Con Fernando Ribeiro de Moonspell: “Estoy podrido de la estupidez del Satanismo dentro metal”

Nuclear Assault. Pounder (Sidipus Records, 2015). Icarus 2015
Triangular Intergalactico Vol.3: Poseidotica+Avernal+El Perro Diablo
Entrevistas
Con Fernando Ribeiro de Moonspell: “Estoy podrido de la estupidez del Satanismo dentro metal”
Texto: Carlos Noro

El primero de Noviembre de 1755 un poderoso terremoto seguido por tsunami destruyó literalmente Lisboa generando alrededor de cien mil muertos. La destrucción de la ciudad fue total e históricamente confrontó a los creyentes católicos con su propia creencias. Para muchos no fue casual que todo haya sucedido El día de Todos Los Santos y que muchas iglesias hayan sufrido la fuerza de la naturaleza. 1755 también es el nombre del último disco de los inclasificables Moonspell, una obra cantada en portugués que en medio de un clima teatral cinematográfico busca recuperar este hecho fundamental en la historia de los lusitanos. Fernando Ribeiro es el encargado de recorrer estas historia y situarnos en el propio camino de una de las pocas bandas que ha logrado mostrar la música pesada de Portugal hacia el mundo.

Moonspell se presenta este 30 de Abril en The Roxy Live Más info acá

A simple vista eligieron un momento muy triste de la historia de Lisboa como eje conceptual del álbum ¿Por qué decidieron retomar esa parte de la historia?

Lo que nos atrajo es que si vos mirás un poco más profundamente la situación y vas más allá de las muertes que hubo, te encontrás que hubo una especie de renacimiento para la ciudad. Entonces tomamos las dos dimensiones que en definitiva conviven en el disco. La de la muerte y la del renacimiento que en definitiva es una nueva vida. Nunca fuimos una banda con un pensamiento nihilista que habla de la destrucción simplemente por hacer un culto a eso. En este disco estamos más interesados en problematizar como la gente respondió a una situación extrema que cambió sus vidas. Por otro lado estamos convencidos que este evento fue clave para nuestra historia como país, nos permitió salir de la Edad Media, romper con la organización Feudal y empezar a mirar de cerca a la modernidad. Ese es uno de los ejes del disco, mostrar la importancia de este suceso en nuestra historia contemporánea.

Eligieron contar esta historia de manera grandilocuente al punto de que muchos críticos definen al disco como “cinematográfico, orquestal y ambicioso". ¿Estás de acuerdo con estos adjetivos? ¿Agregarías algo más?

No lo sé. Me pregunto ¿Hay música que no sea ambiciosa? Lo primero que puedo decirte es que son adjetivos que alguien elige al azar y que pueden reflejar lo que la gente piensa sobre el álbum. Para mí es más teatral que cinematográfico, principalmente porque elegimos contar una historia con mucho simbolismo e importancia histórica (relacionado a lo que te decía en el punto anterior). Por eso que necesitamos que tenga una atmósfera poética y dramática. En definitivas son solo palabras, lo mejor es escuchar la música y ver que te genera. Depende mucho de quien escucha

Sorprende la decisión de cantar en portugués algo que no es frecuente en bandas con proyección internacional como ustedes ¿Por qué decidieron hacerlo?

El uso del portugués fue una elección inmediata. No lo pensamos demasiado porque era obvio para nosotros que las letras en portugués serían más genuinas para el concepto y que lo que querríamos expresar en el disco saldría ganando. De alguna manera consideramos, 1755 como una experiencia activa. Queremos llevar al oyente a sentir las vibraciones de ese día. El portugués entonces es la mejor manera de contar la historia y hacerla más verosímil. Era medio raro hablar de la historia de Lisboa y hacerlo en otro idioma. Parecía muy ajeno a lo que queríamos contar.

'In Nome Do Medo' había sido parte de "Alpha Noir / Omega White" de 2012 ¿Por qué decidieron volver a grabarlo?

Primero fue como un experimento y un desafío para nuestro orquestador John Phipps. Realmente me encantó su trabajo en Extinct (Ndr Disco del 2015) y enseguida lo invite a ser parte del equipo en 1755. Cuando empezamos a componer empecé a pensar que esa canción vi el potencial para dar algo más. Buscaba una introducción para 1755 y finalmente me encontré que ese tipo de sonido era lo que quería. Finalmente todo resultó bien y se convirtió en una gran introducción para el álbum cuando transformamos la canción y le agregamos elementos de otras canciones del disco. Fue un lindo proceso.

Precisamente el disco incluye muchas elementos, orquestaciones y elementos teatrales. ¿Cómo los interpretan en vivo?

Entiendo para donde va tu pregunta. Hoy en día se ven bandas que realizan todo su espectáculo con material pregrabado. Nosotros tratamos de lograr un equilibro. Antes de ser orquestal 1755 es un álbum de metal y se mantiene así, es rápido, furioso y directo. Nuestro tecladista Pedro volvió a tocar el teclado para que muchas cosas puedan en sonar en vivo y no solamente como samplers. Entonces transformamos y planificamos las canciones en vivo para que suenen como banda. ¡Lo mejor es venir a vernos y van a saber como lo hacemos! (risas)

Moonspell tiene canciones de Folk Metal, Black Metal, Doom Metal, Gothic Metal, Heavy Metal, Progressive Metal y Melodic Death Metal entre otros géneros. ¿Si tuvieras que ubicar en algún género ¿Dónde lo harías?

