Acorazado Potemkin antes de volver a Niceto: "Es hermoso encontrarse cara a cara con el público"

Entrevistas
Acorazado Potemkin antes de volver a Niceto: "Es hermoso encontrarse cara a cara con el público"
Texto: Carlos Noro | Fotos: Chechu Dalla Cia

El trío vuelve el 10 de agosto a Niceto luego de haber recorrido el interior del país, Montevideo y México con Labios del Río. Aprovechamos la oportunidad para que nos cuenten como fue la experiencia de haber recorrido nuevas y viejas canciones durante este tiempo.

Acorazado se presenta el 10 de Agosto en Niceto. Las entradas acá

Presentaron el disco en Niceto y ahora vuelven luego de "hacerlo girar" por varios lados ¿En qué se transformó Labios del Río?

Federico Ghazarossian: Labios del río se transformó en algo muy lindo, que pudimos presentarlo en muchos lugares de nuestro país y también tuvimos la posibilidad de meterlo en Uruguay y en México. Sentimos que cada disco que hacemos es un paso más que damos en crecer nosotros como banda y en público.

Luciano Esain: Se convirtió en una parte principal de nuestro show. Y los temas, después de hacerlos girar, han ganado en peso y confianza. De alguna manera, también, se han ganado su lugar en la lista de los shows.

Juan Pablo Fernández: tiene múltiples sentidos, nuevos sentidos: los temas fueron creciendo mucho interpretativamente, no sé si se transformó en "algo especial" pero sí creo que a partir del contacto con la gente los temas pasaron a tener unas formas nuevas de compartir. Uno tiene como intuición de trabajo ir construyendo un lenguaje propio, un camino común de un disco a otro y me parece que empieza a aparecer un "diálogo" entre temas nuevos y temas viejos. Por supuesto, para nosotros sigue siendo un disco fresco, sigue siendo un disco lleno de sorpresas y de múltiples sentidos cada vez que lo volvemos a tocar.

Estuvieron en México, ¿cómo fue cantar canciones que por momentos reflejan la forma de sentir argentina para los mexicanos?

J. P. F.: Por la distancia, uno lo vive como algo más ajeno y más lejano pero, en definitiva, siempre trabajamos lo público desde lo íntimo. Entonces muchas veces las letras reflejan o cuentan algo muy nuestro, de lo que está pasando en la Argentina o lo que nos está pasando a nosotros desde perspectiva personal. Ese diálogo entre lo íntimo y social es una característica de nuestras letras y, por supuesto, cuando tocás a un público que no te conoce, productores, como en el caso de la Feria Internacional de Música donde estuvimos, tenemos que llamar la atención, intentando que el repertorio sea representativo. Lo que siempre tratamos de hacer es que cada canción sea como un viaje cortito en el cual vamos juntos con la persona que nos escucha. Pasamos por distintas intensidades, por textos, por partes abstractas desde lo musical. Me parece que lo logramos: tuvimos una muy buena repercusión, quedamos muy contentos.

L. E.: -Creo que el lenguaje que manejamos en las canciones es bastante universal y no me parece que utilicemos tantos modismos como para pensar que lo que estamos cantando no se pueda llegar a entender en México o que no pueda entrar a alguien que no se sienta representado por las cosas que cantamos. Estuvo bueno, se entiende la temática a la que apuntamos

F. G.: -Tocar los temas en México fue fuerte porque al estar lejos de tu lugar y tu público genera una emoción nueva. No tenés toda esa cuota más de emoción de todo tu alrededor. Después yo no noto muchas diferencias. Obvio que hay palabras, significados o giros argentinos, y de otros lugares, pero pensamos en un repertorio más general de la banda y obvio tuvimos también en cuenta algunos pensamientos, formas mexicanas. Por eso tocamos el tema Los Muertos que sirvió como una especie de guiño para ese público.

- Hicieron hace poco un pequeño encuentro con la gente en el que se juntaron a charlar y a escuchar música, ¿qué tan importante es en este momento encontrarse cara a cara con el público?

L. E.: Para nosotros es muy importante compartir con las personas que nos vienen a ver esos momentos, que son más íntimos, más relajados, despejando un poco o sacando del medio esa diferencia entre el escenario y el público; o entre "el artista" y "el público", ser uno más y sentir el cariño, las charlas y sentirse un poco igual, y darles eso, también, a las personas que nos vienen a ver. Es algo así como devolver el cariño que todos nos dan y nos muestran siempre en los shows.

J. P. F.: -Sí, es la primera vez que armamos algo así y salió muy lindo. También sirvió para encontrarse con la prensa. Y es una forma, además, de estar en contacto porque un show tan importante como el de Niceto nos obliga a hacer aguantar un poco el público y juntar ganas durante dos meses o tres para apuntar a una convocatoria. Necesitamos no dispersar el público y generar expectativa. Y les contamos ahí cómo lo vamos preparando: ensayamos mucho, trabajamos el orden de los temas, estamos armando algo con un artista visual que se llama Fernando Molina, vamos a tener músicos invitados, cómo trabajamos con el iluminador y las visuales, quién va a ser el sonidista. Para nosotros es muy importante: estas cosas le dan un sentido distinto a lo que hacemos. Es una alegría recibir cariño. Hemos aprendido, con la edad, a disfrutar de las cosas lindas que nos dicen.

F. G.: Tal cual. Es hermoso encontrarse cara a cara con el público. Es algo que venimos haciendo ya hace un tiempo. Generalmente nosotros somos de participar mucho con el público porque en la mayoría de los lugares, en estos años que venimos tocando, nos vas a encontrar entre el público antes de salir a tocar. Y es algo que siempre lo hicimos: charlar con la gente, subir al escenario, bajar y volver a charlar. Está bueno.