbología mística. ¿Podés explicar de qué se trata todo esto?

En realidad, él no está apuntando a nada, está pintando un sol en mi espalda con pintura para los dedos. Un sol que puedo llevarme a la lluvia. O en la batalla. Un sol de esperanza, de vida y muerte. Lo loco es que es un sol incompleto. Tuve muchas conversaciones con mi buen amigo y fotógrafo Lars Ardarve, porque quería que la obra de arte se centrara en las fotos. Hicimos una especie de brainstorming compartiendo un montón de ideas, fuimos y vinimos en ese diálogo, hasta que un día simplemente miré desde la ventana de mi cocina. En ese momento me apareció mágicamente una escena preciosa que mostraba el campo y los árboles iluminados por un sol maravillosamente cálido al atardecer. Fue una escena soñada y a partir de ella empecé a pensar esta foto en donde un niño se podría parar recibiendo esa luz y al mismo tiempo pintando algo en la espalda de alguien generando, de alguna manera, una especie de ritual simbólico. Lo cierto es que solo tuvimos un día para preparar la sesión de fotos y ese día estaba nublado por lo que decimos adaptarla un poco: elegimos un plano cerrado y usamos un rociador de agua para crear un efecto de lluvia en el fondo. Lo emocionante es que justo al final de la sesión el sol comenzó a romper las nubes hasta que generó una maravillosa mezcla de sol y lluvia. Entonces vine con este medio sol que era lo que estaba viendo y los dibujé en la espalda de Lars. Luego mi esposa lo copió a mi espalda y mi hijo Nimh lo rellenó con pintura. ¡La pasó genial! (risas)

Por lo que contás parece que hay algo místico o trascendental que encontrás en tu manera de hacer música ¿Sentís que vas por ese camino con tus canciones?

No creo que directamente busque eso. Para que entiendas, para mí la música tiene un valor muy profundo por lo que no tengo ningún tipo de límite para seguir creando y buscando su presencia. Incluso me pasa que por momentos pienso que es una especie de entidad que tiene su propia energía y hasta su propia voluntad. Sin embargo extraño mucho la sensación de magia que sentía cuando era chico. Esa manera de ver la vida en la que todo es nuevo, todo te sorprende en la que uno se puede dejar llevar más allá de su intelecto o la comprensión de lo que lo rodea. También podría decirte que la música esta siempre presente en mi mundo cotidiano. Corre a través de mi naturaleza. Me pasa que me pierdo en la música cuando la escucho de fondo en un evento social o en una fiesta. No puedo evitarlo. Entonces tal vez, aunque no lo busque de manera consciente creo que algo de eso de lo que me preguntás sucede. Hay algo ahí que no puedo explicar.

Yendo por un momento a lo estrictamente musical, “In the passing...” muestra a la banda rencontrándose con su faceta más pesada ¿Hay alguna relación con tu proceso de recuperación que inspiró el álbum?

Parcialmente. Obvio que tenés que construir un espíritu de lucha y esa energía que usás para regresar de algo como esto, por supuesto, se extiende a todo lo que hacés. Imaginate que aprendí a hacer backflips (Ndr. Una disciplina que propone saltos sobre el mismo eje corporal) y a correr sobre paredes a la edad de 41 años. También comencé con capoeira. Por supuesto, el hambre y la energía se filtran en la música y en las letras. Sin embargo es bueno aclarar que los planes para un álbum más pesado y más complejo ya se habían puesto en marcha cuando compusimos los dos Road Salt. Ese próximo paso estuvo planificado desde aquel entonces. Simplemente sucedieron cosas que retrasaron el proceso de este álbum: Road Salt se dividió en dos álbumes debido a que la distribuidora tuvo problemas financieros, hubo una grabación en vivo fallida del material acústico que resultó en una grabación de estudio (lo que fue “Falling Home”) y luego la gira para presentar ese formato acústico. En el medio no pasaron semanas ni meses. Pasaron los años, pero, en general, creo que fue todo para mejor. Ahora el álbum se convirtió en un producto de mis meses de hospital donde estuve muy cerca de morirme y eso resultó ser el escenario perfecto para el concepto y la columna vertebral emocional del álbum. Ojo ¡No es que quiera volver a pasar algo así por pura inspiración! Fue un proceso en donde sufrí y tuve mucho miedo aunque el resultado sea este disco del que estoy muy orgulloso. Me gusta hacer esta aclaración que no quiero que nada pase de nuevo ¡ Lo digo solo en caso de que el Universo esté escuchando! (risas)

El álbum conceptualiza tu propia historia. ¿Qué dificultades tuviste con tus compañeros de banda en relación con contar tu historia y no la de ellos? Parece una cosa compleja hacer que interpreten musicalmente una situación tan particular como la tuya.

