Con Gaby Raimondo: “Taura como banda de rock, murió”

Entrevistas
Con Gaby Raimondo: “Taura como banda de rock, murió”
Texto: Carlos Noro y Facundo Llano | Fotos: Gimena Cuenca

Con sensibilidad rockera y también con un obsesivo cuidado por los detalles, Taura se fue convirtiendo en un bicho raro en la escena local. A veces incluidos dentro del stoner, aunque estrictamente jamás reprodujeron los cliclés del estilo, su rock oscuro, melancólico pero también esperanzador se transformó en un conjunto de canciones que encontraron lugar en Taura (EP) (2002) Mil Silencios (2005) Aconcagua | Acantilada (EP) (2007) Huésped (2008) El Fin Del Color (2011) y El Fin Del Color (Vinilo) (2013). Un silencio prolongado rompió esta seguidilla hasta que La Vigilia, editado este año, los trajo de nuevo a la vida musical con una noticia concreta: este 4 de mayo será la última vez que Taura pise los escenarios como banda. Pasado, presente y tal vez futuro de una despedida que nadie quiere anunciar.

Convergen presenta: Taura - 4 de Mayo - Uniclub - Ultimo Show. Anticipadas por sistema Ticketek: http://www.ticketek.com.ar/taura/uniclub

Para arrancar me gustaría retomar un poco la historia anterior a “La vigilia” Ustedes sacan “El Fin del Color” en el 2011, vienen haciendo varios Buenos Aires Club, llegan a una Trastienda incluso al Samsung Estudio en lo que parecía que era el inicio de un cambio de escala respecto a la convocatoria. Sin embargo, ya en el 2012 la banda empieza a discontinuar shows ¿Qué pasó en ese momento?

Lo primero que nos mató fue que Ale (Ndr. Alejo García Guraieb, baterista) se vaya a vivir al exterior. Después de “El Fin...” sentíamos que estábamos dando batalla y que estábamos en el umbral de algo grande. Por supuesto queríamos cuidar ese terreno que habíamos conquistado. Yo siempre digo, por más pedante que suene, que todos nuestros triunfos son nuestros. Siempre nuestros shows fueron exitosos o no por los tickets cortados, no por la gente que venía. Lo eran por la cantidad de gente que pagaba para vernos. En este contexto, el plan nuestro no era que pase lo que nos pas+o.Cuando Alejo nos comunica que se iba a a vivir afuera dijimos estemos atentos. En cuatro meses todo se había concretado y fue un impacto que generó una pregunta ¿Y ahora qué?

Una opción hubiera sido reaccionar rápidamente…

Nosotros siempre hicimos las cosas a nuestro ritmo, no nos subimos al caballo de nadie y en ese momento adoptamos una cautela principalmente porque no sabíamos para donde ir. Por otro lado lo de Alejo se sumaba mi decisión de irme también del país pero dentro de unos años. Quedamos afectados y dijimos vamos despacito. Nos juntamos y dijimos tenemos estas canciones, trabajemos con lo que tenemos. Ahí fuimos y vinimos mientras en el medio surgieron cuestiones personales de todo tipo, buenas y no tanto. Hubo situaciones que conspiraron y que aparecen cuando el rock no es como en el primer mundo y puede ser tu fuente de ingresos. En el medio la vida fue pasando.

¿Con el tiempo todo esto se convirtió en una deuda pendiente para ustedes?

Acá hablo un paréntesis pequeño. Nosotros somos amigos, compartimos espacios más allá de la banda y en ese contexto hubo un tiempo de alrededor de dos años en el que no hablábamos de Taura. No era y tabú ni nada eso. Hablábamos de otra cosa, teníamos charlas de amigos, no de la banda. En un momento nos dimos cuenta que faltaban dos años para que me fuera y empezamos a mover la cosa, a pensar en probar bateros. Probamos a alguien, no funcionó. Volvieron a pasar cosas personales hasta que dijimos terminemos estas canciones. Empezamos a pensar que fuimos importantes para la vida de algunas personas y somos importantes el uno para el otro. Coincidimos en hacer un último disco porque las canciones estaban y teníamos ganas de que salieran a la luz.

O literalizando el sentido del título decidieron terminar la propia vigilia…

Claro. A mi me preguntaban todo el tiempo sobre la banda y era tiempo de terminar la incertidumbre. Nos pusimos a componer solos, con Alejo a la distancia para sumar algunas canciones a las que teníamos hasta que cuando quedamos conformes coincidimos en la idea de que salga el disco aunque sea en formato digital. En ese momento ya habíamos decidido no volver como banda principalmente porque nuestra dinámica es muy particular. Nosotros tocábamos una o dos veces por año en Capital y algunas fechas en el interior. No era justo convocar a alguien solo para eso. Entonces pusimos todo el amor y el empeño para terminar el disco. Lo terminamos y los subimos sin pensar mucho.

¿Qué te produce escuchar hoy el disco?

Es muy fuerte. La diferencia es que como en este disco hubo mucho laburo de compu y casi nada de sala de ensayo, hay cosas que escuché terminadas en el disco. Eso me hizo disfrutarlo mucho porque lo escuché como cualquiera, no necesariamente como el cantante de Taura. Es muy fuerte porque hay letras que hablan de mi hijo, de mi mujer, de ciertos odios y además saber que es el último es muy fuerte. Mi banda es Taura, es algo que me atraviesa subjetivamente

Por otro lado la banda podría continuar a la distancia o mantener hacer algunos shows selectos durante el año ¿Por qué deciden separarse?

Taura como se entiende una banda de rock, murió. Una banda de rock son pibes que se juntan a ensayar, a componer, a pensar cosas para su banda, a entender a la banda como una empresa, reproduciendo y siendo parte de todo lo que es el ecosistema del rock con todo el compromiso diario que eso implica, se murió.

Más que en una empresa pienso a Taura atravesada por una ética, por una manera de actuar conducente en todos los planos, en la música, en la gráfica, en como eligen los shows, en todo lo que hacen.

Te agradezco. Lo que quiero decir es que estar altura de estos parámetros viviendo en otro lugar es imposible. No niego que a la distancia podremos seguir componiendo, gestando algo que a la distancia podrá tomar vida de proyecto. Sería otra etapa. Por eso este va a ser el último show de esta etapa. Después no sé que va pasar y no quiero decir nada, ni prometer nada precisamente por esta ética de la que hablás. No quiero prometer lo que no se si va a pasar.

Un último show puede ser un balance ¿Qué te hubiera gustado que fuera Taura?

Taura. La dignidad es innegociable. Tuve la suerte de grabar discos, hubo gente que amo las bandas en las que canté, estuve de gira afuera, toqué en los lugares que quise. Todo esto en una cantidad menor a casi todos, pero viví cosas increíbles. Yo siento que lo logré. Vos agarrás los discos en los que canto y creo que logré algo diferente. Taura también lo logró porque tiene esa dignidad. Eso hoy es lo verdaderamente rockero. Si pienso bien específicamente tu pregunta, lo único que podría haber hecho es haber ajustado un poquito más cuando Alejo se fue porque tal vez podríamos haber aprovechado ese tiempo. Solo eso. A través del tiempo en definitiva fue la dignidad es lo que nos sostuvo. Nosotros nunca quisimos ser como otros, porque nadie es como nosotros. ¿Por qué íbamos a querer ser como alguien si tenemos aquellos que nos hace ser quien somos? Nadie es como Taura.