Watchmen en The Roxy: Who whatch the Watchmen?

Crónicas
Watchmen en The Roxy: Who whatch the Watchmen?
Texto: Roma Marcaletti

El recuerdo está en mi mente

Tiempo después, mucho después, sostengo la foto de una banda. Pasó casi un mes, en la memoria yace una noche especial, el regreso de una leyenda nacional del hard rock. En doce segundos suelto la foto al vacío, alejándome. Quedará ahí, recostada, doce segundos en el futuro

Ya van diez segundos

Una semana después de aquella noche. La foto sigue en mi mano, la encontré en un bar abandonado. Aún está ahí, una semana en el pasado, en la oscuridad de la magnitud. Estoy ahí mirándola.

Son casi las diez de la noche  de aquella fecha. No se borra de mi mente. La foto se congela en mi cámara, para siempre. La banda ruge, bañada bajo las luces calientes del escenario de The Roxy, un sábado 22 de septiembre de 2018.

Siete segundos ahora.

Me he cansado de mirar la fotografía. Abro los dedos y cae sobre el suelo, a mis pies. El mismo cielo, las mimas estrellas, y su luz que aún tarda en llegar. Todo lo que vemos de las estrellas son sus viejas fotografías. Ahora, retrocedo un poco más al pasado, y son las diez y media de la noche de ese mismo sábado. Cuando aún el escenario estaba a oscuras.

Van tres segundos en el futuro

Trato de dar un nombre a la fuerza que pone en movimiento a las estrellas, al ciclo del tiempo y su percepción. Y sólo en mi cabeza resuena el nombre de la banda, Watchmen

Un segundo. Entre que colisiona el futuro y el pasado, se revive un presente lejano.

Bajo del colectivo, una noche típica de primavera, fresca. Entro a The Roxy mientras el humo del aire que se mantiene como un manto invisible en el espacio, es clara señal de adrenalina ajena. Quizás para mi sorpresa, el lugar no se encuentra demasiado lleno. Después de todo,  Watchmen regresa después de muchos años, con disco nuevo y totalmente renovados. Pero en los tiempos que vivimos esto solo parece no alcanzar. Hay que considerar los factores económicos, punto difícil por el cual todos estamos atravesando, y quizás en ese aspecto encontremos la respuesta. Caras familiares, como lo son los olores, la semioscuridad, la música de fondo y la espera, que al cabo de un rato finaliza. Las cortinas se abren y arranca sin preámbulos “Blackout”, título que da nombre al nuevo trabajo de la banda. Desde este primer tema, supe que iba a disfrutar el resto de la noche, que el tiempo se iba a desfigurar e iba a terminar cuando menos lo esperaba. Voy a ser objetiva, y sin rodeos. Tocaron todo el nuevo disco, menos una balada titulada “Distant Shore” algo raro porque dicha balada también es un punto alto del mismo. Para aquellos que aún no han tenido la posibilidad de escuchar a la banda les recomiendo ir a verlos por una razón concreta: arriba del escenario, demuestran una calidad profesional insuperable. La poderosa voz de Iván Sención, los solos exquisitos de Emmanuel Lopéz, la creatividad de Leo Palmieri en el teclados,  la fuerza  de Sebastián "Chapi" Igino en la batería,  la energía renovadora de John "Chotas" Paul en el bajo y la calidad vocal que muestran a los cuatro acompañando los coros de una manera increíble; dan la pauta de que lo suyo va en serio. Hard rock elegante y de calidad. Creo reconocer que llegaron al punto donde se nota que mantienen una formación perfecta. Es evidente en el escenario,  eso se trasmite hacia el público y el nuevo disco es un reflejo de esto. La noche sigue su curso, y la canciones más destacadas que se intercalan con las nuevas fueron “Holy Ground” (Nowhere To Hide, 2010), y de su primer disco homónimo de 2006, “Not Enough”,  “Hang on”, “Safe” y la tan esperada “Take me Higher”, con el que dieron final a una gran noche en la que además el grupo demostró que además de su calidad lo suyo es la interacción y el ida y vuelta con su públic.  Una noche que se entremezcla un gran afecto, los recuerdos de adolescencia, y una idea de que a pesar de la actualidad Watchmen sigue creciendo, porque a pesar de todo, esta banda no se rinde, no se calla,  y sigue girando como siempre supo hacerlo.