Tal vez tengo suerte, pero nunca he experimentado ninguna tensión con respecto a esto. Me di cuenta de esto cuando en su momento pensé el concepto de One Hour by the Concrete Lake (Ndr. Segundo disco de la banda) en 1998. Básicamente, era basado en la investigación que hice para un ensayo en la Universidad de Gotemburgo. El ensayo estaba analizando la conexión entre el consumo global de agua, la industria bélica, la extracción de uranio y el despojo de tierras que pertenecían a las culturas originarias en Canadá. Los temas tenían una gran carga política y no quería seguir adelante a menos que toda la banda sintiera que podían respaldarla, así que compilé esta gran cantidad de material para que lo leyeran. Creo que fueron ciento dos páginas, lo recuerdo exactamente porque eran un montón (risas). Les di una copia a cada uno y les dije que en el próximo ensayo discutiríamos si serían o no parte del proyecto ¡Imaginate mi ansiedad! Podía quedarme sin banda de un día para el otro (risas). Resulta que solo Fredrik (Nrd Hermansson, sintetizador hasta el 2011) había leído algo de eso, y él estaba totalmente convencido. Los demás solo asentían y sonreían diciendo "Confiamos plenamente en vos, será genial como siempre". Después de ese momento, me sentí más confiado y cómodo a la hora de transformar los conceptos en letras aunque siempre presento las ideas centrales a la banda antes de seguir empezar a escribir. Lo cierto es que siempre me he sentido muy apoyado por ellos.

Me imagino que debe ser todo un desafío contar cosas tan íntimas y tan propias frente a un montón de gente.

Exacto. Incluso me genera a veces algunas preguntas y algo de incomodidad cuando escribo cosas que están muy cercanas a mi intimidad. Lo primero que me pasa es que me despierta mucha sensibilidad presentar letras escritas antes de que estén terminadas cien por cien y esto, me parece, tiene que ver con que soy muy tímido cuando veo expuesto asuntos personales. Quizás puede compararse con alguien que se siente muy incómodo con quitarse la ropa entre la gente, pero puede realizar un impresionante striptease si está bien preparado y ha ideado una rutina de espectáculos pensada. Así me siento con mi concepto y mis letras. Las retoco, las trabajo, las doy vuelta, hasta que me siento listo para presentarlas (que generalmente es cuando grabamos las canciones). En segundo lugar, es una desventaja de lidiar con cuestiones emocionales que te afectaron fuertemente es que cada vez que realizas la canciones que refieren a ellas en vivo, te ves obligado a revivir estas situaciones y temas, por lo que nunca podés dejarlas realmente atrás. Sin embargo, no veo otra forma de transitarlas. Me encanta cuando las personas exponen su intimidad en el escenario, cuando intérprete y público comparten algo en esa situación en vivo. Si realmente queres encontrar esa magia que te une con el público arriba del el escenario, necesitas estar cien por ciento metido en la letra, estar atento a cada palabra que cantás y estar imbuido en esa emoción que estás generando y transmitiendo, independientemente de lo que te cueste. Afortunadamente, aún hoy, siento que la recompensa por hacer ese sacrificio vale la pena debido a la conexión que logro con la gente. Es algo muy fuerte lo que sucede.

En función de esto que contás ¿Cómo terminaste dándole forma a In the...”?

La gente me pregunta si cuando estaba en el hospital ya pensaba escribir un álbum conceptual sobre lo que me estaba sucediendo. La verdad es que lo que decidí mientras estaba internado es que no escribiría un álbum conceptual sobre eso (risas). Lo curioso es que recibí mucho apoyo fantástico y conmovedor de admiradores de todo el mundo durante esos meses y muchos de ellos me decían (probablemente haciendo todo lo posible para consolarme o motivarme) que podría convertirse en un buen álbum conceptual. En ese punto, tumbado en este ambiente hospitalario un poco antiguo, vestido ridículamente, sintiéndome como un trapo escurrido, me reí de la perspectiva, aunque con cuidado, ya que tenía un agujero en mi espina dorsal, una disposición que parece poner un freno a los ataques de risa más histéricos (risas). Si lo escuchás literalmente seguro vas a pensar lo mismo: ¿Un álbum conceptual progresivo sobre bacterias que comen carne? En ese momento parecía un poco lejos de mis ideas musicales (risas.)

Entonces ¿Cómo terminaste escribiendo sobre el tema?