Oh Goth! (Ndr. Dejamos la versión en inglés porque la comparación con Oh God no tiene equivalente en español). ¡Ni siquiera yo me di cuenta que hice canciones en todos esos estilos! (risas). Siempre tenemos una mente muy libre respecto a lo que puede ser nuestra música al punto de que hemos introducido elementos que son un poco extraños al metal pero que pensamos que encajarían en el ambiente. Siempre queremos contar una historia, así que nunca vimos por qué deberíamos apegarnos a un género de metal cuando hay tantos subgéneros para elegir. De hecho, reconozco que a la gente suele gustarles bandas que tienen un estilo definido. A veces recibimos muchas críticas por no elegir un solo estilo. No nos importa mucho, queremos seguir eligiendo por nosotros mismos y eso se refleja en nuestra música. Ningún estilo nos ata.

Hace unos días leí al gran poeta coterráneo de ustedes Fernando Pessoa y pensé en los heterónimos que el inventaba ¿Sentís que Moonspell es un conjunto de personajes que coexisten sin problemas? En algún punto transitar tantos géneros puede ser algo así...

¡Buena eleccion! Creo que Pessoa tenía más problemas al respecto que nosotros (risas) Honestamente, no nos despertamos pensando si tenemos personalidades divididas o algo así. Simplemente somos nosotros mismos y lo proyectamos dentro del sonido de una manera oportunamente artística que tal vez tenga un montón de dimensiones. Eso es todo. Creo que la gente piensa más en eso que en nosotros.

Veo que te gusta la literatura ¿Cuánto influye la literatura y el cine en la creación de un álbum de Moonspell?

Mucho. Especialmente la literatura. Creo que es la forma más elevada de arte cuando se trata de hacer crecer la imaginación. Por ejemplo un árbol en un libro sigue siendo un árbol, pero cuando lo leemos seguro que pensamos en diferentes árboles, ¡eso es mágico! Y te sirve para expandir la mente. Las películas son geniales y algunas veces nos han influenciado directamente, pero lo mejor para nosotros es como en el cine tener un guión que serían nuestras letras para basar nuestras imágenes que sería nuestra música en ellas, eso nos ayuda mucho. Es nuestra manera de trabajar y de entender el arte.

Si nos mentemos en las letras, la idea de la religión y sus diferentes dimensiones es un tema recurrente en el trabajo de Moonspell. ¿Qué opinión tenés sobre eso?

Siempre lo será. La religión define a la humanidad desde que apareció en nuestras vidas primitivas. La mayor parte de la temática con relación al terremoto era de hecho religiosa en el sentido en que la gente se preguntaba si el temblor era un acto de Dios y por qué estaban siendo castigados. Todos sabemos que los terremotos son un desastre natural pero tener eso en un país profundamente temeroso de Dios está lleno de simbolismo, ¿Qué te parece? Trato a la religión como un adulto y soy un ateo, y creo, al igual que Feuerbach, que Dios es un invento de la humanidad que explotó en proporciones, al menos exageradas. Estoy podrido de la estupidez del Satanismo dentro metal, las estafas crowleyianas, en general, y de los músicos que se dicen de metal y simplemente juntaron un montón de demonios y oraciones de un libro para hacen una letra "religiosa". Me parece una boludez que le quita sentido a lo que hacemos.

Los años y el trabajo los convirtió en la banda de heavy metal más conocida de Portugal. ¿Sentís algún tipo de responsabilidad en relación con esto?

Tengo sentimientos encontrados Metal o no, amo a mi país y siempre será especial como influencia y como mi hogar. En cuanto a la escena Metal, fui a muchos espectáculos locales en los años noventa y siempre había gente haciendo un gran trabajo (The Coven, Thormenthor, Desire, Bizarra Locomotiva, Decayed, FNI, Shrine, Braindead) y algunos otros que son más "recientes" como Ironsword, Rasgo, Process of Guilt, Cuarteto de Woah o bandas que están surgiendo como The Okkultist que voy a lanzar en mi propio sello Alma Mater Records. Creo que mi responsabilidad es esa, que la gente encuentre más sobre nuestra escena. Por otro lado, como en cualquier escena también hay muchos boludos frustrados que tiran para atrás, que solo critican y que intentan boicotear cualquier esfuerzo serio para tener una escena sólida solo porque sus bandas son una mierda. Esa es la realidad.

A diferencia de otros países de Europa, me parece que Portugal tiene una cierta conexión con Sudamérica. ¿Sentís una afinidad especial?

Por supuesto que sí. Siempre hubo un tipo de atracción y curiosidad sobre los países que de alguna manera han cruzado nuestros caminos e historia. Me gustan los países con personalidad, historia, buena comida y vino, personas brillantes y sensualidad. Conecto mucho con eso y para mí siempre es mucho mejor estar cerca de eso, que de grandes egos, gente ruidosa y codicia.

Es la tercera visita a nuestro país. ¿Qué recordás de visitas anteriores? ¿Qué esperas encontrar?

Lo recuerdo todo, pero no puedo decirte todo (risas) Los shows fueron increíbles, especialmente la última vez con Tiamat, pero fuera del escenario las cosas fueron aún más increíbles con muchas visitas a amigos, recorrido por edificios altos, además de deambular por la noche de Buenos Aires, conocer la oscuridad del pelo de algún mujer, tomarnos unos buenos vinos. Espero encontrar la misma cortesía, la misma pasión por la música, la misma hospitalidad y, por supuesto, queremos darles a nuestros fanáticos un gran retorno para agradecerles por todo lo anterior.