Supersuckers cumple, la Motosierra dignifica

Crónicas
Supersuckers cumple, la Motosierra dignifica
Texto: Sebastián Sánchez | Fotos: Seba Delacruz

Tras otro día gris y reflexivo en una Buenos Aires pasada por agua, nos acercamos al Roxy Live para intentar rescatar una noche de pre-feriado con un poco de buen rock and roll, y se puede decir que, de una forma u otra, lo logramos, aunque sea que los que hayan cumplido con su deber de entretener hayan sido otros.

Casi todos aquellos que ya cuentan con una cierta edad han pasado una buena parte de ella consumiendo distintos tipos de cultura en forma de música. En nuestro caso, lo que nos ha movido es el rock, ese género tan variado pero que tantas satisfacciones en lo musical nos ha dado, y como no podía ser de otra forma, algunas desilusiones. Ya en el 2018, pensar en el rock como lo hicieron otras generaciones se vuelve un desafío, porque ahora los padres modernos (a varios los tenemos de amigos) pueden escuchar a sus majestades satánicas junto con sus hijos y contarles anécdotas de shows. Antes el rock era peligroso, ese mugroso hijo maldito de los hombres negros del blues que vendieron su alma al demonio para tocar rápido y menear sus caderas. Tus viejos no lo escuchaban (a menos que hubiesen sido hippies, por ejemplo), tus compañeros del colegio tampoco. Cuando brillaba la cumbia villera te escapabas con tus auriculares a escuchar algo diametralmente opuesto. Se puede seguir teorizando más, pero no es momento para eso, sino para hablar de otra noche de rock en vivo.

No es casualidad que hubiese bastante gente llenando los espacios del Roxy, hasta algunas cuantas caras conocidas, como tampoco lo es que hayan teloneado bandas como Cobra Sarli o Motosierra. Hay que celebrar la garra de los muchachos locales, como también sentirse más que satisfechos con tener de visita al huracán uruguayo. Motosierra es una banda de rock con todas las letras, con todos los elementos de riesgo, por así decirlo, pero que expresan crudamente el rol de rock. Jamás les van a dar un Grammy latino, ni un Gardel (y no empiecen con si era uruguayo o no, aunque sería toda una ironía), no los va a conocer tu vieja, ni tu amigo de la infancia, y tampoco imagino que le lleguen a hacer una entrevista a Marcos en cierto programa de la televisión por cable. ¿Importa eso? No, y ciertamente tampoco creo que les importe a ellos. Aún así, es una de las mejores bandas de rock sudamericanas que haya tenido el placer de escuchar y ver en vivo. Es una patada en la cabeza, pasa como un huracán, te deja preguntando que pasó, y aún así, lo hacen bien sin dejar de divertirse. Marcos, tipo incansable, termina sumergido en el público, masticando el micrófono como poseído y de rodillas. Ah, y todo esto teniendo a Federico de Avernal como reemplazante de último momento, que supo hacerse cargo de la guitarra y llenar el espacio dejado por la ausencia de Juan Bertolotti.

Por el otro lado quedaba el plato principal de la noche. Tal vez la mejor banda de rock and roll del mundo no tuvo la mejor de las actuaciones, pero tampoco dejó pagando a su público. Si bien habrá otros exponentes que logren demostrar que el rock and roll sigue vivo, los Supersuckers dieron su pelea sobre el escenario. Con su voz, su bajo y su típico sombrero de cowboy, Eddie Spaguettti llevó adelante un show preciso, con buen sonido y con buenas canciones. La banda tiene hits, es difícil no mover la patita con canciones como “Prettty Fucked Up” o “Rock-n-Roll Records (Ain´t selling this year)”, tremendos exponentes del genial Motherfuckers be trippin’ . Supersuckers es una banda con oficio rockero y a lo largo de su show entregó lo que debía, porque eso hacen las buenas bandas, no aquellos que se creen estrellas y venden todo aquello que en realidad no son. Tal vez les faltó un poco de entusiasmo, o nosotros nos hemos puesto muy exigentes por nada, pero lo cierto es que dieron un buen show.

El rock tal vez ya no es lo que era, pero nos sigue gustando, a cada quién por diferentes razones, y sin duda seguirá teniendo un lugar en nuestros viejos corazones por mucho tiempo más.

, , , , ,