Paradójicamente una vez que comencé a sentarme y escribir cosas, noté que en mi mente y que en mi corazón estaba dando vueltas esta historia. Obvio que no hablo de la carne que come bacterias per se, sino sobre las emociones por las que he estado pasando. El viaje filosófico, la exposición, la lucha, los pensamientos con los que estaba luchando durante los primeros dos días, mientras los equipos de médicos probaban diferentes tipos de antibióticos y nada parecía funcionar. Ahí es donde empecé a entender como contar la historia. Comencé a preguntarme ¿por qué pelear? Y a describir mi manera de hacerlo. El resultado fue que a pesar del contexto muy específico de las emociones (todo lo sucedido me afectó a mi) creo que hemos demostrado como banda que esas emociones son bastante universales y permiten que mucha gente pueda conectarse con ellas. Afortunadamente, no es necesario que tengas una experiencia con una bacteria que te devora la columna vertebral hasta casi llevarte a la muerte para comprender este álbum. De ser así, nuestra audiencia solo unos pocos nos hubieran escuchado y no es la idea.

Todo este proceso de pasar por tu enfermedad, lanzar el álbum y tocar en vivo otra vez te debe haber hecho aprender algo. ¿En qué cosas sentís que cambiaste?

La gente me pregunta si mis prioridades cambiaron con todo lo que sucedió y lo primero que les digo es que ya pensaba en eso mientras estaba internado. Por otro lado no siento que sea un tipo ingenuo con esas cosas. Todos de alguna manera sabemos cuales deben ser nuestras prioridades. Deberíamos tener menos estrés, vivir verdaderamente nuestra vida cada día, disfrutar y atesorar los pequeños momentos, pasar más tiempo con amigos y familiares, preocuparnos menos por el trabajo y las necesidades materiales. Todo esto lo sabemos y de alguna manera u otra lo compartimos. Simplemente no vivimos de acuerdo con esos principios día a día. Elegimos otra cosa. Ojo no creo que podamos vivir en un momento de epifanía permanente. Me pasó ver en muchas personas que un hecho hizo que cambiaran su manera de ver la vida, lo que hizo que entendieran cuál es el sentido de su existencia. Ojo siempre habrá cosas que queden y que no podés cambiar, pero es bueno entender para que estamos acá.

Dentro del sistema que vivimos seguir el propio deseo no es fácil ¿Cómo manejás vos esa tensión?

En nuestra vida cotidiana, nos levantamos con una increíblemente larga lista de tareas pendientes todas las mañanas. Las tareas diarias, la situación laboral, los objetivos de la vida, las cosas que deberíamos haber hecho y las cosas sobre las que nos estamos perdiendo. Esto incluye pagar los impuestos, cambiar los neumáticos cuando llega el invierno acá en Suecia, cualquier cosa que te imagines. La lista es tan infinitamente larga que casi no nos damos cuenta. Cuando me despertaba todas las mañanas en el hospital, esa lista se reducía a tal vez diez puntos. Incluía lo básico como tratar de tomar un poco de desayuno, tomar mis inyecciones anticoagulantes, apagar la bomba de vacío antes de los anestésicos generales y cuidarme las heridas después de la cirugía. No puse “pagar los impuestos” esa lista. Tampoco me acordé de los neumáticos. Todo quedó reducido a lo esencial en la vida. Es interesante ver lo que queda en esa lista cuando todo el quilombo de tareas,detalles y el estrés se elimina. Me considero afortunado de haber tenido esa lista armada hace solo cuatro años para apoyarme en ella cada vez que la vida se me tornaba confusa, a medida que la lista de los quehaceres todos los días comenzaba a aumentar y sentía que mis prioridades se perdían.

¿Pain Of Salvation es parte de esa lista de prioridades?

En esa lista, Pain of Salvation brilla intensamente, como una estrella del norte. Para mí, eso es muy importante, ya que había estado luchando mucho con cierta confusión desde que la "alineación original" del grupo se fue diluyendo. Esta banda nunca fue normal, nunca fue una bestia fácil de domar, pero soy yo. Eso me pone feliz y orgulloso.

Esta es la segunda vez que visitas Argentina, y esta vez con un álbum importante en tu historia personal. ¿Podemos esperar que la mayoría del set incluya canciones de "In the light ....?

Sí, la mayoría del set va a tener que ver con el nuevo álbum, pero como siempre, disfrutamos tocando canciones de otros álbumes, así que tendremos un poco de todo. Incluso algunas sorpresas van a ser solo para nuestra gira sudamericana. Será grandioso regresar a Argentina, y estoy seguro de que todos compartiremos un momento muy especial esa noche, ¡así que esperamos verlos a todos!