Ticket para viajar.

Crónicas | El Festival de Los Viajes
Ticket para viajar.
Texto: Guillermo Gobbi Edición:Carlos Noro | Fotos: Jorge Noro | Video: Pablo Scocco
Domingo, 5 Mayo, 2013
Dom, 26/05/2013 - 00:00
El Especial ?

Ellos nos dan el pasaje, pero es responsabilidad de cada uno tomar el vehículo que corresponde y emprender el viaje siempre aceptando el juego y los riesgos que ello implica. Si uno pretende escuchar un recital del FdlV sin animarse a transitar caminos extraños, sin creer firmemente en el manojo de sensaciones adonde los sonidos de la bandas es capaz de transportarnos, el resultado será por lo menos aburrido.

En cambio si, abandonando todo tipo de miedos y prejuicios, dejamos que la música haga su efecto y cual brebaje alucinógeno nos transporte a otro lugar, si nos permitimos creer en la terrible presencia del tambero del estero habitando la sala, podemos salir de ahí con la sonrisa de un chico que se animó a jugar un juego con toda la seriedad que ello requiere.

Claro que en el medio de todo esto hay un show, con las cuestiones propias del lugar y de las circunstancias, que intenta permanentemente traernos hacia los estados mundanos. Aparece algún problema técnico en los micrófonos y uno se pone molesto porque esto interrumpe el propio juego mental que uno transita casi naturalmente. Claro que esto sucede solo en el inicio y luego se transforma en una anécdota fácil de olvidar.

En cambio si, abandonando todo tipo de miedos y prejuicios, dejamos que la música haga su efecto y cual brebaje alucinógeno nos transporte a otro lugar, si nos permitimos creer en la terrible presencia del tambero del estero habitando la sala, podemos salir de ahí con la sonrisa de un chico que se animó a jugar un juego con toda la seriedad que ello requiere.

Antes de El Festival y párrafo aparte, tocó Persona, un cuarteto instrumental, con clara influencia de los Poseidótica, una banda joven, prolija y contundente, que salvando las complicaciones de una noche accidentada (se cortó la cuerda de un bajo y algunos micrófonos fallaban) dejó ver que puede ser una nueva promesa del stoner bien psicodélico.

El Festival de los Viajes volvió a darnos un ticket para recorrer las rutas de escape hacia otro tipo de percepción. En un lugar sumamente reducido lo cual brindaba un clima de absoluta intimidad aparecieron el tambero cruel, el plateado niño astral, el misil hippie; mezclado con los acordes de este singular western y toda la mitología casi litúrgica que han creado Federico Wolman y sus viajeros del espacio. Vale la pena seguir el camino de estos viajeros. Solo para entendidos.

, , , , , , ,